Oposición toma Kiev y exige al presidente dimitir

Las protestas se originaron luego de que el mandatario Víctor Yanukóvich diera marcha atrás a un acuerdo de acercamiento con la Unión Europea.
Los manifestantes se reunieron, al igual que el sábado, en la plaza de la Independencia de Kiev.
Los manifestantes se reunieron, al igual que el sábado, en la plaza de la Independencia de Kiev. (Gleb Garanich/Reuters)

Kiev

Decenas de miles de opositores ucranianos tomaron ayer la plaza capitalina de la Independencia para exigir la renuncia del presidente Víctor Yanukóvich y su gobierno y convocar a una huelga general, en la protesta más multitudinaria desde la llamada Revolución Naranja de 2004 y después de la violenta represión policial del sábado contra otra manifestación en pro de un acercamiento económico a la Unión Europea (UE).

La multitud reunida en la central plaza de Kiev marchó encabezada por políticos opositores, como el campeón mundial de boxeo Vitali Klitschko y Arseniy Yatsenyuk, del partido de la encarcelada ex primera ministra Julia Timoshenko.

Medio millón de inconformes, según los convocantes, y 150 mil de acuerdo con el Ministerio del Interior, acudieron a la principal plaza de Kiev tras romper las barreras colocadas por la policía, que en la madrugada del sábado disolvió con violencia a los manifestantes ahí acampados.

Ayer, mientras los líderes de la marcha llamaban a la “huelga general en todo el país”, estalló la violencia en calles aledañas a la plaza Independencia, donde grupos de provocadores trataron de tomar edificios oficiales.

También se conoció que el presidente Yanukóvich se reunió con sus colaboradores más cercanos fuera de Kiev.

“Se está estudiando qué hacer. Es muy probable que a partir de mañana (hoy) se decrete el estado de excepción, pero aún no se ha decidido”, dijo una fuente del gobierno sin dar más detalles.

Efectivos antidisturbios impidieron a manifestantes romper el cordón policial que protegía un complejo de gobierno. Pero otro grupo rompió los cristales del Ayuntamiento y entró al inmueble, que fue declarado “cuartel general de la revolución”.

Un tercer grupo, del movimiento nacionalista Libertad, tomó la Casa de los Sindicatos luego de romper las cámaras de vigilancia.

Al menos 100 policías y 59 militares fueron heridos, junto a 53 manifestantes, informó la Policía.

Las protestas no cesan desde el 21 de noviembre, cuando Yanucóvich anunció su rechazo a firmar un esperado Acuerdo de Asociación con la UE, alegando que tendría un alto costo económico y social para Ucrania.

En la plaza de la Independencia, el líder del movimiento Tercera República, el también pro europeísta ex ministro del Interior Yuri Lutsenko, afirmó ayer que “esto ya no es un mitin o una acción. Es una revolución” y explicó que las fuerzas de oposición “están completando hoy lo que no acabaron durante las protestas masivas de 1991 y 2004”, en alusión a la salida de Ucrania de la Unión Soviética y la Revolución Naranja.

“La República Socialista Soviética de Ucrania está muriendo hoy aquí. Estamos asistiendo a su funeral”, resaltó.

  

Claves

Advierten de violencia


-El presidente de la Comisión de Cooperación Parlamentaria UE-Ucrania, Pawel Kowal, anunció que convocará de forma urgente un encuentro, tras la represión de las protestas en Kiev.

-El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, también defendió ayer el derecho de los ucranianos a expresar democráticamente sus opiniones y llamó a todas las partes a evitar la violencia.

-La Unión Europea, en un mensaje de la jefa de su diplomacia, Catherine Ashton, criticó el sábado la respuesta del gobierno a las protestas y urgió a una investigación sobre la violencia policial.