Ortega defiende Canal para salir de la pobreza

El presidente de Nicaragua afirmó que la única manera que tiene su país para salir de la pobreza y pasar de un crecimiento del 4% a 8% es la construcción del canal interoceánico.
Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, apuesta por la construcción de la vía interoceánica que competirá con el canal de Panamá
Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, apuesta por la construcción de la vía interoceánica que competirá con el canal de Panamá (EFE)

Managua

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, defendió este lunes el proyecto de construir un canal interoceánico como una forma de salir "rápido" de la pobreza, pero omitió referirse a las protestas de pobladores y ecologistas que se oponen a la obra.

"La única manera que tiene Nicaragua de poder hacer frente al tema de la pobreza con pasos más rápidos" es el canal, que le permitiría pasar de un crecimiento económico de 4% a 8% para dar saltos de calidad y que la población tenga condiciones de vida digna, manifestó el gobernante.

Ortega se refirió al canal durante el acto de clausura de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPAL), que se reunió en Managua. Nicaragua es el segundo país más pobre de América Latina, después de Haití, donde el 45% de sus 6.1 millones de habitantes está afectado por la pobreza.

En la planificación de la obra "se está cuidando el tema del medio ambiente en primer lugar" y por eso se eligió la ruta por "donde el costo medio ambiental sea menor", aseguró Ortega.

En el caso del lago Cocibolca, la reserva de agua más grande de Centroamérica, que sería atravesada por la ruta interoceánica, Ortega dijo que el tema de la contaminación "es un pretexto", porque "el lago ya está contaminado".

"Ahí (en el lago) había tiburones, una especie que ya fue extinguida sin necesidad del canal", argumentó Ortega, tras señalar que se necesitaría de grandes inversiones en equipos para procesar todo el vertido contaminante que va caer a ese cuerpo de agua.

Un estudio de organizaciones ambientalistas divulgado a finales de septiembre determinó que el canal "no es viable (...) porque el daño ambiental es demasiado alto en relación al beneficio". Por otra parte, centenares de pobladores de comunidades por donde pasará la vía han protagonizado protestas contra el gobierno y la firma china responsable de la obra por temor a perder sus propiedades.

El gobierno otorgó el año pasado a la empresa china HK Nicaragua Development Investment (HKND) una concesión de 50 años, prorrogables por igual período, para construir y administrar el canal de 278 kilómetros de largo, cuyo costo ha sido valorado en 50 mil millones de dólares.