Inicia Cumbre con saludo entre Obama y Raúl Castro

La Casa Blanca anuncia que ambos presidentes dialogarán hoy al margen del encuentro entre mandatarios americanos, que se reúnen en Panamá.
Ambos líderes intercambiaron palabras por un par de minutos en medio de decenas de medios de comunicación.
Ambos líderes intercambiaron palabras por un par de minutos en medio de decenas de medios de comunicación. (Reuters)

Panamá

Sonrientes y distendidos, el presidente estadunidense, Barack Obama, y su par cubano, Raúl Castro, se dieron la mano anoche en la VII Cumbre de las Américas, sellando el acercamiento entre sus países.

Acorralados por los flashes de las cámaras, se dieron un apretón de manos y cruzaron breves palabras al iniciar el foro hemisférico en la ciudad de Panamá. Pero el esperado diálogo entre Obama y Castro ocurrirá hoy.

El gesto refrenda el primer cara a cara de los presidentes desde que anunciaron, sorpresivamente el pasado 17 de diciembre, su decisión de avanzar hacia la normalización de relaciones entre sus países, rotas en 1961.

El anuncio de Obama y Castro de que hoy dialogarán marcó el desarrollo de la cita hemisférica, a la que asisten por primera vez todos los países del continente.

"Anticipamos que (Obama y Castro) tendrán un diálogo mañana en el marco de la Cumbre", explicó ayer el asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, quien aclaró que no se trata de un encuentro formal.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, inauguró la VII Cumbre de las Américas y en su discurso felicitó "el coraje y la voluntad de los jefes de Estado y de los Gobiernos que han dejado a un lado sus diferencias históricas en búsqueda de acercamientos que traerán mejores días para sus pueblos y nuestro continente".

En ese contexto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó al llegar a Panamá que "no es tiempo de imperialismos, de amenazas. Es tiempo de paz, de cooperación".

Luego se dirigió al popular barrio de El Chorrillo, en la capital panameña, donde depositó una ofrenda floral en el Monumento a los Caídos de la invasión estadunidense del 20 de diciembre de 1989.

En el acto, Maduro aseguró que instará personalmente a Obama a que pida disculpas e indemnice a las víctimas de esa invasión que, dijo, fue una "masacre".

Las tensiones entre Caracas y Washington, que aumentaron luego de que Obama declaró en marzo a Venezuela como una "amenaza" para EU, pueden empañar la celebración.

"Venezuela está en Panamá de pie y con dignidad", aseguró Maduro, quien llegó a la Cumbre con la promesa de entregar a Obama 13.4 millones de firmas que, asegura, reunió contra ese decreto.

Por su parte, el presidente boliviano, Evo Morales, pidió "no dejar solos a Cuba y Venezuela"; acusó a EU de querer "derrocar a Maduro por decreto", porque no puede hacerlo a través de un golpe de Estado, y señaló que no "desea" reunirse con Obama.

Raúl Castro entra por la puerta grande a un foro del que la isla comunista estuvo excluida desde la primera Cumbre de las Américas de 1994.

Al abrir el foro, el mandatario panameño dijo que "el gran reto que tendremos en estos días es, dejando las diferencias coyunturales a un lado, buscar los puntos de convergencia que nos permitan luchar unidos contra la desigualdad, la falta de oportunidades y la delincuencia, para así dejarle a las futuras generaciones una América unida, segura y próspera".

También destacó los diálogos de paz que el gobierno de Colombia realiza con la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y dijo que era un modelo de paz para la región.

"Esta cumbre de Panamá tiene un contenido tan especial porque es la primera vez que se reúnen en torno a una mesa los 35 jefes de Estado", manifestó por su parte el secretario saliente de la OEA (Organización de los Estados Americanos), José Miguel Insulza.

Un mensaje del Papa dio comienzo al acto en el centro de convenciones Atlapa, abordando la misma necesidad de paz y de solución de los conflictos de manera no violenta.

"Me gustaría manifestarles mi cercanía y aliento para que el diálogo sincero logre esa mutua colaboración y sumo esfuerzo, y supere diferencias en el camino hacia el bien común", decía el mensaje del pontífice, leído por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolín.

El jesuita afirmó en su mensaje que "no es suficiente esperar a que los pobres recojan las migajas que caen de la mesa de los ricos.

"La inequidad, la injusta distribución de las riquezas y de los recursos es fuente de conflictos y de violencia entre los pueblos", advirtió el Papa a través de Parolín.

Entre hoy y mañana los líderes discutirán en Panamá sobre prosperidad y equidad, y cómo impulsar la cooperación para ayudar a mejorar la vida de los pobres en el hemisferio.

No más "injerencia" en AL, ofrece EU

El presidente Barack Obama dijo ayer en un foro sobre la sociedad civil de América Latina realizado en Panamá que los días de la "injerencia" de Estados Unidos en la región terminaron.

"Aquellos días en que nuestra agenda en este hemisferio a menudo suponía que Estados Unidos podía inmiscuirse con impunidad ya pasaron", dijo Obama horas antes del comienzo de la histórica VII Cumbre de las Américas.

En otro foro ante empresarios de la región, el mandatario condenó a los líderes latinoamericanos que aún no dejan atrás los dogmas económicos que definieron la época de la guerra fría (1947-1991).

En declaraciones a ejecutivos de la industria del continente americano, Obama presionó por soluciones pragmáticas al argumento antiguo que sostienen algunos de sus pares sobre el papel del Estado en el desarrollo económico impulsado por las empresas.

Si bien buena parte de América Latina ya abandonó las políticas económicas populistas o comunistas, EU aún mantiene conflictos con los ejecutivos de países como Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela, a raíz de las inclinaciones ideológicas de sus gobiernos, ajenas a lo que propone Washington. (AFP/Panamá)