Obama, "feliz" con nueva propuesta republicana

El presidente estadunidense mostró una actitud positiva ante el apaciguamiento aunque preferiría una solución de largo plazo, mientras los mercados reaccionan positivamente.
John Boehner (d) camina junto a un grupo de legisladores en la Cámara baja después de una votación
John Boehner (d) camina junto a un grupo de legisladores en la Cámara baja después de una votación (AFP)

Washington DC -Baltimore

Líderes republicanos anunciaron hoy que propondrían a Barack Obama postergar varias semanas el vencimiento del plazo de la deuda, en una solución temporaria que busca evitar una cesación de pagos de Estados Unidos, tras lo cual el presidente se mostró feliz aunque preferiría una solución a largo plazo.

"El presidente está feliz de que un apaciguamiento finalmente parece reinar en la Cámara, y que ahí por lo menos parecen reconocer que la cesación de pagos no es una alternativa", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, anunció poco antes que se organizaría una votación para levantar el límite legal de la deuda de forma "temporaria" a cambio de que se lleven a cabo negociaciones sobre el presupuesto y de una reforma de los programas sociales, entre los cuales el sistema de jubilación.

Según varios legisladores, esta prórroga sería de seis semanas, lo que llevaría al 22 de noviembre la nueva fecha en la cual el Congreso debería aprobar un aumento del techo de la deuda.

"Lo que discutimos como grupo (republicano) es una extensión temporaria del techo de la deuda, a cambio de un compromiso real de este presidente y del líder de la mayoría del Senado (demócrata) de sentarse a negociar sobre los acuciantes problemas que enfrenta todo el pueblo estadounidense", dijo Boehner, quien junto con otros republicanos prevé reunirse con Obama en la Casa Blanca a las 20:35 hora GMT.

Sin embargo, su propuesta no detendría la paralización que afecta a la mayoría de las dependencias gubernamentales. Obama exigió el fin de esta paralización antes de iniciar negociaciones. Tras el anuncio, los mercados reaccionaban positivamente con los principales indicadores al alza.

China por su parte manifestó que espera una solución "lo antes posible" a la crisis presupuestaria estadunidense a fin de que no "obstaculice" la "reactivación y el desarrollo futuro de la economía mundial" , declaró hoy el gobernador adjunto del Banco Central chino, Gang Yi.

Asimismo, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, manifestó en conferencia en Nueva York que "existe el convencimiento de que se encontrará un acuerdo".

La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, advirtió más temprano que si Estados Unidos cae en cesación de pagos, "habrá consecuencias muy, muy negativas para la economía de Estados Unidos y habrá consecuencias muy negativas fuera de la economía estadounidense".

La mañana del jueves, el secretario del Tesoro, Jacob Lew, no se había manifestado en contra de una extensión de plazo pero advirtió que una prolongación del bloqueo presupuestario hasta el último minuto podría resultar "muy peligroso".

El límite de la deuda, de 16.7 billones de dólares, fue alcanzado en mayo y el Tesoro no pudo seguir pidiendo dinero prestado sino a través de medidas "extraordinarias". Pero luego del 17 de octubre, la entidad ya advirtió que no estaría en condiciones de pedir más fondos, y que sus entradas se limitarían a unos 30 mil millones de dólares y a los ingresos fiscales subsecuentes.

"Si no tenemos suficiente dinero, será imposible para EU cumplir con todas sus obligaciones, incluido el pago de jubilaciones y de pensiones de salud, los pagos a nuestros militares y veteranos de guerra, y los contratos con los subcontratistas privados, por primera vez en nuestra historia", advirtió Lew.

La fecha exacta en que EU debería entrar en cesación de pagos sigue incierta, porque los ingresos fiscales diarios y pagos obligatorios varían de forma imprevista. La oficina del Presupuesto del Congreso (CBO) estimaba en septiembre que la fecha se situaría entre el 22 de octubre y fin de mes. "Es imposible predecirlo con exactitud", dijo hoy Jacob Lew.

El ministro también rechazó la idea de que el Tesoro podría tranquilizar los mercados priorizando algunos pagos, como por ejemplo los intereses de la deuda, por encima de otro, como los subcontratistas. "No sé cómo hacer para elegir entre la jubilación, los excombatientes, la salud o la ayuda alimentaria", dijo, al explicar que sería jurídica y técnicamente difícil de realizar.

"Llenamos unos 80 millones de cheques por mes, el sistema es automático", explicó. "Sería un caos". Unos 900 mil funcionarios públicos federales están de licencia sin goce de sueldo desde el 1º de octubre porque el Congreso no aprobó un presupuesto para el año fiscal 2013-2014, que comenzó en esa fecha.

Sin embargo el Senado estadunidense aprobó hoy por unanimidad el restablecimiento del pago de indemnizaciones a familiares de soldados muertos, cuya suspensión a causa de la parálisis presupuestaria había desatado un escándalo.

Cuando Obama promulgue la propuesta, que ya aprobó la Cámara de Representantes, cada familia recibirá cien mil dólares de indemnización, ayudas para vivienda y reembolso de los funerales.

NOTA B

Líderes republicanos anunciaron hoy que propondrían a Barack Obama postergar varias semanas el vencimiento del plazo de la deuda, en una solución temporaria que busca evitar una cesación de pagos, tras lo cual el presidente se mostró feliz aunque preferiría una solución a largo plazo.

"El presidente está feliz de que un apaciguamiento finalmente parece reinar en la Cámara, y que ahí por lo menos parecen reconocer que la cesación de pagos no es una alternativa", dijo el portavoz de la Casa Blanca Jay Carney.

El presidente de la Cámara de Representantes John Boehner anunció poco antes que se organizaría pronto una votación para levantar el límite legal de la deuda de forma "temporaria" a cambio de que se lleven a cabo negociaciones sobre el presupuesto y de una reforma de los programas sociales, entre los cuales el sistema de jubilación.

"Veremos lo que los republicanos de la Cámara de Representantes proponen y veremos lo que puedan aprobar y lo consideraremos entonces", agregó Carney. Según varios legisladores, esta prórroga sería de seis semanas, lo que llevaría al 22 de noviembre la nueva fecha en la cual el Congreso debería aprobar un aumento del techo de la deuda.

"Lo que discutimos como grupo (republicano) es una extensión temporaria del techo de la deuda, a cambio de un compromiso real de este presidente y del líder de la mayoría del Senado (demócrata) de sentarse a negociar sobre los acuciantes problemas que enfrenta todo el pueblo estadunidense", dijo Boehner, quien junto con otros republicanos prevé reunirse con Obama en la Casa Blanca a las 20:35 hora GMT.

Sin embargo, su propuesta no detendría la paralización que afecta a la mayoría de las dependencias gubernamentales desde el 1 de octubre pasado. Obama exigió hasta ahora el fin de esta paralización antes de iniciar negociaciones.

"Estamos dispuestos a examinar todas las propuestas del Congreso que apunten a poner fin a estas crisis artificiales, pero no permitiremos que una facción republicana de la Cámara mantenga como rehén la economía a cambio de exigencias políticas extremas y superfluas", había comentado el jueves una autoridad de la Casa Blanca.

El anuncio republicano fue además recibido muy positivamente por los mercados. Los tres principales indicadores estadunidenses estaban en fuerte alza al promediar la jornada: el Nasdaq ganaba 1.93% y el Dow Jones, 1.57%. La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, había advertido más temprano que un default de la deuda de Estados Unidos dañaría a la economía global.

"No ayuda a la economía estadunidense enfrentar una fecha límite para aumentar su techo de endeudamiento", declaró Lagarde. Si Estados Unidos cae en cesación de pagos, "habrá muy, muy negativas consecuencias para la economía de Estados Unidos y habrá muy negativas consecuencias fuera de la economía estadunidense", subrayó.

El secretario del Tesoro, Jacob Lew, no se había manifestado esta mañana en contra de una extensión de plazo, durante una audiencia en el Senado. Pero advirtió que una prolongación del bloqueo presupuestario hasta el último minuto podría resultar "muy peligroso".

El límite de la deuda, de 16.7 billones de dólares, fue alcanzado en mayo y el Tesoro no pudo seguir pidiendo dinero prestado sino a través de medidas "extraordinarias". Pero luego del 17 de octubre, la entidad ya advirtió que no estaría en condiciones de pedir más fondos, y que sus entradas se limitarían a unos 30 mil millones de dólares y a los ingresos fiscales subsecuentes.

"Si no tenemos suficiente dinero, será imposible para Estados Unidos cumplir con todas sus obligaciones, incluido el pago de jubilaciones y de pensiones de salud, los pagos a nuestros militares y veteranos de guerra, y los contratos con los subcontratistas privados, por primera vez en nuestra historia", advirtió Lew.

La fecha exacta en que Estados Unidos debería entrar en cesación de pagos sigue incierta, porque los ingresos fiscales diarios y pagos obligatorios varían de forma imprevista. La oficina del Presupuesto del Congreso (CBO) estimaba en septiembre que la fecha se situaría entre el 22 de octubre y fin de mes. "Es imposible predecirlo con exactitud", dijo hoy Jacob Lew.

El ministro también rechazó la idea de que el Tesoro podría tranquilizar los mercados priorizando algunos pagos, como por ejemplo los intereses de la deuda, por encima de otro, como los subcontratistas. "No sé cómo hacer para elegir entre la jubilación, los excombatientes, la salud o la ayuda alimentaria", dijo, al explicar que sería jurídica y técnicamente difícil de realizar.

"Llenamos unos 80 millones de cheques por mes, el sistema es automático", explicó. "Sería un caos". Unos 900 mil funcionarios públicos federales están de licencia sin goce de sueldo desde el 1º de octubre porque el Congreso no aprobó un presupuesto para el año fiscal 2013-2014, que comenzó en esa fecha.