En Venezuela recolectan firmas contra decreto de Obama

Seguidores del gobierno de Maduro lanzaron una campaña para exigir la "inmediata derogación" de la medida de Obama que declara a Venezuela como una amenaza para EU.

Caracas, Venezuela

Cientos de seguidores del gobierno iniciaron una campaña nacional de recolección de firmas contra el decreto del presidente Barack Obama que declaró a Venezuela una amenaza extraordinaria para la seguridad nacional estadunidense.

Entre carteles en los que se leía "Obama deroga el decreto ya", unas 300 personas hicieron una larga fila en los alrededores de un pequeño centro oficialista en la plaza Bolívar, conocido como la "esquina caliente", donde se instaló un punto de recolección de rúbricas contra el decreto del gobernante estadunidense.

"Ese Obama está loco. Lo que quiere es adueñarse de la riqueza del país", dijo Germán Pacheco, un empleado de una biblioteca pública, tras firmar la declaración en la que se exige al mandatario norteamericano la "inmediata derogación" de su decreto ejecutivo sobre Venezuela y se expresa un abierto respaldo a "todas las acciones por la defensa de la patria".

Pacheco, de 46 años, se mostró confiado en que la campaña impulsada por Maduro para recolectar 10 millones de firmas servirá para "demostrarle a él (Obama) que hay venezolanos que no estamos de acuerdo con él".

"Ellos (los estadunidenses) son los que siempre invaden, bombardean, no los venezolanos", indicó Elio Muskus, un chofer de transporte público de 57 años, al objetar que Washington haya considerado al país sudamericano una amenaza.

En otras ciudades del interior del país también se emprendieron campañas de recolección de firmas, informó el gobierno.

"Nosotros no aceptamos que a Venezuela la gobiernen por decreto del exterior", afirmó Maduro en un acto en el oeste de la capital.

El gobernante instó a los venezolanos a unirse para enfrentar lo que ha considerado una "agresión" de Estados Unidos.

Los bloques de Unasur y ALBA emprendieron acciones en los últimos días para bajar las tensiones entre Washington y Caracas y lograr una salida a la crisis diplomática por la vía del diálogo.

Las fricciones entre los dos países se intensificaron a comienzos de mes luego de que el gobierno estadunidense decidió congelar los bienes de siete funcionarios venezolanos acusados de violaciones a los derechos humanos y declaró a Venezuela una amenaza extraordinaria para la seguridad nacional.

Washington tomó esa decisión días después de que Maduro ordenara una reducción del personal de la embajada de Estados Unidos en Caracas y la exigencia de visa a los turistas estadunidenses.

A pesar de estar sin embajador desde 2010, ambos países mantienen un intenso intercambio comercial.