Oposición y chavismo miden fuerzas en la calle ante pedido de renuncia a Maduro

Mientras miles de opositores reclamaban en Chacao la salida del poder del presidente de Venezuela, el mandatario descartaba esa posibilidad en otra masiva marcha en el centro de Caracas de marcado ...

Caracas

La oposición venezolana movilizó este sábado a miles de seguidores para exigir la renuncia del presidente Nicolás Maduro, quien descartó esa posibilidad durante una multitudinaria concentración que rechazó un decreto estadunidense que considera a Venezuela como una amenaza.

Al grito de "¡Renuncia, renuncia!", miles de opositores marcharon por el municipio de Chacao (este de Caracas), mientras una multitud de chavistas tomó el centro de la capital con consignas como "¡Maduro no se va!" y "¡Yankees, go home!".

Con el lema "vamos con todo", la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) activó así una estrategia de presión en las calles para pedir la salida anticipada del poder de Maduro (2013-2019), junto con un referendo revocatorio y una enmienda para acortar su mandato.

En contraste, miles de chavistas vestidos de rojo respaldaron el llamado al presidente Barack Obama para que derogue el decreto renovado hace una semana que califica a Venezuela como una amenaza "inusual y extraordinaria" a la seguridad de Estados Unidos, aduciendo que el gobierno de Maduro viola los derechos humanos y persigue a sus opositores. De momento no trascendieron cifras oficiales de participación en los actos, que transcurrieron sin incidentes.

"Venezuela no aguanta más. Imagínese tres años más de esta vaina. Cada día su fracaso es mayor en todo. Por eso queremos salir de esto de manera democrática, pacífica, electoral y constitucional", afirmó Henry Ramos Allup, presidente del Parlamento de mayoría opositora, en un discurso que cerró la movilización de la MUD.

En un puesto habilitado para recoger firmas por el revocatorio, Moisés Carvallo señaló que la oposición no tendrá inconvenientes para recoger las cuatro millones de rubricas que exige la ley para convocar la consulta. "La única forma para cambiar este modelo fracasado es el voto, así que estamos trabajando para sacar a Maduro como debe ser", aseguró el joven de 23 años a la AFP.

Mientras, flanqueado por el alto mando militar, Maduro aseguró que se mantendrá "hasta el último día" de su mandato. "Que vengan por mí, pues. Hay bastante pueblo para enfrentarlos y vencer, con la Constitución y la paz", proclamó en el acto que terminó siendo la contrapartida de la marcha opositora.

Venezuela, con las mayores reservas petroleras del planeta, tiene la inflación más alta del mundo -180.9% en 2015- y una escasez de alimentos y medicinas que angustia a la población, en parte debido al desplome de los precios del crudo, aunque la oposición responsabiliza a la gestión de Maduro.

"Vueltos locos"

"Ya están vueltos locos", dijo Maduro al referirse a la agenda opositora para sacarlo del poder. "Es una locura lo que tienen: 'vamos contra Maduro, con esto, con aquéllo'. Hagan lo que les dé la gana", zanjó. Maduro dijo que se mantendrá en el poder "con el apoyo del pueblo, de la Fuerza Armada y con la decisión absoluta de que aquí no se rinde nadie" y "esta revolución no se entrega".

Ataviado con una camisa que llevaba impreso el eslogan "¡Más chavista que nunca!", Sergio González (28) dijo estar convencido de que la oposición no podrá deponer a Maduro. "Lo que sí es cierto es que pueden generar violencia y hacernos mucho daño", comentó a la AFP.

Juristas como José Ignacio Hernández señalan que todas las opciones para la salida del mandatario socialista tendrán que pasar por el filtro del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), al que la oposición acusa de ser el "buró jurídico" del chavismo.

La semana pasada, ese tribunal eliminó facultades de control del Parlamento, cuyo control perdió el oficialismo tras 17 años de hegemonía desatándose una crisis institucional de choque de poderes. El TSJ limitó el control legislativo al gobierno, con lo cual la Asamblea no podrá supervisar los actos de los poderes Judicial, Electoral, Ciudadano, ni los de los militares.

Esa decisión aumentó los temores de que la corte bloquee eventualmente la enmienda para reducir el mandato a cuatro años, e incluso el referendo, cuya realización, si el proceso administrativo arrancara ahora, tendría lugar a mediados de noviembre, estima Eugenio Martínez, especialista en temas electorales. Su organización está a cargo del Consejo Nacional Electoral (CNE), también acusado de servir al gobierno.

El jueves, la mayoría opositora aprobó en el primero de dos debates parlamentarios una ley de referendos para agilizar y flexibilizar su celebración. "Lo que no pueden hacer el gobierno, ni el TSJ, ni el CNE es cambiar una realidad: que la mayoría de la población quiere cambios, que la mayoría de la población no es chavista y que frente a un proceso electoral la oposición ganaría", declaró a la AFP el analista Luis Vicente León.

"Censo nacional de chavistas"

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, convocó este sábado un "censo nacional de chavistas auténticos", que arrancará el 1 de abril, para entregar un "carnet del patriota" y organizar la lucha contra la "guerra económica" que atribuye al sector privado contra su gobierno para desestabilizarlo.

"Ha llegado el momento de hacer una gran convocatoria, una gran inscripción nacional, un gran censo nacional de patriotas, de bolivarianos, de chavistas auténticos", dijo Maduro al cierre de una manifestación en el centro de Caracas.

El mandatario indicó que el propósito es entregar "un carnet del patriota" que contará con un chip para que "todo el mundo se organice (...) en su comunidad y acabar con el bachaquerismo (venta de productos con sobreprecio) y la guerra económica".

Una semana de asueto

Asimismo, Maduro informó al cierre de la manifestación que decretará una semana de asueto para la administración pública y el sistema educativo para ahorrar energía eléctrica y agua, en medio de una severa sequía ocasionada por El Niño.

"He tomado la decisión de declarar toda la Semana Santa, desde el sábado (19 de marzo) que viene hasta el domingo de Resurrección (27) como días feriados no laborables para todos los trabajadores públicos del país y toda la educación nacional", anunció Maduro al cierre de una manifestación en el centro de Caracas.

El 25 de febrero pasado, el gobierno venezolano ordenó reducir los horarios de trabajo de los empleados públicos y el consumo eléctrico de sus dependencias, como medidas de ahorro de energía. Las autoridades argumentan que Venezuela está afectada por el fenómeno climatológico de El Niño, que ha disminuido severamente las lluvias en el país, lo que habría mermado la capacidad de generación hidroeléctrica.

Venezuela, que vivió una dura crisis eléctrica en 2010 y padece constantes apagones en las provincias, ya tiene vigente una orden para que los centros comerciales presten servicio en horario reducido en caso de que no puedan autogenerar su electricidad en horas de mayor consumo.

En las elecciones del pasado 6 de diciembre, el chavismo obtuvo 5.5 millones de votos, casi dos millones menos de los que conquistó Maduro en 2013, cuando fue electo presidente hasta 2019 tras la muerte de Hugo Chávez (1999-2013).

La iniciativa se enmarca en un congreso de militantes que el chavismo celebrará a mediados de abril. Venezuela tiene la inflación más alta del mundo, del 180% en 2015, y una escasez de dos tercios de productos básicos como medicinas y alimentos.