La oposición siria promete proteger a los civiles

Los kurdos sirios anuncian la formación de un gobierno interino que dividiría su región en partes.
Familiares llevan el féretro de un niño muerto el lunes al estallar un proyectil en un autobús escolar en Damasco
Familiares llevan el féretro de un niño muerto el lunes al estallar un proyectil en un autobús escolar en Damasco (AFP )

Beirut, Estambul

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), el organismo que agrupa a la mayor parte de la oposición al régimen del presidente sirio, Bashar al Asad, prometió hoy trabajar para proteger a los civiles en la guerra civil que asuela el país. Ahmed Toma, nombrado primer ministro del "gobierno de transición" establecido por la CNFROS, se ha dirigido "al pueblo sirio" en un discurso que clausura una reunión iniciada el sábado en Estambul.

"La historia nos recordará por lo que hacemos, no por lo que decimos", afirmó Toma, al subrayar que el suyo será "un gobierno de trabajo y servicio para todos los ciudadanos sirios". "La prioridad del gobierno será garantizar la seguridad alimentaria y psicológica", afirmó Toma, que también se comprometió a asegurar el derecho de todo ciudadano a la asistencia médica.

"Los funcionarios de Defensa y de Interior se coordinarán para que los servicios de seguridad protejan a los ciudadanos en lugar de ser una máquina opresora", abundó Toma. Destacó que el mayor cometido del Ministerio de Justicia será garantizar la independencia de los jueces para establecer un órgano supremo de Justicia que funcione de forma autónoma.

Según la cadena Al Arabiya, ya se han asignado ocho de las once carteras ministeriales previstas, aunque de momento, mientras no se alcance un acuerdo que ponga fin al conflicto armado, el margen de maniobra de sus responsables sigue siendo muy limitado.

Badredín Gamus, secretario general de la Coalición, recordó hoy que la decisión de acudir a la conferencia de Ginebra II, anunciada ayer, está sujeta a que se cumplan las condiciones exigidas: la exclusión de Asad y su círculo de la vida política presente y futura de Siria y la transferencia de todas las competencias, incluida Defensa e Interior, al gobierno de transición que establece la CNFROS.

No está claro hasta qué punto los responsables ministeriales pueden iniciar su trabajo en las áreas de Siria bajo control de los rebeldes, ya que muchos grupos y activistas en el terreno -sobre todo extremistas islámicos de orientación yihadista- aseguran no reconocer a la Coalición ni tener vínculo alguno con ella.

Mientras, la principal formación opositora kurda en Siria, el Partido de la Unión Democrática (PYD), anunció hoy la creación de un gobierno interino en las zonas de mayoría kurda en el norte del país.En un comunicado en su página web, el PYD señala que ha tomado esta decisión tras dos días de reuniones en la localidad de Qamishli en las que han participado varias comunidades, como cristianos, árabes y kurdos, que habitan el llamado Kurdistán Occidental, que abarca parte de Siria.

En esos encuentros se ha decidido la formación de un Consejo General, con 82 miembros, y la división del Kurdistán sirio en tres regiones, Al Yazira, Kubani y Afrin. Estas tres zonas estarán administradas por comisiones locales, donde habrá miembros del Consejo General. Además, se formará un organismo encargado de seguir la aplicación del proyecto de administración interina decidido en Qamishli.

También se ha resuelto la formación de un consejo ejecutivo, compuesto por trece personas, que tendrá que preparar una ley electoral para celebrar elecciones, además de tratar asuntos militares, de seguridad y económicos. Los kurdos de Siria se concentran, sobre todo, en la provincia de Al Hasaka (noreste), y en las regiones de Afrin y de Ain al Arab, en Alepo (norte), y suponen el 9 % de la población del país.

El anuncio del PYD se produce mientras se espera que la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, presente hoy en Estambul oficialmente un Ejecutivo interino, tras votar a sus miembros el pasado fin de semana.

De otra parte, al menos una mujer murió hoy y otras veinte personas resultaron heridas por el impacto de varios cohetes en distintos barrios de Damasco. La víctima mortal pereció en el barrio de Al Mazra, donde cayeron dos proyectiles de mortero, disparados por "terroristas", según la agencia oficial de noticias siria Sana, que citó una fuente policial.

Además, otras diez personas resultaron heridas en este ataque. Otro proyectil cayó en la azotea de un edificio, junto al Hospital de la Media Luna Roja, en la calle Bagdad y causó seis heridos, mientras que otras cuatro personas sufrieron heridas por el lanzamiento de cohetes contra un mercado en el distrito de Zabaltani.

Durante la jornada de ayer, al menos ocho personas, cinco de ellas menores de edad, perdieron la vida y otras cuarenta fueron heridas por el lanzamiento de proyectiles contra barrios de mayoría cristiana en la capital. Más de cien mil personas han muerto desde el inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011, según la ONU.