Obama defiende recuperación económica en planta siderúrgica de Cleveland

El presidente de EU justificó las "decisiones duras" tomadas por su gobierno para conseguir que las grandes empresas vuelvan a generar empleo, así como la independencia energética.
 Obama habla a los trabajadores de ArcelorMittal, la mayor empresa acerera del mundo, hoy en Cleveland, Ohio
Obama habla a los trabajadores de ArcelorMittal, la mayor empresa acerera del mundo, hoy en Cleveland, Ohio (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió hoy la recuperación económica y los avances en competitividad impulsados por su gobierno que han permitido que las grandes empresas estén volviendo a generar puestos de trabajo en el país. "Debido a que hemos tomado decisiones duras (...) las fábricas están volviendo a abrir sus puertas, las empresas están contratando nuevos trabajadores. Compañías que estaban enviando puestos de trabajo al extranjero están empezando a hablar de traerlos de nuevo a Estados Unidos", afirmó Obama.

El mandatario realizó estas declaraciones en un breve discurso tras visitar una planta siderúrgica de la compañía ArcelorMittal en Cleveland (Ohio), que tuvo que cerrar temporalmente en 2008 por unos meses en plena recesión económica. Obama subrayó los esfuerzos realizados por su Administración para rescatar con fondos federales en 2009 a la industria automovilística, que tiene una importante presencia económica en el estado de Ohio, y que permitió salvar de la bancarrota a compañías como General Motors y Chrysler, que se proveen de materiales en plantas como la de Cleveland.

"Salvamos más de un millón de puestos de trabajo. Apostamos por el ingenio de Estados Unidos y sus trabajadores, y las cadenas de ensamblaje volvieron a funcionar, y los fabricantes volvieron a construir coches", agregó el mandatario. Ohio, uno de los estados que sufrió un impacto más fuerte de la crisis económica de 2008, fue uno de los principales campos de batalla de las presidenciales de 2012. Aunque cuenta con un gobernador republicano, John Kasich, en los comicios presidenciales Obama se impuso por un estrecho margen al candidato republicano, Mitt Romney.

La planta, ubicada a las afueras de Cleveland, ha anunciado recientes planes de expansión con un nuevo horno de fundición y la contratación de 150 nuevos empleados. En su discurso, el mandatario también aprovechó la ocasión para remarcar los logros alcanzados en materia de independencia energética. "Producimos más gas natural que nadie en el mundo, y ayer mismo conocimos que por primera vez desde 1995 Estados Unidos produce más petróleo propio que el que importamos", subrayó.

Se refería así al informe divulgado ayer por la Administración de Información de Energía (EIA, por su sigla en inglés) que afirma que desde enero de 2009 la producción nacional de petróleo ha pasado de 5.1 millones de barriles por día a los más de 7.7 millones registrados en octubre, lo que significa un incremento de más del 50 % en solo cinco años. Como resultado, recalcó Obama, Estados Unidos cuenta con "una enorme ventaja competitiva" frente a otros países. "Si esta fábrica estuviese en Alemania, los costes energéticos serían del doble. Igualmente en Japón", afirmó el presidente.

Por ello, Estados Unidos es ahora más "atractivo" para las inversiones empresariales y para que los ejecutivos se planteen el retorno de "buenos empleos" para la clase media. Pese a que la tasa de desempleo ha ido bajando paulatinamente desde 2009, aún sigue a niveles tradicionalmente altos para la economía estadunidense, con un 7.3 % en octubre, y es considerada una las principales preocupaciones de los ciudadanos ante lo que se percibe como una aún tímida recuperación.

"También hemos enfrentado nuestros déficit. Mucha gente está preocupada por los déficit. Desde que tomé posesión, los hemos reducido a la mitad", agregó Obama, al comentar la reducción del desfase presupuestario alcanzada en los últimos años. En el año fiscal 2013, que concluyó en septiembre, el gobierno registró un déficit presupuestario de 680 mil millones de dólares, un 38 % menos que en 2012 y el más bajo desde 2008.