Obama no quiere negociar, afirma líder republicano Boehner

Acabó sin avances la reunión en la Casa Blanca entre el presidente y los líderes del Congreso, al mantener el mandatario la financiación de la reforma sanitaria, mientras la Cámara de ...

Washington DC -Baltimore

El republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, abandonó hoy las negociaciones con el presidente Barack Obama, alegando que los demócratas no quieren negociar el fin del cierre parcial del gobierno. Las conversaciones en la Casa Blanca entre las dirigencias demócrata y republicana parecían tener pocos avances para poner fin al cierre iniciado el martes.

"El presidente ha repetido una vez más que no quería negociar", se quejó Boehner. Los legisladores del Partido Republicano esperaban suprimir el financiamiento a la reforma de salud promulgada por Obama a cambio de aprobar el presupuesto federal.

Tras la salida de Boehner de la residencia presidencial, el jefe de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, excluyó cualquier posibilidad de ceder respecto de esa reforma, bautizada "Obamacare", que fue aprobada en 2010 y fue luego refrendada por la Suprema Corte.

Reid afirmó que Boehner no ha querido aceptar una propuesta para negociar un presupuesto a largo plazo y sentenció que su partido "no se moverá" en su reivindicación de que el debate no se vincule a la reforma sanitaria.

De otra parte, la Cámara de Representantes estadounidense, controlada por los republicanos, aprobó hoy medidas para reactivar ciertos servicios del Estado federal cuyo cierre comienza a provocar un escándalo, pero Obama amenazó con oponer su veto.

El plan es el quinto presentado desde el sábado por los republicanos y también parece destinado al fracaso, ya que los demócratas del Senado reclaman una ley general de finanzas para seis semanas, que cubriría el conjunto de las oficinas del Estado, no "por trozos".

Los Representantes aprobaron dos mini-iniciativas, una para financiar la apertura de parques, museos y monumentos nacionales e institutos nacionales de Salud (NIH), que realizan investigación contra enfermedades graves como el cáncer.

La otra medida aprobada -con el apoyo demócrata- concierne los servicios municipales de la capital federal Washington, cuyo presupuesto depende del Congreso. El jefe de la mayoría demócrata del Senado respondió hoy negativamente, denunciando lo que calificó como táctica "irresponsable y peligrosa" de sus adversarios.

"Con qué derecho pueden seleccionar y elegir qué parte del Estado van a financiar?", preguntó Harry Reid en conferencia de prensa. Los republicanos eligieron sectores cuya parálisis desencadenó un escándalo político, con la esperanza de responsabilizar a los demócratas de la crisis. "El líder de los demócratas dice a los niños cancerosos que no los ayudará", escribió el republicano Steve Stockman en Twitter.

El demócrata Chris Van Hollen replicó que "si se quiere reabrir nuestros parques nacionales, si se quiere realmente ayudar a nuestros veteranos, hay una manera muy simple de hacerlo, muy rápidamente: el presidente de la Cámara debe permitir una votación" sobre la ley general de finanzas.

La imagen de ex combatientes en sillas de ruedas bloqueados frente a las barreras que impiden el acceso al memorial de la Segunda guerra mundial en Washington, fue extensamente difundida por los republicanos, que acusan a los demócratas de faltar el respeto a los veteranos de guerra.

Pero aunque esas iniciativas sean aprobadas luego por el Senado, la Casa Blanca anunció hoy que Obama opondrá su veto, pues lo considera una maniobra para desfinanciar su reforma de la salud, aprobada en 2010.