Obama llama a recordar lecciones de caída del Muro de Berlín

Mientras el presidente de Estados Unidos recordaba que "los actos de Rusia contra Ucrania" demuestran que hay mucho camino que recorrer, la capital de Alemania se dispone a recordar el 25 ...
El expresidente soviético Mijaíl Gorbachov observa la instalación de luces que recorren el trazado del antiguo muro de Berlín en la capital alemana
El expresidente soviético Mijaíl Gorbachov observa la instalación de luces que recorren el trazado del antiguo muro de Berlín en la capital alemana (EFE)

Washington, Berlín

El presidente Barack Obama pidió este viernes al mundo recordar las lecciones de la caída del Muro de Berlín hace 25 años, en momentos en que "los actos de Rusia contra Ucrania" demuestran que aún hay mucho camino por recorrer.

Berlín dio este viernes el puntapié inicial a las celebraciones por los 25 años de la apertura del Muro, sucedida el 9 de noviembre de 1989, que culminarán el domingo con una gran fiesta para conmemorar este evento histórico, preludio de la reunificación alemana alcanzada once meses más tarde.

"Como muchos estadunidenses, jamás olvidaré las escenas de los habitantes del Berlín del Este tomando con valentía las calles (...), derrumbando el muro que por tanto tiempo los había separado de su familia y amigos, y del mundo libre", escribió el presidente estadunidense.

Obama agregó que 25 años más tarde celebra "los progresos que fueron posibles por los acontecimientos de esa noche de noviembre". "Europa está más integrada, más próspera y más segura", dijo.

"Pero, como nos recuerdan las acciones de Rusia contra Ucrania, tenemos más trabajo que hacer para realizar plenamente nuestra visión común de una Europa unida, libre y en paz", opinó.

El gobierno de Ucrania denunció este viernes la entrada desde Rusia de decenas de tanques y soldados rusos en el este separatista del país, donde en las últimas 24 horas murieron cinco soldados y 31 personas resultaron heridas a pesar del cese el fuego que entró en vigor el 5 de setiembre. "En Europa y más allá, donde sea que los ciudadanos buscan determinar su propio destino, nos guiarán las lecciones de Berlín", manifestó Obama.

El 25 aniversario de la caída del muro de Berlín será el domingo una fiesta eminentemente ciudadana, acorde con el espíritu de la revolución pacífica de 1989 y sin presencia de líderes internacionales, reflejo de las nuevas escisiones globales provocadas por la crisis de Ucrania.

El formato de las conmemoraciones de este domingo sigue el esquema de su precedente inmediato, cinco años atrás, que discurrió entre la Bornholmer Strasse -el primer control fronterizo que alzó su valla a los ciudadanos del este-, la Bernauer Strasse -la calle que simboliza la partición ciudadana- y la Puerta de Brandeburgo.

Por estos lugares, más el auditorio de la Gendarmenmarkt, discurrirán los actos de este aniversario e incluso repetirá presencia uno de sus protagonistas, el director argentino-israelí Daniel Barenboim, cuya Staatskapelle interpretará la Novena Sinfonía de Beethoven desde ese emblemático monumento.

A diferencia de las festividades de 2009, no estarán sobre el escenario acompañando a la canciller Angela Merkel los líderes de las cuatro potencias que, tras la Segunda Guerra Mundial, dividieron Alemania y Berlín -Estados Unidos, Reino Unido, Francia y la URSS-.

Cinco años atrás, sí arroparon a la canciller el entonces premier británico, Gordon Brown, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el ruso Dmitri Medvédev, mientras que por parte de EU acudió la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Merkel compartirá ahora espacio y discursos institucionales con el presidente del país, Joachim Gauck, crecido en la extinta República Democrática Alemana (RDA) como la propia canciller, así como el alcalde de la ciudad, Klaus Wowereit. La intención es que sea una fiesta más ciudadana que institucional, explicó en un encuentro con medios internacionales el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert.

Merkel pronunciará el primer discurso del día en la Bernauer Strasse, donde inaugurará una exposición permanente centrada en la vida diaria detrás del muro que durante 28 años partió Berlín, mientras que ante la Puerta de Brandeburgo se esperan intervenciones más breves.

Ante el emblemático monumento tendrá lugar la parte festiva de la jornada, con actuaciones de grupos alemanes, principalmente, así como de Peter Gabriel, que interpretará el mítico "Heroes".

Sobre las 18:00 hora GMT se soltarán al cielo berlinés los cerca de siete mil globos blancos, distribuidos desde este viernes a lo largo de 15 kilómetros de lo que fue el trazado del muro, tras lo que Barenboim se pondrá al frente de su orquesta.

También en ese apartado se sigue el esquema marcado en 2011, cuyo plato fuerte fue el "derribo" de un dominó hecho de piezas gigantes, sobre el trazado de la antigua división y pintadas por artistas, escolares y estudiantes.

El concepto y la escenografía son semejantes, como lo es el espíritu de plasmar la alegría por el nuevo Berlín, la nueva Alemania y la nueva Europa surgidos de un muro que echó abajo la presión del pueblo, más la voluntad política de los antiguos aliados.

Cinco años atrás, en el aniversario de la caída del muro se mezclaron muchos pronunciamientos dando por sellada la Guerra Fría. Lo cierto es que ahora resultaría complejo subir al escenario al presidente ruso, Vladímir Putin, rodeado por los líderes occidentales con mensajes similares, en medio del conflicto ucraniano.

Los mandatarios actuales no acudirán a Berlín y sus predecesores que negociaron la reunificación alemana tampoco tendrán el papel que tuvieron en 2009. Cinco años atrás, el excanciller Helmut Kohl, el último líder soviético, Mijaiíl Gorbachov, y el expresidente de EU George Bush (padre) recordaron juntos en Berlín, unos días antes del aniversario, lo que fue una obra de arte de la diplomacia, como se suele denominar a la reunificación.

Gorbachov participa estos días en actos paralelos, invitado al foro "Cinema for Peace" entre otras iniciativas privadas, y será recibido por Merkel el lunes.

Kohl atraviesa una de sus fases de distanciamiento con la Unión Cristianodemócrata (CDU) que presidió durante 25 años y se ha dedicado estas semanas a acusar a Occidente de falta de tacto hacia Moscú, al tiempo que atribuía la caída del muro no a la acción ciudadana, sino a la debilidad de la URSS bajo Gorbachov.

Gorbachov aboga por diálogo

Gorbachov consideró hoy que el muro de Berlín cayó cuando la sociedad alemana había madurado y destacó que tanto el país como la ciudad son ahora muy distintos a los de su primera visita, en 1966.

"Hace años que no estaba en Berlín. La primera vez que estuve fue en 1966, era Berlín Oriental y era la RDA. Recuerdo una ciudad sombría y un país sombrío. Ahora veo lo hermosos que se han vuelto el país y la ciudad con el tiempo", dijo Gorbachov en un acto en el antiguo paso fronterizo de Check Point Charlie.

"Felicitaciones a todos los berlineses por este aniversario", agregó el ex mandatario soviético, considerado una de las figuras claves que llevó a la caída del muro de Berlín hace ahora 25 años.

Gorbachov explicó que durante su visita a Berlín espera mantener una serie de encuentros interesantes -el lunes será recibido por la canciller, Angela Merkel- y no sólo con dirigentes políticos, sino sobre todo con ciudadanos.

Tras su intervención, fue invitado a dejar la huella de sus manos en un pedazo original del muro de Berlín y se sometió al proceso mientras se proyectaba una película con escenas de la historia del muro, desde su construcción hasta su caída, con "The Wall" de Pink Floyd como música de fondo.

La película recogió la legendaria frase de John F. Kennedy "Ich bin ein berliner" (soy un berlinés), así como el célebre llamamiento de Ronald Reagan "Mr Gorbachov, Take Down This Wall" (Señor Gorbachov, tumbe usted este muro). Cuando se oyeron las palabras de Reagan, Gorbachov hizo un gesto, volvió a coger el micrófono y retomó su intervención inicial.

"En visitas a Estados Unidos muchas veces me han preguntado cómo tomé el llamamiento del presidente Reagan. La verdad es que en su momento no lo tomé en serio. Sabía que era un actor y creí que se trataba sólo de una buena escenificación", dijo.

"Para que cayera el muro de Berlín se necesitaban muchas cosas y llegó el momento en que la sociedad alemana había madurado para ello", añadió. Gorbachov, que había sido recibido como "el hombre que hizo posible que nos reunamos aquí en paz", terminó su segunda intervención señalando que se alegraba de haber contribuido "un poco a que los berlineses puedan celebrar hoy este aniversario".

El expresidente soviético llamó además a "aprender las lecciones de la historia" y abogó hoy por el diálogo entre Berlín y Moscú, convencido de que, "cuando alemanes y rusos se entienden, le va bien a todo el mundo, no sólo a ellos".

Aunque sin citarla, Gorbachov hizo referencia con estas palabras, a la crisis de Ucrania: "Ojalá no perdamos el momento oportuno para resolver las tensiones que vivimos", añadió.