Oposición anuncia boicot en elecciones legislativas

El líder del Partido Demócrata, Abhisit Vejjajiva, informó que no registrarán a ningún candidato y pidió reformar el sistema político.
Miles de protestantes marchan pidiendo la dimisión del gobierno.
Miles de protestantes marchan pidiendo la dimisión del gobierno. (Chaiwat Subprasom/Reuters)

Bangkok

El opositor Partido Demócrata de Tailandia anunció ayer que boicoteará las elecciones legislativas anticipadas, previstas para el dos de febrero, esto un día antes de la protesta convocada por los manifestantes para forzar la renuncia del gobierno interino y la suspensión de los comicios.

El líder opositor, el ex primer ministro Abhisit Vejjajiva, dijo que su formación no registrará a ningún candidato para concurrir a las elecciones debido a su pérdida de confianza en el actual sistema político, sobre el que pidió que se aborde su reforma antes de ir a las urnas.

Abhisit acusó al gobierno de la primera ministra en funciones, Yingluck Shinawatra, de empañar el sistema parlamentario y de provocar una crisis política que estalló a finales de noviembre, luego que el Ejecutivo intentó aprobar una ley de amnistía para su hermano Thaksin Shinawatra.

Desde entonces, miles de personas se han manifestado casi a diario para exigir reformas políticas y la dimisión de Yingluck, en unas protestas en las que hubo enfrentamientos con la policía y cinco muertos en choques entre partidarios y detractores del gobierno.

“Debemos poner fin a actuar en el presente ambiente político. No creemos que las elecciones del dos de febrero lleven hacia una verdadera reforma ni restablezcan la confianza de la población en el sistema”, dijo Abhisit.

“No nos estamos oponiendo a las elecciones, estamos para conducirnos de acuerdo con la Constitución. Pero el país primero debe abordar reformas”, añadió el dirigente opositor.

Abhisit negó que el boicot se deba a las escasas posibilidades de imponerse en las urnas de su partido, el preferido de la élite y las clases acomodadas de la capital, que no ganan unas elecciones legislativas desde hace dos décadas.

Los demócratas, que el martes aplazaron la decisión por diferencias internas, presionaron ayer a través de sus dirigentes al gubernamental partido Puea Thai y otros grupos minoritarios para que acepten posponer la votación hasta que se calme la tensión política.

Antes del anuncio de boicot electoral, la primera ministra en funciones reiteró su intención de mantener la fecha de la votación, a la que convocó la semana pasada tras una multitudinaria manifestación en Bangkok. En una intervención televisada, la jefa de Gobierno actual defendió la necesidad de acudir a las urnas por ser el Parlamento el mecanismo genuino para hacer las reformas.

Pero Yingluck también invitó a todos los partidos a suscribir un acuerdo para crear un consejo que lleve a cabo estas reformas una vez se forme el nuevo gobierno que salga de las elecciones.

El boicot del partido Demócrata fue aplaudido por centenares de seguidores del movimiento antigubernamental que convocó para hoy una manifestación multitudinaria que tendrá lugar un día antes del iniciar con el registro de candidatos y partidos para las elecciones.

El colectivo, liderado por Suthep Thaugsuban, ex dirigente de dicho partido, exige la formación de un “consejo popular” no electo que reforme el sistema político antes de que haya elecciones, para acabar con la corrupción y erradicar lo que califican como “régimen de Thaksin”.

Thaksin Shinawatra, hermano de Yingluck, gobernó Tailandia entre 2001 y 2006, cuando fue depuesto por un golpe militar pacífico, y desde 2008 vive exiliado en Dubái, donde elude una condena por corrupción y, según sus detractores, dirige el gobierno en favor de sus intereses.

Ese golpe contra el gobierno de Thaksin fue precedido por unas elecciones boicoteadas por el Partido Demócrata y anuladas por los tribunales.

En tanto, el Puea Thai, partido con el que Yingluck ganó con mayoría absoluta las elecciones de 2011, es el principal favorito para ganar de nuevo en las urnas.