En festejo de Batalla de Puebla, Obama urge reforma migratoria

El presidente estadunidense pidió al Congreso dar un paso adelante para aprobar la reforma y recordó que "todos nosotros descendemos de inmigrantes y revolucionarios".
El presidente Obama urgió al Congreso a aprobar una reforma migratoria.
El presidente Obama urgió al Congreso a aprobar una reforma migratoria. (AP)

Washington

El presidente Estados Unidos, Barack Obama, urgió al Congreso a "dar un paso adelante" para aprobar una reforma "exhaustiva" del sistema de inmigración, al remarcar que es necesaria para la "prosperidad" y la "seguridad" del país.

"El Congreso todavía debe dar un paso adelante y aprobar en última instancia una reforma de inmigración exhaustiva", afirmó Obama en un discurso durante una recepción en la Casa Blanca para celebrar el aniversario de la Batalla de Puebla.

"Nuestra prosperidad, nuestra seguridad exigen una reforma de la inmigración exhaustiva", subrayó el presidente.

"Por esa razón, emprendí las acciones el pasado otoño, dentro de autoridad legal, para hacer que nuestro sistema de inmigración sea más equitativo, hábil y justo", agregó.

El pasado 20 de noviembre Obama emitió unas acciones ejecutivas para poder legalizar la situación de cinco millones de indocumentados.

Sin embargo, el plan migratorio fue suspendido temporalmente el pasado febrero por un juez federal, a petición de una coalición de estados liderados por Texas, justo antes de que entrara en vigor.

Anteriormente, el Senado había aprobado una reforma migratoria con el apoyo de demócratas y republicanos, pero los republicanos de la Cámara de Representantes la bloquearon, no salió adelante y, por ese motivo, Obama acabó decretando el alivio migratorio.

En su discurso, el presidente admitió hoy que resulta "desafiante" el hecho de que haya "gente bloqueando el camino", en alusión a las trabas de la oposición republicana para aprobar una reforma migratoria integral.

"El progreso no es siempre una línea recta. A veces, tienes que dar vueltas y atravesar esta montaña y aquel valle. Pero la buena noticia es que el pueblo americano está con nosotros", aseveró el mandatario norteamericano.

La recepción del 5 de Mayo se celebra anualmente en la Casa Blanca para conmemorar la victoria del modesto ejército mexicano contra las mejor preparadas tropas francesas en la Batalla de Puebla de 1862.

Esa gesta "es uno de los grandes ejemplos de David contra Goliat de la historia", recordó hoy Obama, al destacar "cuán profunda está la cultura mexicano-americana inserta en el tejido" de EU a través de la inmigración.

"Recuerden siempre que todos nosotros, y ustedes y yo especialmente, descendemos de inmigrantes y revolucionarios", dijo el mandatario norteamericano, parafraseando al presidente Franklin Roosevelt (1933-1945).

En un guiño simpático hacia la comunidad hispana, Obama terminó su discurso exclamando en un perfecto español: "¡Vivan los Estados Unidos. Viva México. Feliz 5 de Mayo!".