Obama enfría expectativas de una pronta autorización de oleoducto Keystone

El presidente estadunidense recordó que la aprobación de la obra que llevaría petróleo canadiense a refinerías de su país requiere todavía tiempo, mientras un juez de Nebraska bloqueaba la ruta ...
Tuberías del oleoducto Keystone dispuestas para ser ensambladas en Gascoyne, Dakota del Norte
Tuberías del oleoducto Keystone dispuestas para ser ensambladas en Gascoyne, Dakota del Norte (Reuters)

Chicago

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, enfrió hoy las expectativas de una pronta aprobación de un oleoducto que llevaría petróleo canadiense a refinerías de su país, al afirmar que "el proyecto procederá a lo largo de la senda que ha sido trazada". Al ser interrogado por un medio canadiense sobre qué falta para la aprobación del proyecto del oleoducto Keystone XL, Obama reconoció que el proceso ha sido largo, pero señaló que "así es como se toman las decisiones sobre asuntos que podrían tener un impacto sobre la economía y los intereses de Estados Unidos".

Al cabo de su reunión en la ciudad mexicana de Toluca con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, Obama explicó que el Departamento de Estado ya hizo su evaluación del proyecto, en la que concluyó que no incrementaría de manera significativa las emisiones de gases de efecto invernadero. Añadió que ahora se abre un periodo en el que se pueden formular comentarios, mismos "que serán evaluados por el secretario (de Estado) John Kerry" y a partir de ello se tomará una determinación.

En su oportunidad, Harper enfatizó que Canadá y Estados Unidos tienen objetivos muy similares en cuanto a reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, así como una preocupación compartida por el cambio climático. Aseguró que su Gobierno desea respetar el proceso de aprobación en Estados Unidos, si bien añadió que el reporte del Departamento de Estado fue "bastante definitivo" en cuanto a la viabilidad medioambiental del proyecto.

Antes de la cumbre estadunidense, Obama y Harper tuvieron hoy un encuentro bilateral en el que, según fuentes de la Casa Blanca, discutieron el tema del oleoducto Keystone KL "y los líderes dijeron en privado lo que ambos ya han dicho públicamente". El tema del oleoducto, que se extendería desde Alberta (Canadá) hasta el Golfo de México, ha sido fuente de fricciones entre los dos Gobiernos desde hace varios años. El proyecto sufrió hoy un revés al prohibir una juez de Nebraska su paso por ese estado de EU, un tramo de 321.87 kilómetros clave para la culminación del oleoducto, al considerar que la ruta propuesta era inconstitucional, según mostraron los registros judiciales.

El tramo norte del oleoducto discurriría a lo largo de 1,900 kilómetros entre Alberta (Canadá) hasta Steele City, en Nebraska, donde conectaría con el tramo sur que ya está operativo y llega hasta el Golfo de México. La juez de distrito Stephanie Stacey no sentenció en función de los méritos del oleoducto o de la ruta propuesta, sino que determinó que la legislatura del estado y el gobernador estaban equivocados cuando limitaron el control de una comisión de servicio público encargada de revisar y aprobar los distintos tramos del oleoducto.

Y emitió una orden que prohíbe al estado ejecutar la ley o llevar a cabo ninguna acción en lo referido a la aprobación de la ruta por parte del gobernador. Canadá se encuentra profundamente frustrado con los retrasos en el proyecto, que fue propuesto inicialmente en 2008 y todavía está esperando los permisos de construcción. Pero es poco probable que Harper reciba una respuesta de Obama, ya que el secretario de Estado, John Kerry, continúa sus deliberaciones sobre el proyecto.

La iniciativa enfrenta a los defensores del medioambiente con la poderosa industria petrolera, que argumenta que aportaría necesitados puestos de trabajo a Estados Unidos y le ayudaría en su objetivo de lograr independencia energética. Un informe del Departamento de Estado del mes pasado concluyó que su construcción no aumentaría significativamente las emisiones de gas invernadero, puesto que Canadá extraerá el crudo de las arenas petrolíferas incluso si no se construye, pero no dio ninguna recomendación. La construcción ya se ha iniciado en algunos tramos del oleoducto que no requieren aprobación estatal.