Obama homenajeó a Rousseff con cena en la Casa Blanca

La presidenta de Brasil y su par estadunidense realizaron a media tarde una sorpresiva visita a los monumentos en homenaje a Martin Luther King Jr, y hablaron sobre su legado.
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (c), habla con Barack Obama (i) durante su visita al Martin Luther King Jr. Memorial en Washington
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff (c), habla con Barack Obama (i) durante su visita al Martin Luther King Jr. Memorial en Washington (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, homenajeó hoy en la Casa Blanca a la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, en la víspera de una serie de reuniones que deberán marcar el relanzamiento de la relación bilateral.

Obama recibió a Rousseff en la Casa Blanca para una cena con un selecto grupo de 20 invitados, en la que cada mandatario estaba acompañado de ministros o asesores. Rousseff estaba ladeada por su canciller, Mauro Vieira, y su ministro de Defensa, Jaques Wagner, al tiempo que Obama era flanqueado por su vicepresidente, Joe Biden, y Susan Rice, su asesora de Seguridad Nacional.

Al promediar la tarde de hoy, poco después de llegar a Washington proveniente de Nueva York, Rousseff se había sumado a Obama en una sorpresiva visita conjunta a los monumentos en homenaje al líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr., en el centro de Washington.

De acuerdo con la presidencia estadunidense, Obama y Rousseff conversaron en la ocasión sobre el legado de King sobre "la igualdad y la justicia, y contra el racismo y la intolerancia". Los mandatarios no formularon declaraciones durante la visita, que duró unos 20 minutos.

En la capital estadunidense, Rousseff mantendrá el martes una larga reunión con Obama en el Salón Oval de la Casa Blanca, en un encuentro que los dos países consideran el primer paso en un nuevo capítulo de las relaciones bilaterales.

Los lazos entre Brasília y Washington sufrieron un verdadero terremoto en 2013 ante las revelaciones de que la inteligencia estadunidense había interceptado teléfonos personales de Rousseff. El escándalo motivó la postergación de una visita a Estados Unidos programada para octubre de ese año.

Sin embargo, los dos gigantes del continente coinciden en afirmar que pasaron esa página difícil de su relación bilateral y están dispuestos a escribir un nuevo capítulo, basado en la cooperación bilateral y en la ampliación del comercio.

Además de la reunión con Obama, Rousseff será homenajeada por el vicepresidente Joe Biden en el Departamento de Estado, y posteriormente cerrará un seminario sobre Brasil en la Cámara Estadunidense de Comercio.

Restricciones a carne vacuna

En tanto, la presencia de Rousseff en Washington coincidió con el anuncio del departamento estadunidense de Agricultura de una flexibilización de las restricciones a la importación de carne vacuna de varias regiones de Brasil y Argentina.

En el caso brasileño será permitida la importación de carne de los estados de Bahia, el Distrito Federal, Espirito Santo, Goiás, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, Paraná, Rio Grande do Sul, Rio de Janeiro, Rondonia, Sao Paulo, Sergipe y Tocantins.

La ministra brasileña de Agricultura, Kátia Abreu, mantuvo en la jornada reuniones con altos funcionarios estadunidenses del sector agrícola y de seguridad fitosanitaria, y al fin de las conversaciones destacó el fin de quince años de restricciones.

El ministerio brasileño de Agricultura estimó que las nuevas medidas permitirían a Brasil vender hasta cien mil toneladas de carne a Estados Unidos en los próximos cinco años.

A su vez, el ministro brasileño de Defensa, Jaques Wagner, mantuvo un encuentro en el Pentágono con su homólogo estadunidense, Ash Carter, con quien analizó opciones para profundizar la incipiente cooperación en el área de seguridad y defensa.

De acuerdo con el Pentágono, Carter y Wagner discutieron "los preparativos de seguridad para los próximos Juegos Olímpicos", que se realizarán el año que viene en la ciudad brasileña de Rio de Janeiro.

En Nueva York, Rousseff había participado de la clausura de un seminario con empresarios e inversionistas en el que presentó las oportunidades de negocios en Brasil en el área de infraestructura. La economía brasileña, la mayor de América Latina y la séptima del mundo, atraviesa su quinto año de lento o nulo crecimiento y se contraerá 1.2% en 2015, según datos oficiales.