FBI investiga si atacante de Orlando frecuentaba bar gay

Clientes habituales al bar Pulse, donde murieron 49 personas, dijeron que el atacante era cliente habitual de ese bar y que utilizaba aplicaciones de citas gay.
El senador de Florida, Alan Grayson, informó que Omar Mateen es el presunto atacante del bar Pulse en Orlando, Florida.
Clientes del bar gay Pulse dijeron que el atacante del lugar, Omar Mateen, frecuentaba ese bar. (Myspace)

Orlando, Florida

El FBI está investigando los reportes de que el atacante, Omar Mateen, frecuentaba el club gay Pulse, donde mató a 49 personas, y que usaba aplicaciones de citas gay.

El oficial, quien no está autorizado para hablar sobre el tema, dijo que esa investigación ocurre, luego de que asistentes al club Pulse dijeran que Mateen era un cliente regular, a donde iba para encontrar pareja.

Jim Van Horn, de 71 años y cliente del lugar, dijo que Mateen era un "habitué" del club nocturno.

"Venía a tratar de conseguir pareja. Hombres", dijo.

Van Horn dijo que conoció a Mateen, pero añadió que sus amigos "me dijeron que no era conveniente que hablara con él porque les parecía una persona extraña".

"Me parece posible que estuviera luchando con sus propios demonios, tratando de despojarse de su furia hacia la homosexualidad", dijo Van Horn.

"Estoy muy confundido. Uno no puede cambiar lo que es. Pero si trata de fingir que es otra cosa, tal vez salga a los tiros en un bar gay", agregó.

El diario Orlando Sentinel citó el lunes varios testimonios que revelan que Mateen era un asistente regular al club gay Pulse.

"A veces se sentaba en un rincón a beber solo, y otras veces se emborrachaba tanto que era ruidoso y beligerante", señaló Ty Smith al periódico.

Kevin West, un habitual del Pulse, dijo al diario Los Ángeles Times que intercambió mensajes con Mateen en un chat homosexual.

Otros clientes del club dijeron a medios locales que Mateen había utilizado aplicaciones gay, incluyendo Grindr, con conocidos comunes para establecer contactos.

El día del ataque, el padre de Mateen insinuó que podría haber perpetrado la masacre por odio a los gays, debido a que se enfureció recientemente al ver a dos hombres besarse en la calle.

El FBI investiga el incidente como un acto terrorista, además la agencia indagó a Mateen en 2013 y 2014 "por eventuales vínculos con terroristas", pero esas pesquisas fueron archivadas por falta de pruebas.

Exonerado por el FBI y sin antecedentes judiciales, Mateen tenía dos permisos de porte de armas y pudo adquirir, en total legalidad, unos días antes del ataque, un arma corta y otra larga.