Reciben a Obama en Cuba sin alfombra roja

El presidente de EU llega a La Habana en medio de la llovizna; hoy se reunirá con su par Raúl Castro, en su tercer diálogo desde el fin de la enemistad.
Una copiosa lluvia recibió a la familia Obama a su arribo a la capital cubana en visita de dos días.
Una copiosa lluvia recibió a la familia Obama a su arribo a la capital cubana en visita de dos días. (Héctor Téllez)

La Habana

Barack Obama inició ayer su esperada visita oficial a Cuba, la primera de un presidente de Estados Unidos tras medio siglo de guerra fría entre los dos países —Calvin Coolidge viajó en 1928—, y hoy sostendrá su tercer cara a cara con el mandatario Raúl Castro en el Palacio de la Revolución de La Habana.

Bajo una tenaz llovizna y sin la alfombra roja de las bienvenidas de gala, Obama descendió del Air Force One a las 16:35 hora local en la loza del aeropuerto internacional José Martí de la capital cubana, donde fue recibido por el canciller Bruno Rodríguez, así como el encargado de Negocios de la embajada de EU, Jeffrey DeLaurentis, entre otras personalidades.

Acompañaban al gobernante su esposa Michelle, sus hijas adolescentes Malia y Sasha, y su suegra Marian Robinson. También llegaron los secretarios de Estado, John Kerry, y de Comercio, Penny Pritzker, una delegación bipartidista del Congreso y otra de empresarios estadunidenses.

La ceremonia en el aeropuerto fue rápida y sin pompa política, por lo que casi de inmediato Obama abordó la limusina blindada en la que recorrerá hasta el martes las avenidas de La Habana, acompañado de una flotilla de más de 15 vehículos.

Siempre protegiéndose de la lluvia, Obama y su familia recorrieron después partes de la llamada Habana Vieja, en compañía del historiador Eusebio Leal, antes de visitar la Catedral, donde lo recibió el cardenal Jaime Ortega.

Ortega, arzobispo de La Habana, desempeñó el papel de enlace entre el papa argentino Francisco, Obama y el presidente Raúl Castro, en las negociaciones secretas de 18 meses que antecedieron al deshielo puesto en marcha por los dos gobernantes el 17 de diciembre de 2014. El papa Francisco jugó un papel de "facilitador" del diálogo, cuando las partes ya habían decidido negociar.

Unas cuatro horas antes de la llegada de Obama, un grupo de Damas de Blanco y otros opositores chocaron con partidarios de la revolución en la barriada de Miramar (oeste) cuando abandonaron la avenida por la que cada domingo protestan contra el gobierno —autorizadas oficialmente—, con la intención de marchar hacia el este de la ciudad.

Policías desarmados intervinieron y detuvieron por algunas horas a los protestantes, en una práctica que se repite cada domingo desde hace meses. La líder de ese grupo, Berta Soler, figura entre los opositores con lo que Obama tiene previsto reunirse mañana.

En paralelo, la secretaria de Comercio Penny Pritzker se reunía con el ministro de Inversión Extranjera y Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca para examinar la puesta en práctica del cuarto paquete de cambios al bloqueo adoptado por Washington.

El gobierno cubano dijo estar dispuesto a eliminar 10 por ciento de gravamen sobre el uso del dólar en la isla, cuando compruebe que es posible emplear esa moneda en las transacciones comerciales del país, como dice uno de los cambios anunciados por la Casa Blanca.

Washington informó ayer que otorgó "licencia especial" a la compañía Airbnb para operar en la isla con hostales y casas privadas. El sábado, la empresa Starwood firmó un acuerdo para renovar y gestionar tres hoteles en La Habana. Además, Obama se convertirá hoy en el primer mandatario estadunidense en ingresar al Palacio de la Revolución, donde radica el centro del poder político del país.

Castro y Obama se reunirán ahí en su tercer encuentro desde el comienzo del deshielo, después se dirigirán a la prensa y por la noche cenarán juntos. Mañana, antes de concluir su visita y continuar viaje a la Argentina —lo que coincidirá con el 40 aniversario del golpe militar del 24 de marzo de 1976—, el presidente de EU se dirigirá a la nación isleña mediante transmisión en vivo de la televisión estatal.