Ordena Maduro redada contra francotiradores

El presidente de Venezuela anunció "medidas drásticas" contra quienes alienten la violencia; ayer hubo seis "bandidos" detenidos, además de una treintena de manifestantes en Caracas
Miembros de la policía nacional capturan a un opositor ayer en las calles de la capital venezolana.
Miembros de la policía nacional capturan a un opositor ayer en las calles de la capital venezolana. (Carlos García/Reuters)

Caracas, Washington

Unidades policiales multiplicaron ayer sus acciones y detuvieron en sendas operaciones a seis "bandidos" y a una treintena de manifestantes cuando bloqueaban calles de Caracas, luego de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro anunció "medidas drásticas" contra quienes azuzen la violencia y contra francotiradores en las protestas que ya llevan más de un mes en distintas ciudades del país con saldo de 28 muertos.

"Hemos procedido a allanar los lugares donde estaban escondidos estos bandidos y tenemos seis presos. Incautamos armas, C4 (explosivo plástico), bombas y continuamos los allanamientos", dijo ayer por la mañana Maduro en un acto, sin dar más detalles de los detenidos.

Por la tarde, en la zona de Altamira, feudo de la oposición, policías federales detuvieron a al menos 30 manifestantes cuando bloqueaban las calles. La policía respondió con gases a las piedras y bombas incendiarias.

Maduro dijo también que en la madrugada la Guardia Nacional "tomó todo (el sector de) El Trigal en (la ciudad de) Valencia", a 150 km de Caracas y donde el miércoles hubo tres muertos (dos civiles y un guardia nacional) en tres incidentes separados, pero con participación de francotiradores, según testigos y prensa.

Desde el 4 de febrero, Venezuela es escenario de protestas estudiantiles contra la inseguridad, a las que se sumaron líderes opositores radicales que exigen la renuncia de Maduro, quien ha calificado las protestas como un "golpe de Estado en desarrollo".

"Apagaremos el golpe completo (...) necesito el apoyo de todo el país para terminar de castigar severamente a los responsables de la muerte, a los responsables de la violencia", dijo ayer Maduro, un ex sindicalista que desde que asumió el poder en abril de 2013 tras la muerte del presidente Hugo Chávez ha visto cómo se deterioraba la situación social y económica del país petrolero.

Desde Ginebra la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, actualizó el balance de las marchas: 28 muertos, 365 heridos, 106 detenidos y 41 investigaciones por violación de derechos humanos que involucran a los cuerpos policiales.

La diputada de la oposición radical María Machado convocó a una nueva marcha este domingo, en demanda de que cese la "injerencia cubana" en los poderes públicos y las Fuerzas Armadas.

Machado, que ha hecho de sus denuncias contra esa supuesta injerencia uno de sus caballitos de batalla, dijo que "las órdenes de represión brutal vienen de La Habana", sin dar detalles sobre esas supuestas instrucciones, y que hay "una injerencia humillante de militares cubanos" en las Fuerzas Armadas (FANB).

Las manifestaciones estallaron el 4 de febrero en San Cristóbal (oeste) tras el intento de violación de una estudiante en una universidad. Desde entonces se extendieron a varias ciudades, entre ellas Caracas donde el 12 febrero hubo tres muertos, uno de ellos militante chavista.

Plantean en EU ayuda

En Washington, el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, el demócrata Robert Menéndez, presentó un proyecto de ley que prevé sanciones a autoridades venezolanas involucradas en violaciones a derechos humanos y 15 millones de dólares para ayudar a la oposición.

El proyecto "para la Defensa de los Derechos Humanos y Sociedad Civil de Venezuela", patrocinado por tres demócratas y dos republicanos, insta al presidente Obama a ordenar el bloqueo de activos y negar visas a funcionarios, así como destinar fondos del presupuesto para apoyar a "organizaciones democráticas", prensa y manifestantes, informó el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, Robert Menéndez.

La iniciativa será discutida este mes en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado.