Urge controlar venta de armas ante 30 mil muertes anuales: Obama

El presidente de EU, Barack Obama, dijo que es necesario fortalecer el mecanismo de revisión de antecedentes de las personas que compran armas para evitar que mueran inocentes.

Washington, EU

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió la "urgencia" de actuar para mejorar el control de la venta de armas en el país, al presentar un conjunto de medidas ejecutivas para tratar de evitar que, como ocurre ahora, 30 mil personas mueran anualmente en incidentes con armas de fuego.

En un acto en la Casa Blanca, acompañado de familiares de víctimas de la violencia causada por las armas, Obama subrayó que el país ha vivido "demasiados tiroteos" masivos en los últimos años y que eso no ocurre en el resto de países desarrollados.

"Tenemos que tener un sentido de urgencia" porque cada día "mueren personas" a causa de las armas de fuego, afirmó el presidente.

"Estados Unidos no es el único país que tiene problemas con la violencia pero somos el único país que ve este tipo de violencia masiva", agregó.

Obama dijo que es necesario revisar los antecedentes de la personas para evitar que lar armas caigan en manos de criminales o personas inestables, por lo que la principal medida dada a conocer es que los vendedores de armas, especialmente por internet, tengan una licencia que los obligue a verificar los antecedentes penales y de salud mental de los compradores.

Hasta ahora, solo los vendedores de armas con licencia federal estaban obligados a revisar los antecedentes, mientras que los que lo hacían en mercados informales como ferias o internet esquivaban este mecanismo de control.

Aseguró que no está en contra de la Segunda Enmienda, que establece el derecho a portar armas, sino en contra de un sistema que permite vender armas a ese tipo de personas.

Obama dijo que el decreto en una respuesta ante el fracaso del Congreso de lograr una solución en el tema y que mientras los legisladores no vayan de acuerdo a la mayoría de la población él usará sus facultades legales para protegerla.

Visiblemente emocionado en la parte final de su discurso, Obama recordó el tiroteo ocurrido en diciembre de 2012 en la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut), donde fueron asesinados a tiros 20 niños y 6 mujeres.

"Cada vez que pienso en esos niños me enfurezco", dijo Obama entre lágrimas.

Precisamente a raíz de esa matanza y de otras ocurridas en 2012, Obama trató de presionar al Congreso para sacar adelante leyes para el control de la venta de armas de fuego, pero los legisladores ni siquiera aprobaron la propuesta que generaba más consenso y que buscaba implantar un sistema universal de verificación de antecedentes de los compradores.

Las medidas presentadas por Obama son limitadas, ya que sus asesores han considerado que acciones como establecer unilateralmente la universalidad de la revisión de antecedentes o prohibir los cargadores de munición de alta capacidad van más allá de su autoridad legal.

Pese a lo limitado de las medidas, los republicanos, tanto legisladores como los aspirantes a la candidatura presidencial del partido, han criticado duramente a Obama porque consideran que quiere limitar el derecho al porte de armas de los estadunidenses.