"Occupy Central" lanza campaña de desobediencia civil en Hong Kong

La campaña fue proclamada en la madrugada del domingo por Benny Tai, uno de los líderes del movimiento, en demanda de una democracia auténtica en la ex colonia británica en China.
Manifestantes prodemocracia con máscaras para protegerse del gas pimienta se reúnen junto a las oficinas del gobierno en Hong Kong
Manifestantes prodemocracia con máscaras para protegerse del gas pimienta se reúnen junto a las oficinas del gobierno en Hong Kong (AFP)

Pekín

El movimiento "Occupy Central" anunció hoy el lanzamiento de una campaña de desobediencia civil en Hong Kong, en demanda de una democracia auténtica, tras dos noches de manifestaciones de protesta por parte de los estudiantes de la ciudad.

La campaña, que se había venido anticipando pero sin anunciarse formalmente, fue proclamada esta madrugada por Benny Tai, uno de los líderes de "Occupy Central". "Tengo un mensaje esperado desde hace tiempo: 'Occupy Central' empezará ahora", dijo Tai ante miles de personas congregadas en varias avenidas próximas a la sede del gobierno local.

Numerosos grupos se están organizando para permanecer en la zona, creando sus propias vallas (para lo que usan material abandonado de la policía), y equipándose con gafas protectoras contra los materiales antidisturbios, según testigos presenciales. También están llegando alimentos y agua.

El anuncio de Tai llegó después de dos noches consecutivas de manifestaciones protagonizadas sobre todo por estudiantes, especialmente en la primera, cuando hubo más de 70 detenidos, aunque solo tres no han sido puestos en libertad.

La manifestación de estudiantes de la noche del viernes ponía el colofón a una semana de huelgas en las aulas, para pedir reformas democráticas al Gobierno de Pekín, pero los incidentes con los que concluyó la protesta hicieron que se mantuviera de forma indefinida, y que, "Occupy Central" decidiera precipitar el anuncio de su campaña de desobediencia civil.

Sin embargo, algunos estudiantes han manifestado su disgusto con "Occupy Central", porque consideran que se han aprovechado de su movimiento en beneficio propio, según señala en su edición digital el diario independiente hongkongués South China Morning Post.

"Occupy Central" es un movimiento de desobediencia civil que nació en enero de 2013, cuyo objetivo es paralizar la actividad en el distrito Central, el corazón financiero y comercial de la ciudad, si el gobierno local y el de Pekín no llegan a un acuerdo para la instauración del sufragio universal sin restricciones en Hong Kong para los próximos comicios de 2017.

El objetivo de esta campaña es bloquear las carreteras y paralizar el funcionamiento diario en el distrito haciendo un llamamiento a miles de manifestantes para que hagan una sentada indefinida en sus calles.

En junio pasado, "Ocuppy Central" organizó una consulta popular no oficial en la que unas 800 mil personas respaldaron la implantación del sufragio universal sin restricciones en Hong Kong. Tanto el gobierno de la ciudad como el Ejecutivo de China no reconocieron esa consulta.

A finales de agosto pasado, las autoridades de Pekín anunciaron su decisión de no permitir una elección abierta del próximo gobernante de Hong Kong en los comicios de 2017. Según la decisión del Gobierno chino, esa elección será por sufragio universal, pero entre dos o tres candidatos que necesitarán el respaldo previo de un comité consultivo.

Esa decisión generó un fuerte desencanto en Hong Kong, ya que las autoridades habían prometido el sufragio universal para 2017, y acabó espoleando más protestas en la antigua colonia británica.