Obama advierte riesgos por propuesta presupuestal republicana

El presidente estadunidense dijo que la propuesta republicana para el  presupuesto de 2015 golpeará severamente a la clase media
El presidente de EU, Barack Obama, hace una declaración sobre el tiroteo en Fort Hood desde Chicago, Illinois.
El presidente de EU, Barack Obama (Reuters)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió hoy de que el presupuesto para el año fiscal 2015 presentado por los republicanos esta semana "hundirá las oportunidades para las familias trabajadoras" y recortará inversiones en educación, infraestructuras e investigación.


En su discurso de radio de los sábados, Obama reiteró que el presupuesto presentado por el republicano Paul Ryan en la Cámara baja supondrá enormes recortes de impuestos a los más ricos, mientras que será la clase media quien sufra los recortes en educación o infraestructuras.

"El presupuesto republicano empieza por ofrecer reducciones de impuestos enormes a las familias que ganan más de 1 millón de dólares al año", apuntó.

"En segundo lugar, para evitar un aumento en el déficit, tendrían que subir los impuestos a las familias de clase media con hijos. Y después, ese presupuesto obligaría a hacer grandes recortes en las inversiones que ayudan a nuestra economía a generar empleo, como la educación y la investigación científica", subrayó.

El presidente estadounidense también se refirió a la intención de los republicanos de acabar con la Ley de Cuidado de Salud Asequible, la famosa reforma sanitaria que impulsó en 2010 y a la que ya se han inscrito 7 millones de estadounidenses.

"Las políticas que benefician a unos pocos afortunados y que dificultan que las personas trabajadoras que viven en Estados Unidos alcancen el éxito no son lo que necesitamos ahora mismo. Nuestra economía no crece mejor de arriba hacia abajo; crece mejor desde el centro hacia afuera. Eso es lo que consigue mi plan de oportunidades, y es por lo que seguiré luchando", agregó Obama.

Según los republicanos, su propuesta para 2015 reduciría el gasto público en 5,1 billones de dólares con el objetivo de afianzar el crecimiento económico y comenzar a pagar la deuda externa que acumula el país.

Republicanos y demócratas alcanzaron un histórico acuerdo presupuestario el pasado diciembre planteado hasta 2015 tras años de desencuentros.