Organizaciones denuncian a EU por no dar ayuda legal a niños ante deportación

La Unión Estadunidense por las Libertades Civiles (ACLU) y otras organizaciones presentaron una demanda mientras la ONU expresó hoy "su alta preocupación" y Obama afirmó que no va a la ...
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama (d) es recibido en Dallas por el gobernador de Texas, Rick Perry
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama (d) es recibido en Dallas por el gobernador de Texas, Rick Perry (AFP)

Los Ángeles, Guatemala

Un grupo de organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes presentó hoy una demanda contra el gobierno de Estados Unidos por no ofrecer ayuda legal gratuita a los menores que se enfrentan al proceso de deportación. La corte federal del distrito del estado de Washington (noroeste) aceptó la denuncia presentada por la división californiana de la Unión Estadunidense por las Libertades Civiles (ACLU, en inglés), el Consejo Estadunidense de Inmigración y el Proyecto por los Derechos de los Inmigrantes del Noroeste, entre otros.

Asimismo, la ONU expresó hoy "su alta preocupación" por la situación de niños y adolescentes guatemaltecos migrantes sin compañía, y urgió por una atención integral al problema por parte de los países involucrados.

"El gobierno no está poniendo abogados a los menores. Considera que no tiene una obligación de proveer a estos niños abogados, al contrario de lo que dice la Constitución y las leyes migratorias", explicó a la AFP Carmen Iguina, asesora legal de ACLU. "El niño necesita verdaderamente un abogado que le ayude porque no puede entender las leyes de inmigración tan complejas", precisó la experta.

El gobierno de Barack Obama afronta una crisis política y humanitaria después de que 57 mil niños de Centroamérica llegaran solos a Estados Unidos desde octubre del año pasado. Ante la saturación que sufren los centros de detención y las cortes de inmigración, el gobierno ha manifestado su intención de agilizar los procesos de deportación, incluido la de los menores de edad.

Para ello, Obama solicitó el martes al Congreso 3,700 millones de dólares en fondos especiales para aumentar el número de agentes fronterizos y vigilancia aérea en la frontera con México, así como contratar a más jueces de inmigración y funcionarios de asilo. Entre los demandantes también hay ocho niños, entre ellos tres hermanos salvadoreños de 10 a 15 años cuyo padre fue asesinado por gestionar un centro de rehabilitación para criminales.

También hay un chico de 17 años que huyó de Guatemala cuando un grupo de delincuentes lo quiso reclutar y que ahora vive en Los Angeles con su padre, que tiene residencia legal. "En otros contextos, las cortes han reconocido que los niños tienen una capacidad limitada para entender los procedimientos legales y nosotros alegamos que los procedimientos de inmigración no son diferentes", defendió Iguina.

El gobierno de Obama tiene ahora un tiempo limitado para responder a la denuncia. Obama dijo hoy que su decisión de no visitar la frontera sur durante su viaje a Texas se debe a que sería "un teatro" que no resolvería la crisis migratoria y negó que sus medidas ejecutivas sobre inmigración hayan generado un efecto llamada para los niños centroamericanos.

"No hay nada que esté ocurriendo en la frontera de lo que yo no esté íntimamente al tanto y haya sido informado", dijo Obama en una conferencia de prensa durante su visita a Dallas (Texas). "Esto no es un teatro. No estoy interesado en oportunidades de foto, sino en resolver un problema", agregó el mandatario, quien ha sido criticado por republicanos y activistas por no visitar la zona por donde entran una media de mil niños y adultos centroamericanos cada semana

Asimismo, la Casa Blanca rechazó hoy que la crisis en la frontera por la avalancha de niños inmigrantes se pueda calificar "el Katrina" de Obama, en referencia a la crisis que por el manejo de la catástrofe causada por ese huracán supuso para el presidente George W. Bush en 2005. "Creo que no tiene sentido comparar esto a un desastre natural. Esto es una situación humanitaria sobre la que hemos trabajado desde el principio", afirmó hoy Cecilia Muñoz, la directora de política interna de la Casa Blanca en una entrevista con el canal MSNBC.

Muñoz subrayó que la crisis fronteriza generada por la llegada de miles de niños sin compañía, procedentes sobre todo de América Central, "implica a todo el gobierno federal (y) a nuestros socios de Centroamérica, que han reconocido que todos compartimos responsabilidad para asegurarnos de que paramos esta situación".

La funcionaria de la Casa Blanca salía así al paso de las críticas de congresistas como el demócrata Henry Cuéllar, representante por Texas, quien comparó el manejo de la crisis por parte de Obama con la gestión del ex presidente Bush tras el devastador paso del huracán Katrina en 2005, que dejó casi dos mil muertos y perjudicó gravemente el respaldo popular a su gestión.

"Estoy seguro de que el presidente Bush pensó lo mismo, que puede simplemente mirar todo desde el aire (...) Espero que esto no se convierta en un momento 'Katrina' para el presidente Obama", indicó Cuéllar en una reciente entrevista en la cadena CNN. El congresista se refería al viaje de dos días a Texas que comenzó hoy Obama y al hecho de que vaya a Austin y Dallas, pero no haya incluido en su agenda una visita a los puntos calientes de la frontera para constatar la situación migratoria.

"Debería venir aquí abajo", insistió Cuéllar, cuyo distrito engloba parte de la frontera con México en ese estado. Muñoz lamentó que los legisladores "estén tratando de convertir esta situación en un balón político". Recalcó, además, que "los traficantes de personas están engañando a los padres (de los niños migrantes), diciéndoles que si envían a sus niños y llegan a los Estados Unidos podrán quedarse legalmente. Esto no es cierto", insistió.

Según datos del Gobierno estadunidense, más de mil niños y adolescentes no acompañados cruzan semanalmente la frontera suroeste y ya suman unos 52 mil los detenidos en los últimos nueve meses tras entrar al país, cifra que podría llegar a cien mil a final de año.