Opositores paquistaníes exigen la dimisión del primer ministro Sharif

Decenas de miles de seguidores de Imran Khan, jefe del opositor Partido de la Justicia (PTI), penetraron en la "zona roja" de Islamabad, la sede del gobierno, y llegaron a las puertas del ...
El líder opositor Imran Khan (c) saluda a sus seguidores durante la manifestación antigubernamental en Islamabad
El líder opositor Imran Khan (c) saluda a sus seguidores durante la manifestación antigubernamental en Islamabad (AFP)

Islamabad

Decenas de miles de manifestantes penetraron hoy en el barrio más vigilado de la capital paquistaní, la "zona roja" sede del gobierno, y llegaron a las puertas del parlamento para exigir la dimisión del primer ministro, Nawaz Sharif. La tensión era creciente en Islamabad después de que el líder opositor Imran Khan cumpliera su promesa de invadir la "zona roja" para conseguir la dimisión de Sharif.

Khan, jefe del Partido de la Justicia (PTI) y ex estrella de cricket con el porte de un playboy rebelde, multiplica las acciones desde hace una semana para desestabilizar al gobierno. A su lado, se encuentra el líder religioso moderado Tahir ul Qadri, también líder de una fuerza política. Ambos llamaron a la desobediencia civil porque consideran que Sharif cometió fraude en 2013, cuando ganó las elecciones.

La "zona roja" alberga la sede del parlamento, la residencia del primer ministro e importantes embajadas, y su control, normalmente en manos de la policía, fue transferido al ejército, que estaba atrincherado en los principales edificios de la avenida de la Constitución. Los manifestantes consiguieron con una grúa apartar unos contenedores que bloqueaban su paso en esta avenida, y luego entraron, mientras lanzaban consignas.

Khan, cuyo partido es la tercera fuerza política, hizo un llamado a la protesta pacífica. "No vamos a entrar en el enclave diplomático, ni en el parlamento", aseguró ante sus partidarios, algunos de ellos armados con palos. Pero "si el primer ministro no dimite en las próximas 24 horas, marcharemos hasta su residencia oficial", aseguró el líder del PTI, formación que boicotea desde el lunes el parlamento.

Por su parte Tahir ul Qadri, que había dado al gobierno plazo hasta hoy para dimitir, organizó una "consulta popular" durante una asamblea al aire libre con sus partidarios, a los que les pidió responder a gritos "sí" o "no" a sus propuestas. "La asamblea popular decidió desplazar la protesta ante el parlamento" anunció Ul Qadri, tras esa "consulta".

Miles de personas convocadas por Khan y Ul Qadri ya se manifestaron por las calles de Islamabad el domingo para pedir la dimisión del primer ministro Sharif. Observadores internacionales validaron las elecciones de 2013, pero sus resultados están teñidos de polémica.

El gobierno respondió a los opositores a través del ministro de Desarrollo, Ahsan Iqbal. "Si no se protegen las instituciones, la historia no los perdonará. Este parlamento no pertenece a un partido sino a los 180 millones de habitantes del país", afirmó el ministro, antes de producirse la manifestación en el distrito de gobierno.

En todo caso, la acción de hoy de los opositores parecía no haber prendido demasiado entre la población. Khan y Ul Qadri habían prometido congregar a un millón de manifestantes en una "sentada", pero el número de manifestantes estaba lejos de esa cifra.