Otto Pérez rechaza petición de renuncia de Menchú

El presidente de Guatemala afirma que respeta la demanda de la dirigente indígena y Premio Nobel de la Paz 1992, pero descarta abandonar su cargo por los recientes escándalos de corrupción.
Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala, está decidido a seguir en su cargo hasta el final de su período de gobierno en 2016
Otto Pérez Molina, presidente de Guatemala, está decidido a seguir en su cargo hasta el final de su período de gobierno en 2016 (EFE)

Ciudad de Guatemala

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, aseguró hoy que respeta la petición de renuncia hecha por la indígena guatemalteca Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz 1992, aunque descartó abandonar cargo por los escándalos de corrupción en el gobierno.

"Con la señora (Rigoberta) Menchú ha habido siempre una diferencia política e ideológica. Yo la respeto (a ella) y respeto su derecho de petición", aseguró Pérez en rueda de prensa, al reiterar que no renunciará a pesar de la presión de numerosos sectores.

El lunes, la activista guatemalteca demandó al presidente guatemalteco que renunciara al cargo al señalarlo como responsable de los escándalos de corrupción en el gobierno, que han desatado manifestaciones masivas desde abril.

Menchú destacó que Pérez, un general retirado, carece de legitimidad por ser "el máximo responsable de las redes de corrupción que saquean los recursos del Estado" por los casos de fraude que involucran a altos funcionarios.

La crisis gubernamental estalló el pasado 16 de abril cuando se reveló la existencia de una red de fraude fiscal en las aduanas, un escándalo que provocó la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti a principios de mayo.

Además, la semana pasada fueron arrestados los jerarcas del Banco de Guatemala (central), Julio Suárez, y del Seguro Social, el militar Juan de Dios Rodríguez, cercano a Pérez, acusados de un fraude de unos 15 millones de dólares en esta última institución.

"El derecho de petición es un derecho constitucional pero también es constitucional la obligación que yo tengo de estar al frente (del gobierno) y terminar con este proceso", agregó Pérez, en referencia a la proximidad del fin de su mandato, el 14 de enero de 2016.

El Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala también se sumó el lunes a la petición de renuncia. Pérez refirió que varios juristas se comunicaron con él para indicarle que se encuentran sorprendidos por la posición de los dirigentes del gremio.

Denuncia por corrupción

De otra parte, el Ministerio Público de Guatemala trasladó hoy al Organismo Judicial una denuncia por corrupción en contra de Pérez Molina, para que la Corte Suprema avale o descarte el retiro de inmunidad de la que goza el mandatario, informó una fuente oficial.

El Ministerio Público (MP) confirmó, a través de sus redes sociales, que "trasladó la solicitud de antejuicio" contra Pérez Molina al Organismo Judicial tras una "denuncia interpuesta por el diputado Amílcar Pop" el pasado 22 de mayo.

"La solicitud fue presentada ante el Centro de Servicios Auxiliares de la Administración de Justicia Penal de la Corte Suprema de Justicia", explicó el MP, de acuerdo con el procedimiento que establece la ley guatemalteca.

El legislador, de la agrupación política de la oposición Winaq, denunció a Pérez Molina por los delitos de asociación ilícita, encubrimiento propio e incumplimiento de deberes, tras un escándalo por supuesta corrupción en el Seguro Social, desarticulado el pasado 20 de mayo.

El diputado vincula a Pérez Molina con el caso tras la detención de su exsecretario privado y director del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), Juan de Dios Rodríguez, nombrado por el mismo mandatario. Pop ya había presentado en abril dos denuncias por corrupción, una contra Pérez Molina, sin éxito, y otra contra la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, que sí fue avalada por el Supremo.

La denuncia en contra de Baldetti llegó días después de que el ex secretario privado de la vicepresidenta, Juan Carlos Monzón Rojas, fuera sindicado de dirigir otra estructura millonaria de corrupción estatal en las aduanas y en el ente recaudador de impuestos, denominada "La Línea".

La ex vicemandataria dimitió el 8 de mayo, en medio del proceso de retiro de la inmunidad en su contra y con Monzón Rojas buscado por autoridades locales e internacionales.

El Organismo Judicial guatemalteco elevará la denuncia de Pop a un juzgado, que investigará la denuncia y posteriormente trasladará el expediente a los 13 magistrados de Corte Suprema de Justicia (CSJ), quienes darán un dictamen final.

Si la CSJ da trámite a la denuncia, el antejuicio será trasladado al Congreso de Guatemala, donde una comisión pesquisidora investigará el caso para después hacer recomendaciones ante el pleno de diputados, que votarán por el retiro o no de la inmunidad.

El portavoz de la Presidencia de Guatemala, Jorge Ortega, reconoció el viernes que la demanda penal "sí" es un nuevo golpe para el Ejecutivo, inmerso en una reestructuración, tras la destitución de tres de sus ministros la semana pasada.

"Estamos en un marco democrático", añadió Ortega, al reconocer también que el demandante, el diputado opositor Amilcar Pop, "está en su derecho" de actuar contra el presidente por la vía legal.