Obama busca apoyo de líderes políticos para aislar a Rusia

El presidente estadunidense se reunió con los líderes del Congreso para asegurarse de que cuenta con su aprobación a su estrategia ante Moscú tras la anexión de Crimea, mientras Rusia rechaza las ...
Soldados rusos saltan de su tanque durante ejercicios militares en la región sureña de Volvogrado
Soldados rusos saltan de su tanque durante ejercicios militares en la región sureña de Volvogrado (AFP)

Washington

El presidente estadunidense Barack Obama buscó hoy consolidar el apoyo de los líderes del Congreso a su estrategia para aislar a Moscú y apoyar a Ucrania, luego de la incorporación de la rusófona Crimea a Rusia. La relativamente inusual reunión entre el presidente y líderes de ambos partidos de la Cámara baja y el Senado sobre un tema de política exterior -prerrogativa del ejecutivo estadunidense- tuvo lugar luego de que el presidente firmara una iniciativa que otorga a Kiev garantías de préstamo por mil millones de dólares.

Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que Obama informó al presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y a la jefa de la bancada demócrata, Nancy Pelosi, así como al líder del Senado Harry Reid y al líder de la minoría republicana Mitch McConnell, sobre sus consultas con líderes mundiales en Europa la semana pasada, en medio de la peor crisis este-oeste desde el fin de la Guerra Fría. Obama destacó el "esfuerzo coordinado internacional en apoyo a Ucrania y para aislar a Rusia por su violación de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania", dijo el portavoz.

Aunque ha habido duras críticas de los republicanos sobre la anterior política de Obama hacia Rusia, existe una hostilidad bipartidaria contra el presidente Vladimir Putin en Washington y voluntad de adoptar nuevas sanciones si Moscú ingresa en Ucrania las tropas que ahora concentra en sus fronteras. Estados Unidos advirtió hoy a Rusia que no use los precios de la energía como instrumento coercitivo, luego que Moscú dejara sin efecto sus tarifas más económicas para Ucrania.

El primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, anunció más temprano el cambio, elevando efectivamente el precio de 100 a 485 dólares por cada mil metros cúbicos de gas. Además, Rusia rechazó hoy las acusaciones de Ucrania de que sus servicios secretos estuvieron implicados en la muerte de cerca de 90 personas durante las manifestaciones de febrero que provocaron la caída del régimen prorruso en Kiev.

"Agentes del FSB (los servicios secretos rusos, ndlr) participaron en la planificación y la ejecución de la supuesta operación antiterrorista" durante las manifestaciones de Maidan, la plaza de la Independencia en el centro de la capital, afirmó el nuevo jefe de los servicios de seguridad ucraniano, Valentin Nalivaichenko, en la presentación de los resultados preliminares de la investigación sobre los disparos mortales de los francotiradores. El balance de esas jornadas sangrientas, del 18 al 20 de febrero, ascendió a cerca de 90 muertos.

El entonces presidente prorruso Victor "Yanukovich dio la orden criminal de disparar contra los manifestantes entre el 18 y el 20 de febrero", añadió, acompañado por el ministro de Interior provisional ucraniano, Arsen Avakov. Esta versión "se contradice con muchísimas pruebas que demuestran lo contrario", reaccionó el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, en una conferencia de prensa.

Lavrov citó en particular una conversación telefónica entre la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, y el ministro estonio de Relaciones Exteriores, Urmas Paet, grabada clandestinamente, en que se hablaba de una posible implicación de la oposición ucraniana en los hechos. "La verdad debe establecerse en forma transparente y su total integridad", agregó Lavrov. El FSB también negó su implicación en los hechos. La fiscalía ucraniana anunció además el arresto de once miembros de las fuerzas especiales antidisturbios Berkut y de sus responsables por su implicación en los disturbios.

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, declaró por su parte a la BBC que Yanukovich, sobre el que pesa ya una orden de busca y captura por "asesinatos en masa", "será procesado". El ex presidente, refugiado en Rusia, ya había desmentido por adelantado toda responsabilidad el miércoles, en una televisión rusa. Después de tres meses de violentas manifestaciones contra el gobierno en Kiev, a finales de febrero se vivieron dos días de intensos enfrentamientos que llevaron al parlamento ucraniano a expulsar del poder al presidente prorruso y a su gobierno.

En muchos casos las víctimas fallecieron por disparos aparentement de francotiradores. Ambas partes se acusan mutuamente de haber desatado la violencia pero hasta ahora no se había llevado a cabo una investigación de los hechos. Según las autoridades rusas, fueron los grupos ultranacionalistas ucranianos los primeros en disparar contra la policía, en un intento de atribuir la violencia al presidente Yanukovich y a sus aliados de Moscú.

Los enfrentamientos han puesto de relieven las divisiones de este país de 46 millones de habitantes entre las zonas favorables a Moscú (principalmente en el este y el sur) y los partidarios de acercarse a Occidente y a la Unión Europea. Además de la subida del precio del gas, Moscú reclamó a Kiev que reembolse cuanto antes su deuda energética, cifrada en 2,200 millones de dólares, cuando la economía de la ex república soviética está en crisis.

El ministro ucraniano de la Energía, Yuri Prodan, consideró el nuevo precio del gas "inaceptable para Ucrania, es un precio político". Para tratar de ayudar a Kiev, el Parlamento Europeo aprobó el jueves la casi anulación de los derechos de aduana para la exportación de productos ucranianos hacia la Unión Europea. Las nuevas acusaciones del gobierno de Kiev podrían intensificar aún más la tensión entre Rusia y los países occidentales. La Agencia Europea de la Seguridad Aérea recomendó a las aerolíneas evitar el espacio aéreo de Crimea debido a "graves riesgos" para la seguridad.

El miércoles el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, calificó de "increíblemente inquietante" la presencia masiva de tropas en la frontera ucraniana. Lavrov respondió hoy a la OTAN pidiéndole explicaciones por el refuerzo de su presencia en Europa del Este y aseguró que los movimientos de tropas rusas respetan los acuerdos en vigor. Tras la destitución de Yanukovich en febrero, la península de Crimea, donde la mayoría de sus dos millones de habitantes son de origen y lengua rusas, votó en un referéndum su integración a Rusia, refrendada poco después por el parlamento y el gobierno de Moscú.