Obama defiende vía diplomática para negociaciones con Irán

"Hablar con dureza y fanfarronear tal vez sea fácil desde un punto de visto político, pero no es lo que tenemos que hacer para nuestra seguridad", estimó el presidente de EU, al defender que lo ...
Obama, hoy en el Betty Ann Ong Chinese Recreation Center en San Francisco
Obama, hoy en el Betty Ann Ong Chinese Recreation Center en San Francisco (AFP )

San Francisco

El presidente estadunidense, Barack Obama, defendió hoy el desempeño de su gobierno en las negociaciones con Irán sobre el tema nuclear, afirmando que dar un golpe de puño sobre la mesa era "fácil" pero ello no garantizaba la seguridad del país. "No podemos cerrar la puerta a la diplomacia, y no podemos descartar de antemano soluciones pacíficas para los problemas del mundo", aseguró Obama, al evocar durante un discurso en San Francisco (oeste) el acuerdo alcanzado con la República Islámica el sábado en Ginebra, criticado por muchos rivales republicanos.

Junto a las grandes potencias del 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania), Irán acordó limitar sus ambiciones nucleares a cambio de menos sanciones económicas. "Cuando fui candidato a la presidencia por primera vez, dije que habían llegado tiempos de un nuevo liderazgo, y de dejar atrás una década de guerras", recordó Obama al inicio de una intervención dedicada a la reforma migratoria por la cual aboga. "Creo en lo que un día dijo el presidente (John F.) Kennedy: 'no negociemos porque tenemos miedo, pero nunca tengamos miedo de negociar'", recordó.

"Esta diplomacia, respaldada por sanciones sin precedentes impuestas a Irán, desembocaron en los progresos que pudimos observar este fin de semana", consideró el dirigente estadunidense. "En los meses por venir, seguiremos con nuestros esfuerzos diplomáticos para llegar a una solución que trate la amenaza del programa nuclear iraní de forma definitiva", prometió.

"Si Irán aprovecha esta oportunidad y decide unirse a la comunidad internacional, entonces podrá menguar la desconfianza que existe desde hace tantos años entre nuestros dos países", manifestó el mandatario. "Hablar con dureza y fanfarronear tal vez sea fácil desde un punto de visto político, pero no es lo que tenemos que hacer para nuestra seguridad", estimó Obama, mientras muchos legisladores conservadores en el Congreso criticaron el acuerdo de Ginebra, demasiado condescendiente hacia Irán, según ellos.

"Estos avances y las posibilidades que abren nos recuerdan lo que es posible cuando Estados Unidos tiene el coraje de estar en la punta, no sólo recurriendo a la fuerza sino gracias a nuestra diplomacia y a nuestro compromiso hacia la paz", dijo.