Ondas gravitacionales atraen interés global

Presentarán a la prensa un informe del estado de las investigaciones sobre las ondas gravitacionales usando el LIGO.
Instalaciones del LIGO, donde se hacen los experimentos.
Instalaciones del LIGO, donde se hacen los experimentos. (Especial)

Madrid

Las ondas gravitacionales —cuya existencia fue formulada por Albert Einstein en su Teoría de la Relatividad— llevan 100 años siendo un misterio, pero la convocatoria de una rueda de prensa para dar detalles sobre uno de los proyectos que las buscan ha disparado la expectación de la comunidad científica.

El Observatorio de interferometría láser de ondas gravitacionales (LIGO, por su sigla en inglés) es el que ha hecho el experimento internacional que desde 2004 busca detectar de manera directa estas ondas.

Hace apenas un mes algunos medios especializados se hicieron eco de la inminencia de un anuncio sobre la detección de esas ondas, aunque los días pasaron y, al final, todo quedó en nada.

La expectación se ha renovado ahora, tras la convocatoria para mañana de una rueda de prensa en Washington que reunirá a científicos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

El objetivo es presentar a la prensa un informe del estado de las investigaciones sobre las ondas gravitacionales usando el LIGO; sin embargo, esa no será la única rueda de prensa obre el tema que se realice el jueves y a la misma hora, pues también habrá convocatorias en Londres, París y Roma.

Francia e Italia forman con otros cinco países europeos el proyecto Virgo, que busca también las ondas predichas por Einstein y que colabora con LIGO.

La convocatoria, que se realiza en Roma y París, pretende informar sobre los esfuerzos para observar y medir las ondas gravitacionales. Su existencia fue formulada hace un siglo por Albert Einstein y son ondulaciones producidas en el espacio-tiempo por acontecimientos muy violentos como la explosión de una supernova o la fusión de agujeros negros, que se propagan por el universo.

La teoría sostiene que estas ondas abundan y transportan información sobre los fenómenos que las originaron, como el Big Bang que dio lugar al universo.