Obama propone que policías lleven cámaras en su uniforme

El presidente de EU  propondrá invertir 263 mdd en tres años para medidas en las policías locales, entre ellas que 50 mil agentes lleven cámaras que graben sus interacciones con civiles, mientras ...
Manifestantes participan en una jornada de marchas en todo EU en solidaridad con Michael Brown en Union Square, Nueva York
Manifestantes participan en una jornada de marchas en todo EU en solidaridad con Michael Brown en Union Square, Nueva York (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, propondrá hoy invertir 263 millones de dólares a lo largo de tres años para varias medidas relacionadas con las policías locales, entre ellas una que obligaría a unos 50 mil agentes más a llevar cámaras en su uniforme que graben sus interacciones con civiles.

El anuncio, adelantado por la Casa Blanca, supone el primer paso concreto de la Administración para responder a las tensiones generadas a raíz de los disturbios en Ferguson (EU, Misuri) por la muerte del joven afroamericano Michael Brown a manos del policía blanco Darren Wilson, e impulsar mejores relaciones entre los agentes y las comunidades.

Además, Obama está preparando una orden ejecutiva para aumentar la supervisión de los programas y fondos federales que proporcionan equipos militares a agencias de policía locales y estatales, aunque no bloqueará la transferencia de ese tipo de equipamiento, muy cuestionado por activistas.

"Hemos visto que, en muchos casos, estos programas verdaderamente sirven para cosas buenas. Lo que se necesita es más consistencia en cómo se implementan y cómo se auditan", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su conferencia de prensa diaria.

El mandatario quiere pedir a su equipo que le entregue dentro de 120 días recomendaciones para aumentar la "rendición de cuentas" en el uso de esos equipos militares, en particular para explicar "para qué van a usarse" y certificar que los policías están bien formados para ello, declaró a los periodistas una fuente de la Casa Blanca.

El paquete de 263 millones de dólares en tres años incluye 75 millones para aumentar el uso de cámaras que se pueden portar en el uniforme, ampliar la formación de los agentes locales, añadir recursos para reformar departamentos de policía y fomentar la relación del Departamento de Justicia con las agencias del país.

Las propuestas serán remitidas hoy al Congreso, y se espera que la Casa Blanca pida que los legisladores incluyan al menos parte de los fondos en un presupuesto para el año fiscal 2015 que los congresistas tienen previsto aprobar antes del 11 de diciembre.

Las medidas se extraen de una revisión que la Casa Blanca ha hecho de la ayuda federal otorgada a las agencias estatales y locales, y que encuentra una "falta de consistencia" en cómo se administran esos programas. Obama explicará hoy esas propuestas en tres reuniones relacionadas con las tensiones en Misuri, la primera de ellas con miembros de su gabinete.

A continuación, Obama y el vicepresidente, Joseph Biden, tienen previsto verse con líderes de derechos civiles y jóvenes activistas; para después encontrarse con funcionarios locales, jefes de policía y líderes religiosos con los que conversarán sobre cómo mejorar las relaciones entre ciudadanos y agentes de seguridad.

Mientras, Nueva York espera con preocupación la decisión de un jurado por el homicidio de un hombre negro cuando era detenido por la policía en julio pasado, un caso con puntos en común con lo ocurrido en Ferguson.

Eric Garner, de 43 años y sospechoso de vender cigarrillos ilegalmente, murió el pasado 17 de julio luego de haber sido sometido por la fuerza por varios policías blancos tras intentar resistirse en Staten Island, frente a Manhattan.

En un video aficionado se ve a uno de los agentes tomándolo por el cuello, una práctica prohibida en Nueva York. Obeso y asmático, Garner, padre de tres niños, se queja en varias ocasiones de no poder respirar. Perdió luego el conocimiento y fue declarado muerto en el hospital.

Su deceso fue calificado como homicidio por la oficina forense de la ciudad y volvió a dejar al descubierto las tensiones raciales en Nueva York y aumentado la presión sobre las autoridades.

Ahora se espera en cualquier momento la decisión de un jurado popular de Staten Island sobre si el policía Daniel Pantaleo, que aparece en el video tomando del cuello a Garner, debe ser inculpado por lo ocurrido.

Las autoridades de la ciudad saben que el anuncio puede dar lugar a nuevas manifestaciones potencialmente más importantes que las que se han llevado a cabo en los últimos días por el caso de Michael Brown, el joven negro abatido por un oficial blanco en Ferguson (Misuri, centro-sur de EU) en agosto pasado.

Cuando un jurado de Misuri anunció el lunes pasado que no halló evidencia suficiente para procesar al policía Darren Wilson, estallaron movilizaciones, algunas de ellas violentas, en todo Estados Unidos. En Nueva York, una treintena de personas fueron detenidas en marchas en protesta por la muerte de Brown.

Unos cientos de manifestantes volvieron a salir hoy a la calle en Times Square coreando uno de los lemas de las protestas, "¡Manos en alto, no disparen!", y recostándose en la acera para homenajear al joven muerto.