Oposición gana Córdoba, kirchnerismo La Rioja y en Buenos Aires, balotaje

Un peronista opositor a la presidenta Cristina Kirchner será el gobernador de Córdoba, mientras la alcaldía de la capital de Argentina se decidirá en segunda vuelta entre dos candidatos de derecha.
El candidato a la alcaldía de Buenos Aires de la conservadora PRO, Horacio Rodríguez Larreta (c), celebra su primer lugar en la primera vuelta
El candidato a la alcaldía de Buenos Aires de la conservadora PRO, Horacio Rodríguez Larreta (c), celebra su primer lugar en la primera vuelta (EFE)

Buenos Aires

Un peronista opositor a la presidenta argentina, Cristina Kirchner, ganó los comicios a gobernador de Córdoba (centro), en La Rioja (noroeste) venció el kirchnerismo y la alcaldía de Buenos Aires se definirá en balotaje entre dos candidatos de derecha, según resultados divulgados este lunes.

La oposición consiguió el domingo importantes resultados en Córdoba y en Buenos Aires, donde la derecha tuvo una victoria abrumadora y el actual alcalde y candidato presidencial Mauricio Macri (PRO, derecha) recibió un fuerte apoyo para las elecciones generales del 25 de octubre.

Macri es el aspirante opositor mejor posicionado para las presidenciales aunque Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires -aledaña a la capital- y candidato de la presidenta Kirchner, se mantiene primero en intención de voto, según sondeos.

Horacio Rodríguez Larreta, el candidato de Macri para sucederlo en la alcaldía, resultó el más votado con 45.5% de los sufragios, seguido por el economista Martín Lousteau con el 25.5%, de Energía Ciudadana Organizada (ECO, centro-derecha), mientras el kirchnerista Mariano Recalde consiguió el tercer lugar (21.9%). La alcaldía se definirá en balotaje el 19 de este mes.

En Córdoba, el segundo distrito electoral del país con 2.7 millones de votantes y un peso en el padrón del 8.6% y donde no hay segunda vuelta, el peronista disidente Juan Schiaretti, de la gobernante Unión por Córdoba, se consagró por 39.8% y dio un fuerte respaldo al actual gobernador José Manuel de la Sota, otro aspirante a la Presidencia.

En esta provincia mediterránea el peronismo disidente opositor al gobierno de Kirchner está en el poder desde 1999 y logró un quinto mandato hasta 2019. La segunda fuerza más votada en Córdoba fue la Unión Cívica Radical en alianza con el PRO de Macri, cuyo candidato Oscar Aguad consiguió el 33.9% de los votos, mientras el kirchnerista Eduardo Accastello se ubicó en un alejado tercer lugar (17.8%).

En La Rioja (noroeste), que representa solo un 1.18 % del padrón nacional, el kircherismo se impuso con holgura y Sergio Casas será el nuevo gobernador por el 57% de los votos, al imponerse frente a una coalición que reunió a toda las fuerzas opositoras (PRO, la UCR y peronismo disidente) y sumó 42%, según resultados preliminares de tendencia irreversible.

En un domingo cargado de comicios, la provincia de La Pampa (centro-sur) también celebró internas en las que el candidato Sergio Verna, del peronismo disidente fue el más votado (60%) mientras el kirchnerismo obtuvo el 39.7% con su candidato Fabián Bruna.

Corrientes (noreste) votó el domingo legisladores provinciales en elecciones en las que resultó con mayor caudal de votos la fuerza que gobierna a nivel provincial, aliada a nivel nacional con Sergio Massa, otro de los peronistas disidentes que buscará la Presidencia en octubre.

Hacia las presidenciales

Mientras, oficialismo y oposición en Argentina interpretaron hoy en clave nacional los resultados de los comicios locales de este domingo, en los que el gobernante Frente para la Victoria sufrió un duro revés en dos grandes distritos, y mostraron optimismo sobre sus posibilidades en las presidenciales de octubre.

"Yo no tengo dudas de que en octubre volveremos a ganar a nivel nacional. Las elecciones nos muestran una propuesta cada vez más sólida del peronismo kirchnerista y del Gobierno nacional", dijo hoy el jefe de Gabinete del Gobierno, Aníbal Fernández, durante su contacto diario con los medios.

Para el jefe de ministros, los comicios tienen "características" muy distintas en cada distrito, especialmente en la capital, el cuarto distrito electoral del país con 2.5 millones de electores, y confió en que la "ascendencia respecto de la propuesta del Gobierno va a ser muy fuerte y eso nos va a permitir ganar las elecciones nacionales".

"Lo que quiero decir con ésto es que el Pro de Macri termina siendo un partido político de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sin proyección en ningún otro lugar y pareciera que nosotros no tenemos derecho a estar contentos también", apuntó Fernández.

Para Macri, los intentos del oficialismo de reducir al Pro a una fuerza de ámbito municipal demuestran que "están preocupados porque no quieren perder el poder que han administrado arbitrariamente todos estos años".

"En Córdoba y en la capital, el 80 % de la población no acompañó al Gobierno nacional", dijo el aspirante opositor en una rueda de prensa en la que defendió la necesidad de un cambio tras doce años de gobiernos kirchneristas.

Macri estuvo acompañado del candidato porteño del Pro, Horacio Rodríguez Larreta, quien obtuvo un 45.5 % de los votos en los comicios del domingo, veinte puntos más que su inmediato rival, el candidato de la coalición de centroizquierda Eco, Martín Lousteau.

Lousteau confirmó hoy que se presentará a una segunda vuelta contra Rodríguez Larreta el próximo día 19, aunque por ahora no se ha asegurado el apoyo de ninguno de los tres postulantes derrotados, en especial del 21.9 % de los votos que cosechó el candidato del Frente para la Victoria, Mariano Recalde.

En un año electoral marcado por las presidenciales de octubre, el Frente para la Victoria había ganado hasta ahora los comicios a gobernador en la norteña provincia de Salta y en la sureña Tierra del Fuego, que no representan porcentajes destacados del padrón.

Por contra, el socialismo ganó en la provincia de Santa Fe (centro), tercer distrito electoral más importante del país, y la coalición de radicales y conservadores en la de Mendoza (oeste), quinta región con más votantes.

Los otros dos comicios celebrados hasta ahora tampoco dejaron buenos resultados para el oficialismo, ya que en Neuquén (sur) venció el Movimiento Popular Neuquino, que gobierna la provincia desde hace medio siglo, y en Río Negro (sur) logró la reelección Alberto Weretilneck, un disidente del kirchnerismo.

Los comicios provinciales se viven como un test para medir el clima político del país, que en agosto tendrá su primera gran cita electoral con las primarias que definirán a los candidatos que competirán por cada fuerza en las presidenciales de octubre.

Según los sondeos, Daniel Scioli, el candidato presidencial kirchnerista y actual gobernador de la provincia de Buenos Aires (principal distrito electoral del país con más de un tercio del electorado del país), parte como favorito. En segundo y tercer lugar respectivamente, se ubican el conservador Macri y el peronista disidente Sergio Massa, líder del Frente Renovador.