Obama ve "debilidad" en expansionismo de Rusia

Tropas rusas lanzaron hoy un ataque contra el último barco ucraniano en la península de Crimea, mientras crecen las críticas en el parlamento ucraniano por la débil reacción ante Moscú, lo que ha ...
Igor Teniuj, ministro de Defensa, presentó su dimisión tras las críticas por su actitud ante las acciones rusas
Igor Teniuj, ministro de Defensa, presentó su dimisión tras las críticas por su actitud ante las acciones rusas (AFP)

AFP, EFE

El presidente estadunidense Barack Obama afirmó hoy que la anexión de Crimea muestra en realidad la "debilidad" de Rusia, poco antes de que tropas rusas lanzaran, según fuentes oficiales en Kiev, un ataque contra el último buque ucraniano en esa península. Los atacantes subieron a bordo del dragaminas Cherkasi, en el lago de Donuzlav, y la tripulación se atrincheró en el interior, indicó un portavoz del ministerio ucraniano de Defensa.

El grueso de las tropas ucranianas que permanecieron leales a Kiev ya se retiró de esta península de cerca de dos millones de habitantes, en su gran mayoría de origen y lengua rusos, que este mes decidió de forma unilateral reincorporarse a Rusia, a la que había pertenecido hasta 1954. La anexión, convalidada velozmente por el gobierno y el parlamento rusos, generó preocupación en países de Europa oriental y central que habían pertenecido a la órbita de Moscú hasta el desmembramiento de la Unión Soviética a inicios de los años 1990.

"Rusia es una potencia regional que está amenazando a algunos de sus vecinos inmediatos, no por fortaleza sino por debilidad", dijo Obama al término de la cumbre de Seguridad Nuclear (NSS) de dos días que se llevó a cabo en La Haya. Estados Unidos también tiene influencia en sus vecinos "pero generalmente no necesitamos invadirlos para reforzar la cooperación con ellos", aseguró el presidente estadunidense.

Los mandatarios del G7 de potencias industrializadas (EU, Alemania, Canadá, Francia, Gran Bretaña, Italia y Japón) decidieron el lunes, al margen de la cumbre de La Haya, anular su participación en el G8 (G7 + Rusia) planeada en junio en Sochi (Rusia) y se dieron cita en Bruselas en esa misma fecha, en un paso suplementario para aislar a Rusia.

Rusia "tiene obligaciones internacionales y responsabilidades", sostuvieron los mandatarios del G7 en un comunicado, en el que recuerdan a Moscú que este grupo informal, al que Rusia fue invitada a participar en 1998, nació "por las convicciones y las responsabilidades compartidas". Y Obama confirmó hoy que el G7 está preparando sanciones económicas, junto a otros países europeos, en los sectores de "la energía, las finanzas, las ventas de armas o el comercio".

Esas medidas pueden sin embargo afectar a los países que más dependen o que más comercio tienen con Rusia. Algo que Moscú hizo notar de inmediato, al calificar esas medidas de "contraproducentes". En Ucrania, el parlamento aceptó, en una agitada sesión, la dimisión del ministro interino de Defensa, Igor Teniuj, criticado por la pérdida de Crimea, y nombró en su lugar a Mijailo Koval. "Parece que la gestión del ministro interino de Defensa en la república autónoma de Crimea [...] no les ha gustado a algunos", dijo el renunciante.

Los comandantes ucranianos en Crimea se quejaron de la indecisión y la confusión en la Marina y el Ejército frente a la determinación rusa de hacerse con la península. La confusión se acrecentó por el cambio de bando de militares ucranianos en Crimea. Las autoridades prorrusas estiman que la mitad de las tropas ucranianas conservaron sus armas.

El nuevo gobierno prooccidental ucraniano, instalado tras la destitución del presidente prorruso Victor Yanukovich por el parlamento el 22 de febrero, fue también blanco de críticas y mostró fracturas ante la crisis. "Necesitamos que los que trabajan y toman decisiones sean especialistas, gente capaz de tomar buenas decisiones y de responder en condiciones extremas [...] de confrontación militar", declaró el presidente interino Alexander Turchinov.

Al clima de alta tensión entre Kiev y Moscú se sumó hoy la revelación de una presunta conversación de contenido muy violento y antirruso de la ex primera ministra Yulia Timoshenko. Timoshenko desmintió parte de la grabación en la que supuestamente preconiza matar a ocho millones de rusos de Ucrania "con armas nucleares", y denunció un montaje de los servicios secretos rusos, el FSB. En Kiev, las autoridades interinas prooccidentales temen que Putin intente mover sus tropas a otras regiones rusófonas del sureste de Ucrania, lo que Rusia niega.

Varios diputados de la Rada, entre ellos el líder del partido UDAR (Golpe), Vitali Klitschko, acusaron al gobierno de no haber ofrecido resistencia a las tropas rusas y de haber abandonado a los leales soldados ucranianos a su suerte. "Está claro que (las autoridades) están siendo ineficaces. A día de hoy, si las cosas siguen igual, podemos plantear la elección de un nuevo presidente de la Rada Suprema", aseguró Klitschko, candidato en las elecciones presidenciales del 25 de mayo.

De hecho, el Parlamento votó hoy una moción de censura contra Turchínov, quien es también jefe del Estado, aunque ésta fue rechazada unánimemente por los diputados. Klitschko criticó también la inacción gubernamental ante los crecientes ánimos separatistas que se han propagado a las regiones orientales del país, con población rusohablante. "Para combatir el separatismo se necesitan medidas firmes. Y la gente no las ve", señaló.

No obstante, la controversia más preocupante la protagonizaron el líder de Sector de Derechas, Dmitri Yarosh, y el ministro del Interior, Arsén Abákov, tras la muerte de uno de los activistas más violentos de esa organización ultranacionalista, la principal fuerza de choque en los enfrentamientos con la policía en enero y febrero en Kiev. "No podemos permanecer callados ante las actividades contrarrevolucionarias del Ministerio del Interior. Exigimos la inmediata renuncia del ministro del Interior, la detención del comandante del destacamento policial Sokol y de aquellos culpables del asesinato", aseguró.

Yarosh se refería a Alexandr Muzichko, quien murió esta madrugada tras ser herido de muerte en un tiroteo con la policía que iba a detenerle como sospechoso de participar en una banda armada. Muzichko se hizo famoso en Ucrania y en Rusia después de la aparición en internet de varios vídeos: en uno se puede ver cómo el activista, con un fusil Kaláshnikov en mano, intimida a los diputados de la asamblea regional de Rovno, y en otro, cómo golpea, amenaza y humilla al fiscal de esa región.

"Si unos bandidos amenazan al ministro, acepto el desafío. En el futuro mi postura seguirá siendo muy firme contra los bandidos que con armas en la mano violan la ley. Los auténticos patriotas armados protegen las fronteras del país", respondió Abákov. Por otra parte, hoy llegaron a la capital ucraniana 40 observadores de la OSCE, que se desplazarán al Sur y el Este del país, de mayoría rusohablante y donde los ánimos separatistas se han propagado después de la destitución de Yanukóvich el pasado 22 de febrero.

Mientras, las fuerzas rusas asaltaron hoy el último barco con bandera ucraniana en Crimea, anunció un portavoz del ministerio ucraniano de Defensa Vladislav Seleznev. Los atacantes subieron a bordo del dragaminas Cherkasi, en el lago de Donuzlav, y la tripulación se atrincheró en el interior, indicó el portavoz en Facebook. Según dijo un marino ucraniano que estaba a bordo al periódico Ukrainska Pravda, las fuerzas rusas llegaron a bordo de dos lanchas y varios helicópteros sobrevolaban el lago.

El lunes las fuerzas rusas asaltaron en un lago del oeste de Crimea uno de los pocos buques de la Marina de guerra ucraniana que aún no habían caído bajo control de Moscú, el Kostantin Olshanski. Con estos últimos movimientos, Moscú consolida su toma de control de la península, que formó parte de Rusia hasta 1954.

De otra parte, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, dijo en una entrevista con el canal estadunidense PBS emitida hoy que está dispuesto a defender a su país por todos los medios en el caso de una intervención militar rusa en el sudeste de Ucrania. "Lucharemos", afirmó Yatseniuk, quien añadió que esa también es una obligación de los ciudadanos de Ucrania. Sin embargo, dijo que para ello es necesaria la ayuda de otros países.

"Necesitamos apoyo técnico y militar para recuperar las fuerzas militares ucranianas, para modernizarlas y para estar listos no sólo para combatir, sino para ganar". Según informes de los medios, Estados Unidos rechazó un pedido en este sentido para no encender más las tensiones con Rusia. Yatseniuk también dejó en claro que no busca llegar a un conflicto militar. "Está clarísimo que nadie quiere una Tercera Guerra Mundial en el globo".

Para el primer ministro, las intenciones de Rusia son claras. El jefe del Kremlin, Vladimir Putin, quiere reinstaurar la Unión Soviética y convertirse "en emperador de una nueva URSS, versión 2.00", dijo Yatseniuk. Dijo que, sin embargo, la presión de Rusia había unido al pueblo ucraniano. "Creo que en un par de años premiaremos al régimen ruso con una medalla especial por la unidad de mi país", señaló.