Obama ha deportado a dos millones de inmigrantes

Coaliciones de defensa de los inmigrantes en EU hicieron pública hoy la cifra de deportaciones y reclamaron al mandatario que las detenga.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, criticado duramente por su política de deportaciones
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, criticado duramente por su política de deportaciones (EFE)

Los Ángeles

Coaliciones de defensa de los inmigrantes en Estados Unidos calculan que hoy se alcanzaron los dos millones de deportaciones durante el mandato de Barack Obama, a quien pidieron que detenga estas expulsiones. "Estamos aquí para denunciar el ataque a nuestra comunidad con las deportaciones masivas: son dos millones de personas que han sido deportadas", declaró Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).

Salas explicó que hoy se completa ese número, según las cifras que CHIRLA ha recopilado de Inmigración y de autoridades fronterizas. Según la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), dependiente del Departamento de Seguridad Nacional, en el año fiscal 2013, que concluyó el 31 de octubre pasado, el país deportó a 368,644 inmigrantes indocumentados. Dicha cifra es inferior en 30,941 a la media de los tres años fiscales anteriores, en los que las cifras de deportados fueron de 409,849 personas en 2012, de 396,906 en 2011 y 392 mil en el ejercicio 2010.

En lo que va de año fiscal, según CHIRLA, fueron deportados cerca de 170 mil inmigrantes. "Le estamos pidiendo a nuestro Gobierno que proteja a nuestras familias, que no las esté atacando de esta manera tan cruel", agregó Salas, al explicar que el viernes, en una reunión con el presidente le hizo este reclamo directamente.

Según contó la activista, el mandatario "se comprometió a trabajar con nosotros, al igual que el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, para dar una solución a esta situación". "Pero para nosotros tiene que ser algo que tenga prioridad y lo que queremos son resultados porque hemos tenido muchas promesas", recordó. Olga Cordero explicó que lleva más de 26 años viviendo en Estados Unidos, donde ha luchado por un "mejor futuro" para sus cuatro hijos, todos ellos ciudadanos. "Yo no tengo voz, pero ellos tienen voto por mí", aseguró.

Al carecer de estatus migratorio legal, sobre su familia pesa todos los días la amenaza de una posible deportación, explicó. Por ello, Cordero pidió a Obama "que se toque el corazón" y detenga las deportaciones. Para la activista de CHIRLA Isabel Medina no es justo que los políticos "esperen hasta (después de) las elecciones para arreglar este sistema de inmigración que no funciona". "Yo voté por el presidente Obama. Yo tenía fe y creía en él, pero eso ahora ha cambiado", explicó la inmigrante.

Yolanda Muñiz contó que votó dos veces por Obama, al creer "en sus palabras de ayuda a la comunidad inmigrante", pero manifestó que ahora se siente engañada y que está "dispuesta a votar por quien dé soluciones". "Ya no quiero palabras", agregó. Para Salas, el apoyo al Partido Demócrata que grupos defensores de los inmigrantes han mostrado hasta ahora puede cambiar y "esa es la razón por la que en California muchas personas se están registrando como independientes".