Obama: yihadistas pueden adquirir material nuclear

El mandatario de EU clausura la Cuarta Cumbre sobre Seguridad y alerta de que “lunáticos” extremistas puedan manipular materiales radiactivos.
Barack Obama, flanqueado por el presidente francés François Hollande (izq.) y por el chino, Xi Jinping, entre otros jefes de Estado.
Barack Obama, flanqueado por el presidente francés François Hollande (izq.) y por el chino, Xi Jinping, entre otros jefes de Estado. (Kevin Lamarque/Reuters)

Washington-México

El presidente estadunidense, Barack Obama, alertó ayer a la comunidad internacional sobre la amenaza de un catastrófico ataque nuclear a manos de los “lunáticos” yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

En la clausura de la Cuarta Cumbre sobre Seguridad Nuclear en Washington, Obama pidió ayuda para evitar que los “terroristas” obtengan material atómico o ataquen sedes nucleares.

“Hemos reducido ese riesgo. Pero la amenaza del terrorismo nuclear persiste y continuará”, dijo Obama en el segundo y último día de la cumbre.

“No hay duda de que si estos lunáticos obtienen una bomba nuclear o material nuclear, definitivamente los usarían para seguir matando a la mayor cantidad de personas inocentes como puedan”, añadió.

Latente entre el medio centenar de jefes de Estado y de gobierno reunidos en la capital estadunidense estaba el temor de que grupos radicales obtengan material atómico para una ‘bomba sucia’: una explosión que pese a que no sería nuclear, diseminaría partículas radioactivas en el ambiente.

Las preocupaciones por ese tipo de ataques se potenciaron tras descubrirse que dos de los implicados en los atentados en Bruselas el pasado 22 de marzo (32 muertos) reivindicados por el EI estaban relacionados con videos de vigilancia que muestran todos los pasos de un agente belga del sector nuclear.

Según Obama, unas dos mil toneladas de material nuclear están almacenadas en todo el mundo en instalaciones civiles y militares, algunas de manera no complemente seguras. “Tan solo una pequeña cantidad de plutonio —del tamaño de una manzana— mataría y heriría a miles de inocentes”, aseguró.

“No podemos darnos el lujo de que información crítica no se comparta como es necesario, entre gobiernos o dentro de gobiernos”, advirtió, abordando preocupaciones sobre laxitud y falta de cooperación entre autoridades europeas evidenciadas por los atentados en Bélgica.

En la cumbre, América Latina emergió como territorio libre de materiales nucleares peligrosos, tras el anuncio de Argentina de haberse librado de sus últimos cuatro kilos de uranio altamente enriquecido.

Obama citó el ejemplo latinoamericano como parte del esfuerzo por que varias regiones queden “fuera del alcance” de radicales violentos en búsqueda de ingredientes nucleares. Es un “logro extraordinario”, dijo.

Compromiso de México

Al participar en la Cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que México comparte la preocupación mundial por la amenaza del terrorismo nuclear, y expresó el compromiso de su gobierno de evitar que el material nuclear, y radiológico, llegue a manos de agentes “no-estatales” y pueda ser usado con fines destructivos.

“Tenemos una responsabilidad compartida que debe reflejarse en compromisos permanentes para prevenir y eliminar los riesgos derivados de la sustracción de estos materiales”, aseguró el mandatario mexicano.

En el acto realizado en el Centro de Convenciones Walter E. Washington, Peña Nieto señaló que México reafirma su compromiso “y se adhiere al esfuerzo global por preservar la seguridad de todos los materiales nucleares y radioactivos, especialmente de aquellos que pudieran tener un uso bélico o terrorista”.

Peña Nieto aseguró que México considera que “para alcanzar la seguridad nuclear no basta con evitar el desvío de materiales nucleares por parte de grupos terroristas; es necesario también un renovado compromiso de los países con el desarme nuclear”.

Por ello, expuso que nuestro país “ha expresado, y seguirá expresando, su rechazo categórico al uso, desarrollo, e incluso a la amenaza de utilización de armas nucleares”, ya que “la sola amenaza de este tipo de armas, por parte de cualquier actor, genera incertidumbre, tensión y riesgos que nos alejan de la paz mundial”.

El mandatario mexicano resaltó que el liderazgo del presidente Obama “ha sido determinante para que la comunidad internacional sume esfuerzos con el propósito de detener la propagación de las armas nucleares.

“Es verdad que las armas nucleares son la amenaza más peligrosa para la seguridad global y la paz. Por eso, como comunidad internacional no podemos y no debemos aceptar que la existencia de armas nucleares sea un destino ineludible para la humanidad”, señaló.

El gobierno de México, junto al de Brasil, Sudáfrica y de otros países, propuso la declaración “en un contexto más amplio de seguridad” (In larger security), para que las armas nucleares sean prohibidas y eliminadas, y no sean empleadas por ningún actor, estatal o no-estatal, bajo ninguna circunstancia.

***

Drones contra civiles

El presidente Barack Obama reconoció ayer que en el pasado “murieron civiles que no debieron” a causa de los ataques de drones estadunidenses, pero aseguro que ahora su gobierno es “muy cauteloso” sobre realizar ataques en lugares donde hay mujeres y niños.

Obama fue cuestionado en conferencia de prensa sobre el aumento en el número de personas que son atacadas por drones en operaciones contra extremistas en Libia, Siria, Somalia y otras partes del mundo.

“En el pasado había una crítica legítima respecto a que la arquitectura legal en torno al uso de ataques por drones no era lo suficientemente precisa”, dijo. “No hay duda de que murieron civiles que no debieron”, sostuvo el mandatario de Estados Unidos.

Añadió que durante los últimos años, el gobierno ha trabajado para evitar el número de fallecimientos de civiles.

Recientes ataques aéreos y de drones en contra de extremistas han matado a un gran número de personas.

Un ataque en febrero en contra de un campo de entrenamiento del grupo Estado Islámico en Libia, mató a más de 40 personas; el 5 de marzo, un ataque de drones en Somalia en contra de Al Shabab, mató a 150 personas. En febrero en Yemen, otro ataque de drones dejó decenas de muertos. (AP/Washington)