Obama firma ley de fondos que deja intacta medidas migratorias

La ley otorga fondos al Departamento de Seguridad Nacional hasta el próximo 30 de septiembre, con lo que quedan a salvo sus medidas sobre migración, que los republicanos no pudieron bloquear.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, momentos antes de firmar la ley de fondos en la Casa Blanca
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, momentos antes de firmar la ley de fondos en la Casa Blanca (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó hoy la ley que otorga fondos al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) hasta el próximo 30 de septiembre y que deja intactas sus medidas ejecutivas sobre inmigración, tras el fracaso del intento republicano de bloquearlas.

"Quiero agradecer a los miembros del Congreso por lograr una ley que garantiza que vamos a poder continuar financiando el extraordinario trabajo de nuestros hombres y mujeres en el Departamento de Seguridad Nacional", dijo Obama a los periodistas tras firmar el texto en el Despacho Oval.

La ley, aprobada este martes en el Congreso, financiará al DHS, que tiene competencia en la lucha antiterrorista e inmigración, entre otros asuntos, hasta el fin del año fiscal, que concluye el 30 de septiembre.

Tras dos semanas de debate a causa de la presión de un sector de los republicanos para supeditar la financiación del DHS a bloquear las medidas migratorias del mandatario, la Cámara baja aprobó finalmente el texto sin condiciones, que ya había recibido el visto bueno del Senado.

Obama tomó la decisión de actuar unilateralmente en inmigración tras las elecciones legislativas del pasado noviembre, ante la incapacidad del Congreso para llegar a un acuerdo sobre una reforma migratoria integral.

Sus medidas buscan evitar que cerca de 5 millones de inmigrantes indocumentados que cumplan ciertos requisitos sean deportados a sus países de origen, al tiempo que priorizan la expulsión de aquellos que hayan cometido delitos o sean un peligro para el país.

Desde entonces, el ala más conservadora del Partido Republicano ha tratado de bloquear esas medidas, tanto por la vía legislativa como por la judicial. A mediados de febrero, el juez federal Andrew Hanen suspendió temporalmente el plan migratorio de Obama, cuya primera fase ya debía estar en marcha, mientras considera una demanda interpuesta por 26 estados, gobernados por conservadores y que lo consideran anticonstitucional.

Esa coalición de estados solicitó el martes al juez Hanen que mantenga la suspensión de las medidas migratorias tras el recurso de urgencia presentado por el Gobierno la semana pasada para poder empezar la aplicación de las medidas hasta que haya una resolución en firme.