Obama acusa a republicanos ante fecha límite de deuda

El demócrata arremete y advierte que un desacuerdo en el Legislativo será “insensato, catastrófico, caótico” y con los efectos de una “bomba nuclear” sobre la economía global.
En rueda de prensa, el mandatario aseguró que Estados Unidos “siempre” ha pagado.
En rueda de prensa, el mandatario aseguró que Estados Unidos “siempre” ha pagado. (Kevin Lamarque/Reuters)

Washington

El presidente estadunidense, Barack Obama, endureció su discurso hacia los republicanos ante la parálisis de negociaciones en el Congreso sobre el límite legal de endeudamiento, cuando se acerca la fecha que podría marcar, si no hay acuerdo, el primer default en la historia del país.

Obama trató de dar tranquilidad a los acreedores de su país y aseguró ayer en rueda de prensa en la Casa Blanca, que Estados Unidos “siempre pagó sus deudas” y lo seguirá haciendo.

El mandatario advirtió que un desacuerdo que impida aumentar a tiempo el techo de deuda nacional será “insensato, catastrófico, caótico” y con los efectos de una “bomba nuclear”.

El demócrata dijo que una moratoria de EU sería “mucho peor” que el actual cierre de servicios públicos que enfrenta el país por falta de una ley de presupuesto, y sostuvo que la situación “daña la credibilidad” de la nación en el mundo. “Déjenme ser claro, no hay escenario u opción buena, no hay un remedio extraordinario, no hay varita mágica que nos permita evitar el caos que se desencadenaría por primera vez en nuestra historia si no pagamos nuestras facturas”, advirtió Obama, quien acusó a los republicanos de “extorsionar” para conseguir sus demandas.

Los líderes del mundo “no prestan atención solo a lo que digo, sino a lo que hace el Congreso. Y a fin de cuentas, dependerá del presidente de la Cámara (John) Boehner” si ese límite es elevado o no, dijo ante periodistas Obama, en medio de una puja con los republicanos del Legislativo.

Pero el presidente de la Cámara de Representantes insistió ayer en que el aumento del techo de deuda esté vinculado a un compromiso de reducir el gasto público, algo que los republicanos exigen que se centre en partidas sociales y se acompañe con impuestos bajos.

“No podemos aumentar el techo de endeudamiento sin hacer algo sobre las causas que nos están llevando a tomar más dinero prestado y vivir por encima de nuestras posibilidades”, advirtió Boehner en rueda de prensa en el Capitolio.

Boehner opinó que Obama busca una “rendición incondicional” de los republicanos, y afirmó: “Ese no es el modo en que funciona el gobierno”. EU necesita emitir nueva deuda para financiarse. Pero ni la oposición republicana —que domina la Cámara de representantes— ni los demócratas de Obama —que dominan el Senado— parecen dispuestos a ceder y el bloqueo persiste.

El rechazo a un acuerdo y la ausencia de negociaciones entre los dos partidos, alientan el pesimismo a ocho días de la fecha crucial del 17 de octubre.

Pasada esa fecha, y sin aumento del techo de endeudamiento actualmente de 16.7 billones de dólares y ya superado en mayo, EU no podría emitir deuda ni devolver dinero a algunos acreedores en función de los límites actuales dispuestos por el Congreso.

La Casa Blanca, analistas y organismos como el FMI multiplican sus advertencias sobre el potencial impacto de este escenario: alza de las tasas de interés, una vuelta a la recesión, y un duro golpe a la economía mundial.

Mientras tanto, unos 900 mil funcionarios públicos federales se encuentran de vacaciones sin goce de sueldo desde hace una semana, porque el Congreso no aprobó el presupuesto para el año fiscal 2013-2014, pues condiciona su visto bueno a que los demócratas modifiquen el sitema de seguros conocido como “Obamacare”, programa estrella de Obama.

Claves

Garantías a Al Libi

EU aseguró ayer a Libia que está tratando de forma “humanitaria” a Abu Anas al Libi, capturado en Trípoli por ser un presunto lider de Al Qaeda, y sugirió que podría proporcionar acceso al preso a un equipo del Comité Internacional de la Cruz Roja.

La embajadora estadunidense en Libia, Deborah Jones, no precisó si la garantía de tratamiento “humanitario” a Al Libi implica que no estará sometido a coacción física o mental.

Jones señaló que el gobierno de Barack Obama se comprometió hace tiempo a no utilizar las mismas técnicas de interrogatorio que empleaba su predecesor, George W. Bush.