Obiang será reelegido candidato para otro mandato de siete años

El congreso extraordinario se celebra en medio de la recesión económica que ha obligado a empresas como Somaget, Arab Contratactor, Ecocsa, Buing o Sogea-Satom.

Ecuador

El presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, será nuevamente reelegido mañana candidato a las elecciones presidenciales de 2016 por el gubernamental Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE) y para un nuevo mandato de siete años.

La elección se producirá en el congreso extraordinario del partido en el poder que comenzó ayer en la ciudad de Bata, en la parte continental del país y será clausurado mañana.

El secretario general del PDGE, Jerónimo Osa Osa Ecoro, justificó ante los congresistas la "conveniencia" de que Obiang Nguema sea ratificado candidato por el PDGE para las elecciones presidenciales del 2016, informaron hoy fuentes oficiales guineoecuatorianas.

Osa Osa considera a Obiang "artífice de la democracia, insigne defensor del panafricanismo con voluntad política para poner la democracia al servicio de la paz", por lo que debe ser el candidato de la formación oficialista.

Obiang, que el pasado junio cumplió 73 años y lleva 36 en el poder, accedió al Gobierno en agosto de 1979, tras el golpe contra el anterior presidente de esta antigua colonia española en África subsahariana, Francisco Macías Nguema.

Fundado en 1986, el gubernamental PDGE, con una amplia mayoría tanto en la Cámara Alta como en la Baja, también presentará en este congreso el programa con el que concurrirá a las elecciones, que en principio deberán celebrarse en noviembre de 2016.

A lo largo de esos 36 años, el mandatario guineoecuatoriano nacido en 1941 en el poblado Acoa-Kam Esangui, Wele-Nzas, distrito de Mongomo, en la parte continental de Río Muni, ha revalidado tres veces consecutivas con "mayoría aplastante" su mandato de siete años en las elecciones presidenciales, las últimas celebradas en noviembre de 2009.

El congreso extraordinario se celebra en medio de la recesión económica que ha obligado a empresas como Somaget, Arab Contratactor, Ecocsa, Buing o Sogea-Satom, que llevan más de una década con encargos de obras de infraestructuras, a despedir a miles de trabajadores.