Oposición acusa a Maduro de querer acabar con diálogo

Ramón José Medina, secretario adjunto de la Mesa de la Unidad (MUD), acusó al presidente de Venezuela y al del Parlamento, Diosdado Cabello, entre otros cargos chavistas, de hacer "declaraciones ...
Un policía del estado Táchira herido en la frente de una pedrada durante los choques con activistas opositores es asistido por sus compañeros
Un policía del estado Táchira herido en la frente de una pedrada durante los choques con activistas opositores es asistido por sus compañeros (AFP)

Caracas

La alianza opositora venezolana acusó hoy al presidente, Nicolás Maduro, de querer acabar definitivamente con el diálogo abierto para intentar zanjar la crisis política abierta con las protestas que comenzaron el 12 de febrero.

Maduro y el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, entre otros, dan "declaraciones irresponsables" para torpedear un proceso que "ha estado siempre contaminado con una cantidad de expresiones inadecuadas, inoportunas, impertinentes que no abogan ni abonan a favor del diálogo", declaró a Efe el secretario ejecutivo adjunto de la Mesa de la Unidad (MUD), Ramón José Medina.

El político explicó así un comunicado difundido hoy mismo por la MUD que tachó de "irresponsable y falsa la declaración" de Maduro de que la oposición se aprovecha del diálogo y busca cargos públicos. Esa afirmación presidencial, dice el texto de la MUD, "no tiene fundamento alguno, como pueden atestiguar el Nuncio de Su Santidad y los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador", que han asistido a las reuniones en representación de la Unasur.

El diálogo arrancó el pasado 10 de abril con la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Vaticano como terceros de "buena fe", pero tras una serie de reuniones, la MUD anunció el 13 de mayo que estaba "congelado" y que no habría nuevas reuniones hasta que se produjesen "gestos" desde el lado oficialista.

Entre los "gestos" reclamados está la liberación de los estudiantes y políticos detenidos en las protestas, así como la del comisario Iván Simonovis, condenado por dos muertes durante el fallido golpe de Estado de 2002 contra Hugo Chávez y a quien la oposición considera un preso político que requiere una medida humanitaria por razones de salud.

Las reuniones están suspendidas "por el poco interés que el mismo Gobierno nacional ha demostrado, por su intransigencia y su falta de disposición a dar con hechos muestras de compromiso con la que puede ser una herramienta para el entendimiento y la búsqueda de soluciones a los problemas", añadió el comunicado de la MUD.

Medina destacó que el texto de la alianza subraya que ha sido el Gobierno de Maduro el que "no ha tomado el diálogo con la seriedad debida, a pesar de que debería ser el primer interesado en que pronto pudieran verse resultados concretos". "No avanzan las soluciones a la crisis económica ni el necesario diálogo político y sí crece la represión y retrocede el respeto a los derechos humanos", sostuvo.

Medina insistió en que "el Gobierno ha tratado de vender una imagen internacional de dialogante e interesado en acuerdos, pero en la práctica lo que ha hecho es entorpecer todo ese proceso" poniendo al presidente del Parlamento, entre otros, en posición para "implosionar y de algún modo dinamitar el diálogo", dijo.

Cabello dijo anoche que el diálogo "no está subordinado" a la presencia de la oposición, idea que tildó de "prepotente" y "soberbia". "Que la oposición venezolana agrupada en la MUD diga que no va a haber diálogo porque ellos se levantan es la prepotencia propia y la soberbia de pensar que el diálogo está subordinado a la presencia de ellos o no", afirmó Cabello en una rueda de prensa.

El proceso de diálogo logró reducir la intensidad de las protestas antigubernamentales que comenzaron el 12 de febrero y que derivaron en incidentes violentos que a la fecha han dejado un saldo oficial de 42 muertos, más de 800 heridos y decenas de detenidos.

De otra parte, el líder opositor venezolano Leopoldo López volvió hoy a comparecer ante el tribunal que debe decidir si es juzgado por los sucesos violentos del 12 de febrero, que fueron la espoleta de las protestas antigubernamentales. López, que está recluido en una prisión militar desde el pasado 18 de febrero, ya asistió el lunes a una sesión en el mismo tribunal de Caracas, que duró más de diez horas.

El abogado Roberto Marrero, miembro del equipo legal del líder del partido Voluntad Popular, dijo a los periodistas que la acusación "no tiene fundamento" y aseguró que la defensa probará que López es "totalmente inocente". López, que se entregó voluntariamente a la Justicia el 18 de febrero, está acusado por la Fiscalía en calidad de autor intelectual de incendio intencional, instigación pública, daños y asociación para delinquir por los hechos violentos del 12 de febrero.

Según Marrero, "la acusación de la Fiscalía se basa en los discursos de Leopoldo López", al que acusan de haber dado un "mensaje subliminal" que "fue el que causó la violencia". De acuerdo con las estimaciones de la defensa de López hoy mismo podría concluir la vista preliminar, donde se determinará si el caso pasa a fase de juicio oral o queda archivado.

El 12 de febrero dos marchas, una convocada por él y otra por estudiantes, se manifestaron de forma pacífica por el centro de Caracas, pero a su término un grupo de encapuchados atacó el edificio de la Fiscalía y varios vehículos de Policía en disturbios y enfrentamientos que ese día se cobraron tres muertos y decenas de heridos.

Esos incidentes supusieron la espoleta para las protestas que durante semanas se repitieron en el país contra el Gobierno de Nicolás Maduro y que han dejado incidentes violentos con un saldo de 42 muertos y cientos de heridos y detenidos. Como ya ocurriera este lunes la esposa de López, Lilian Tintori, acudió al tribunal a primera hora en compañía de otros familiares y los padres del político.

En la vista del lunes la Fiscalía expuso sus acusaciones y López hizo sus alegatos con una intervención de casi una hora en la que defendió su inocencia, según informaron sus abogados. "Él reconoció haber criticado, haber elevado fuertes críticas al Gobierno (...), pero esas críticas son presentadas por un dirigente político (...) y forman parte del contexto de una democracia", indicó este lunes Juan Carlos Gutiérrez, también abogado de López.