Ocultar víctimas de ébola ya es delito en Sierra Leona

El temor a que su casa sea quemada para combatir el virus ha provocado que los habitantes de colonias marginales escondan de las autoridades a familiares que han contraído la enfermedad.
El Royal Free hospital de Londres acondicionó sus instalaciones para recibir a un paciente británico.
El Royal Free hospital de Londres acondicionó sus instalaciones para recibir a un paciente británico. (Leon Neal/EFE)

Freetown

El Parlamento de Sierra Leona el sábado convirtió el ocultamiento de víctimas de ébola en un delito que se castiga con dos años de prisión, en un intento por frenar la propagación del mortal virus, al tiempo que autoridades de salud revelaron el caso del primer británico infectado con la enfermedad en África.

La decisión de Sierra Leona se produjo después de que la  Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que la negativa de reportar a las víctimas y la existencia de zonas grises en las que los médicos no pueden ingresar impiden dimensionar la verdadera escala de la epidemia.

Legisladores en la capital de Sierra Leona, Freetown, votaron a favor de la ley de enmienda de salud pública, que modifica una normativa legal de 54 años.

“La nueva regulación ordena un procesamiento sumario, lo que implica un proceso en una Corte con un solo magistrado”, dijo el ministro de Justicia Frank Kargbo.

Los casos de ébola no reportados han sido un problema particularmente grave en Sierra Leona y Liberia, los países más afectados por el actual brote.

El temor a perder su casa y las pocas pertenencias, así como el estigma y la negación de los habitantes de colonias marginales han hecho que muchas personas escondan a sus familiares de las autoridades de salud.

En otros casos, como el sucedido la semana pasada en una clínica improvisada en un barrio pobre de Liberia, los pacientes han sido removidos a la fuerza de los centros de salud y aislamiento, creando el riesgo de que la enfermedad se propague más.

Trasladan a británico

El primer británico que ha dado positivo por el virus del ébola en Sierra Leona está siendo trasladado a Reino Unido para ser tratado en un hospital de Londres, confirmó ayer el ministerio de Sanidad de este país.

El infectado, un trabajador sanitario que reside en Sierra Leona, fue transportado en un avión de la Fuerza Aérea Británica (RAF, por su sigla en inglés).

A su llegada a Reino Unido, el enfermo, cuya identidad no ha sido divulgada hasta la fecha, será llevado al Royal Free Hospital, en Londres, “siguiendo consejos médicos”, según el portavoz del citado ministerio.

“El paciente no se encuentra gravemente enfermo y está siendo médicamente evacuado en un avión, equipado especialmente, hasta la base (área militar) que tiene la RAF en Northolt”, informaron las autoridades británicas, tras acotar que el riesgo en general para los habitantes de Reino Unido es “muy bajo”.

“Se mantendrán estrictas medidas de protección para minimizar el riesgo de transmisión al personal que transporta al paciente a Reino Unido y a los trabajadores de salud que lo tratarán”, dijo Paul Cosford, director de protección sanitaria de Salud Pública de Inglaterra.

Se extiende

En la República Democrática del Congo (RDC) el ministro de Salud Pública, Félix Kabange, confirmó ayer los primeros casos de ébola y que el virus causó 13 muertes, por lo que es el quinto país en registrar la epidemia y el primero fuera del occidente de África.

“Ya ha habido 13 muertos, de los cuales cinco son trabajadores sociales, contagiados al entrar en contacto con los pacientes”, afirmó Kabange en declaraciones a un canal de televisión local.

Los casos se produjeron en la provincia congoleña de Boende, en el distrito de Tshuapa, al noroeste del país. La presencia del virus en la RDC fue confirmada por el Instituto Nacional de Investigaciones Biológicas (INRB) de Kinshasa.

Kabange aseguró que, por el momento, la presencia de la enfermedad se limita a un sector de la localidad de Boende y aseguró que la epidemia está controlada y que no hay riesgo de que se extienda.

Para evitarlo, las autoridades congoleñas han puesto en marcha un dispositivo sanitario de vigilancia en la zona. “El objetivo es señalar todos los nuevos casos”, declaró Kabange, que remarcó la necesidad de informar de toda muerte sospechosa.

Desde que se declaró en marzo pasado el brote de ébola en el oeste de África, el virus ha matado a mil 427 personas en Guinea Conakry, Liberia, Sierra Leona y Nigeria, según cifras de la OMS, la cual detalló ayer que por la epidemia han muerto 130 trabajadores sanitarios de los 225 que se han infectado tratando de contener la enfermedad.

Aplazan reunión de la OMS en Benín

Una reunión en Benín de ministros africanos de Salud ha sido postergada sine díe por la epidemia de ébola, anunció ayer el gobierno beninés. En el evento organizado por la OMS, previsto del 1 al 5 de septiembre, debían participar delegaciones de 47 países, entre ellos los afectados por el virus.

Al postergar este encuentro, tras consultas con la OMS, las autoridades beninesas “quieren contribuir a la toma de medidas preventivas como parte de la vigilancia sanitaria global y a la prudencia necesaria en estas circunstancias”, afirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Nassirou Arifari Bako.

Benín, donde no se ha detectado ningún caso de ébola, ha desplegado una serie de medidas de control en sus fronteras, en particular con Nigeria.

La OMS también informó ayer sobre el primer caso de ébola entre sus trabajadores en África occidental, pero no dio detalles sobre la edad, sexo o nacionalidad del empleado contagiado en Sierra Leona, quien “recibirá el mejor tratamiento posible”, afirmó en un comunicado.

El organismo ha enviado a 400 de sus trabajadores a los países afectados por el brote.

(AFP y DPA/Benín)