"Obama deportó más por congraciarse con republicanos": Clinton

En su entrevista con Telemundo, Hillary Clinton afirma que las leyes sobre deportaciones aplicadas de manera agresiva por Obama fueron parte de una estrategia para lograr el apoyo republicano a la ...
Hillary Clinton saluda a simpatizantes después de un acto electoral en una escuela de Manchester, en New Hampshire
Hillary Clinton saluda a simpatizantes después de un acto electoral en una escuela de Manchester, en New Hampshire (AP)

Washington

El gobierno del presidente Barack Obama aplicó las leyes sobre deportaciones de manera agresiva como parte de una estrategia fallida para obtener el apoyo de congresistas republicanos a una reforma migratoria, dijo la precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

"Las leyes de deportaciones fueron interpretadas y aplicadas muy agresivamente durante los últimos seis años y medio", señaló Clinton en una entrevista que Telemundo transmitió hoy y cuya transcripción fue suministrada por la televisora.

"Creo que su gobierno parcialmente trató de obtener apoyo de republicanos a una reforma migratoria integral. Fue parte de una estrategia", agregó Clinton, quien integrara el gabinete de Obama como secretaria de Estado entre 2009 y 2013. "Creo que esa estrategia ya no es viable. Por lo tanto, tenemos que volver a aplicar las leyes de manera menos agresiva y estricta".

The Associated Press solicitó un comentario a la Casa Blanca, sin obtenerlo hasta el momento. "Yo no voy a separar familias. Y creo que esa es una de las diferencias" con el gobierno actual de Obama, afirmó Clinton en la entrevista que concedió la semana pasada en Miami como parte de su iniciativa para organizar a los votantes latinos.

Las deportaciones durante el gobierno de Obama llegaron a casi dos millones hasta que en noviembre el mandatario anunció medidas ejecutivas para proteger de la deportación a casi cinco millones de inmigrantes no autorizados, después de que la mayoría republicana en la cámara baja se rehusara a debatir un proyecto de reforma migratoria aprobado por el Senado que incluía la opción de la naturalización.

Tras alcanzar una cifra récord de 409 mil deportaciones en 2012, la cantidad ha venido disminuyendo drásticamente. De hecho, en la primera mitad del año fiscal 2014 sólo ocurrieron 127 mil.

La implementación de la medida ejecutiva está paralizada mientras los tribunales determinan si Obama abusó de su autoridad presidencial, tal como alegan 26 gobernadores republicanos que interpusieron una demanda.

Clinton dijo que de llegar a la presidencia litigará a favor de las órdenes ejecutivas de Obama sobre inmigración, analizará las legislaciones para aplicar leyes migratorias sin separar a familias y buscará trabajar con republicanos y demócratas en una reforma migratoria con opción a la naturalización.

Actualmente Clinton es la favorita para obtener la candidatura demócrata, pero el senador por Vermont Bernie Sanders ha cobrado auge inusitado durante los últimos meses en estados que abrirán el calendario de elecciones primarias, como Iowa y New Hampshire.

Clinton restó importancia a las encuestas, alegando que aún falta mucho tiempo para que se defina el candidato presidencial demócrata. "Aún estoy en primer lugar en todo el país. Hay muchas encuestas. Suben. Bajan. No les presto mucha atención", indicó.