Obituario: Gough Whitlam, ex primer ministro australiano

Impulsor de grandes reformas que le convirtieron en uno de los políticos más admirados y queridos, fue sin embargo el único premier destituido en la historia política australiana.
Gough Whitlam (d) en una foto de archivo del 29 de septiembre de 2004 en Brisbane, con el ex líder laborista Mark Latham (i)
Gough Whitlam (d) en una foto de archivo del 29 de septiembre de 2004 en Brisbane, con el ex líder laborista Mark Latham (i) (AFP)

Sydney

El ex primer ministro australiano Gough Whitlam, impulsor de grandes cambios que le convirtieron en uno de los personajes más admirados y queridos del país, murió este martes a los 98 años, anunció su familia.

"Nuestro padre, Gough Whitlam, murió esta mañana a los 98 años", anunciaron sus hijos Antony, Nicholas, Stephen y Catherine en un comunicado. "Padre amoroso y generoso, fue fuente de inspiración para nosotros y nuestras familias y para millones de australianos".

Whitlam fue uno de los personajes más respetados del país pese a haber sido el único primer ministro destituido en la historia política del país. Lideró a los laboristas en su primera victoria en 23 años en las elecciones de diciembre de 1972 con el lema de la campaña "Es hora", antes de ser destituido en 1975 por el gobernador general Sir John Kerr.

Su destitución se debió al rechazo de la cámara alta del parlamento, donde el Partido Laborista no contaba con mayoría, a aprobar los presupuestos hasta que el gobierno no convocase elecciones generales. Para poner fin al impasse, Kerr tomó la iniciativa sin precedentes de destituir a Whitlam e instalar al líder de la oposición Malcolm Fraser en su lugar.

Pese a haber estado en el poder solo tres turbulentos años, Whitlam llevó a cabo reformas de calado en el campo económico y cultural, cimentando su lugar en el panteón de los líderes más aclamados. Suprimió el servicio militar obligatorio, introdujo la educación universitaria gratuita, reconoció a la China comunista, retiró las tropas de Vietnam, abolió la pena de muerte en caso de crímenes federales y redujo la edad de votación a los 18 años.