Obituario: Juan Reinaldo Sánchez, ex guardaespaldas de Fidel Castro

Durante 17 años guardaespaldas del líder cubano, preso en la isla, publicó "La cara oculta de Fidel Castro", un libro sobre la vida privada del mandatario, llena de "lujo y confort", tras huir a ...
  Fidel Castro y Juan Reinaldo Sánchez, en los años 80, en el interior del yate "Aquarama II" del dirigente cubano
Fidel Castro y Juan Reinaldo Sánchez (d), en los años 80, en el interior del yate "Aquarama II" del dirigente cubano (Archivo)

Miami

El cubano Juan Reinaldo Sánchez, quien fue guardaespaldas del comandante Fidel Castro durante 17 años, falleció el lunes en Miami a los 66 años, confirmó ayer la editorial donde publicó un libro sobre la vida privada del líder de la revolución cubana.

“Nuestras condolencias más sinceras a sus familiares y amigos”, señaló en un comunicado Ediciones Península, editorial española que lanzó en 2014 el libro La cara oculta de Fidel Castro, escrito por el teniente coronel Reinaldo Sánchez. Esta biografía, escrita por Sánchez junto al periodista francés Axel Gyldén, se convierte en un testimonio excepcional de la vida pública y privada de Castro.

El hombre que acompañó a diario a Fidel entre 1977 y 1994 describe la vida de “lujo y confort” que, tras esa fachada de “falsa austeridad”, cultivaba y escondía el gobernante comunista.

Reynaldo Sánchez (La Habana, 1949) fue encarcelado en Cuba tras anunciar su retiro y, una vez que recuperó la libertad, en 1996, intentó infructuosamente al menos en diez ocasiones huir de la isla, hasta que lo logró en 2008.

El ex guardaespaldas de Castro describe en este testimonio la veintena de residencias privadas repartidas por toda la isla que, según escribió, acumula el ex mandatario, su lujoso yate, el Aquarama II, y la vivienda de reposo que posee en Cayo Piedra, una pequeña isla al sureste de Cuba que es un “paraíso para millonarios”.

“Fidel Castro ha dado a entender que la Revolución no le dio respiro, ningún placer; que ignoraba y despreciaba el concepto burgués de vacaciones. Mentía”, afirma Sánchez en el libro.

Confiesa el militar que cometió el “error” de dedicar la primera parte de su vida a proteger “la de un hombre (...) dominado por la fiebre del poder absoluto y el desprecio al pueblo” cubano.

“Más que su ingratitud sin límites (la de Fidel) hacia quienes le han servido, le reprocho su traición, porque ha traicionado la esperanza de millones de cubanos”, son las últimas palabras que dejó escritas Reinaldo Sánchez en el libro.

Al final de la obra se preguntó “¿por qué los héroes (de las revoluciones) se transforman sistemáticamente en tiranos peores que los dictadores a los que han combatido?”.