Obama visita el Coliseo con una Roma blindada

Después de entrevistarse con el Papa, el primer ministro italiano Renzi y el presidente de la República, Giorgio Napolitano, el presidente de EU visitó el histórico monumento al que elogió como ...
 Obama (i) visita el Coliseo de Roma acompañado por la directora técnica del monumento romano, Barbara Nazzaro (d)
Obama (i) visita el Coliseo de Roma acompañado por la directora técnica del monumento romano, Barbara Nazzaro (d) (EFE)

Roma

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, hizo hoy una visita turística al Coliseo de Roma tras haber iniciado su jornada con una audiencia con el papa, seguida de un almuerzo con el Jefe del Estado, Giorgio Napolitano y un encuentro con el primer ministro, Matteo Renzi. Renzi le despidió deseándole una buena visita al Coliseo e ironizando que si "el monumento hubiera sido diseñado en la actualidad, un burócrata lo habría bloqueado afirmando que se trata de un gasto que no podemos permitirnos".

En medio de fuertes medidas de seguridad y el blindaje de los aledaños al Coliseo, cerrado al público durante todo el día, Obama fue recibido en el anfiteatro por el ministro de Cultura, Dario Franceschini, y otras varias autoridades responsables de los Bienes Arqueológicos de Roma. Decenas de turistas y curiosos se agolparon en los límites del perímetro de seguridad impuesto para la ocasión y fueron saludados por Obama desde su vehículo.

Durante dos horas Obama recorrió el Coliseo romano, construido en el primer siglo después de Cristo y símbolo de la capital del Tiber, mientras un helicóptero sobrevolaba el anfiteatro. Entre bromas, el presidente de EU felicitó al ministro de Cultura italiano por el "gran trabajo" en la construcción del Coliseo y que permitió a Franceschini responder que "en Italia ser ministro de Cultura es el mejor trabajo".

Y ya, al pisar el Coliseo, Obama exclamó: "Excepcional, increíble... Es más grande que algunos de los estadios de baseball actuales". La visita a Roma de Barack Obama ha provocado también diversas protestas y manifestaciones en la capital italiana contra las guerras, y el "imperialismo", que culminó en una sentada en plena Via Veneto donde se encuentra la embajada de EU, convocada por organizaciones estudiantiles y sindicales.

"Protestamos contra Obama, como jefe de la guerra global permanente, en plena continuidad con la labor de sus predecesores y en colaboración con la Unión Europea y con el brazo armado de la OTAN", afirmaba el manifiesto de protesta. También mostraron durante el recorrido distintos carteles e imágenes irónicas, como una representación antropomórfica de la muerte portando una careta de Obama, además de emblemas contra el "imperialismo americano".

En el sur de la ciudad, un centenar de estudiantes del movimiento estudiantil "Rotta di Collisione" (Ruta de Colisión), protestaron contra la concesión a Obama del premio Nobel de la Paz en 2009 y llevaron a cabo un juego simbólico en el que se entregaban premios Nobel a todos aquellos jóvenes que golpeaban en un gran mapa los países bombardeados en los últimos años por el "pacifista" Obama.

"Nos preguntamos si realmente (Obama) no merece más el Nobel de la Hipocresía que el que recibió por la Paz", afirmaron desde "Rotta di Collisione". Además de estas protestas, la ciudad amaneció hoy empapelada en diversos puntos con carteles en los que se puede leer "Roma está con Putin, Obama huésped indeseado", firmados por varias asociaciones de extrema derecha.

Tras su tranquila visita turística al Coliseo, Obama se dirigió a la residencia del embajador de EU, la Villa Taverna, donde pasará la noche para viajar mañana por la mañana. Barack Obama podría cenar hoy en un conocido restaurante del centro de Roma donde también lo hiciera el martes pasado el secretario de Estado John Kerry. El presidente de Estados Unidos permanecerá en Roma hasta mañana viernes por la mañana, cuando se desplazará al aeropuerto de Fiumicino para volar a Arabia Saudí y entrevistarse con el rey Abdalá.