Obama firma leyes de presupuesto y defensa

Desde Hawai, donde pasa sus vacaciones, el mandatario avaló la ley presupuestaria fruto de una dura negociación y una normativa que da un paso hacia el cierre definitivo de la prisión de Guantánamo.
Obama y su mujer, Michelle, abandonan su residencia vacacional en Hawai para una excursión en Kailua
Obama y su mujer, Michelle, abandonan su residencia vacacional en Hawai para una excursión en Kailua (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó hoy la ley de presupuesto para los dos próximos años, votada tras una ardua negociación entre demócratas y republicanos, y una normativa sobre defensa que da un paso hacia el cierre definitivo de la prisión de Guantánamo. Tras firmar la legislación desde Hawai, donde pasa en familia las vacaciones de fin de año, el presidente alabó la Ley de Autorización de Defensa Nacional por permitir la repatriación acelerada de detenidos en la base naval de la bahía de Guantánamo, en la isla de Cuba.

"Estoy alentado porque esta legislación brinda al ejecutivo mayor flexibilidad para transferir al exterior a detenidos en Guantánamo, y espero trabajar con el Congreso para dar los pasos adicionales necesarios para cerrar la instalación", dijo Obama en un comunicado. La ley todavía prohíbe el traslado de presos de Guantánamo a Estados Unidos, restricción a la que Obama se opone.

"El funcionamiento continuado de la instalación debilita nuestra seguridad nacional consumiendo recursos, dañando nuestras relaciones con aliados y compañeros claves e incentivando a extremistas violentos", agregó. Con respecto al presupuesto, se considera que el texto promulgado enviará una señal de mayor estabilidad fiscal del país, tras el drama provocado por el cierre parcial de los servicios del gobierno federal en octubre.

Este compromiso bipartidario, aprobado a mediados de diciembre por las dos cámaras del Congreso, establece el marco de los gastos para 2014 y 2015, al tiempo que anula parte de los recortes automáticos que debían entrar en vigor el 1 de enero. Gracias a esta anulación parcial de los recortes, los gastos del gobierno federal evolucionarán al alza en 2014 tras dos años de baja histórica, pasando de 967 mil millones de dólares en 2013 a 1.012 billones en 2014 y 1.014 billones en 2015.

Los gastos militares, que iban a sufrir una clara reducción, aumentarán ligeramente, mientras que grandes reformas del Estado de bienestar (programas de jubilaciones, salud, ayuda sociales) y del código fiscal han sido indefinidamente postergadas.