Obama defiende "derecho de Israel a defenderse"

El presidente de Estados Unidos justifica en conversación con el primer ministro israelí Netanyahu la incursión militar en Gaza y le pide minimizar las víctimas civiles.
Miembros de la comunidad palestina se manifiestan en apoyo de los habitantes de Gaza en Bucarest, Rumania
Miembros de la comunidad palestina se manifiestan en apoyo de los habitantes de Gaza en Bucarest, Rumania (AFP)

Washington, Gaza

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendió hoy el "derecho de Israel a defenderse" con su incursión terrestre en Gaza, pero pidió a su aliado "actuar de forma que minimice las víctimas civiles" en ese territorio palestino. Durante una declaración en la Casa Blanca, Obama dijo que hoy conversó con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y le ofreció la posibilidad de enviar a la región a su secretario de Estado, John Kerry, para avanzar hacia un alto el fuego.

"(Netanyahu y yo) hablamos sobre la operación militar de Israel en Gaza, incluidos sus esfuerzos para detener la amenaza de la infiltración terrorista a través de túneles que llegan a Israel", indicó Obama. "Reafirmé mi rotundo apoyo al derecho de Israel a defenderse. Ninguna nación debería aceptar que disparen cohetes dentro de sus fronteras o que terroristas entren por túneles en su territorio. De hecho, mientras yo hablaba con el primer ministro Netanyahu, saltaron las sirenas en Tel Aviv", añadió.

El mandatario estadunidense destacó que tanto EU como sus aliados están "profundamente preocupados por los riesgos de una mayor escalada y la pérdida de más vidas inocentes". "Por eso hemos indicado que aunque apoyamos los esfuerzos militares de los israelíes para asegurarse que no se disparan cohetes contra su territorio, nuestro entendimiento es que la operación militar actual por tierra está diseñada para lidiar con los túneles", agregó.

"Y confiamos en que Israel siga llevando a cabo este proceso de una forma que minimice las víctimas civiles, y todos nosotros estamos trabajando duro para volver al alto el fuego que se alcanzó en noviembre de 2012", subrayó. Aseguró que Kerry "está trabajando para apoyar la iniciativa lanzada por Egipto con ese fin" e indicó que ha comunicado a Netanyahu que el secretario de Estado "está preparado para viajar a la región cuando concluya unas consultas".

Obama se reunirá esta tarde en el Despacho Oval con Kerry y el secretario del Tesoro, Jack Lew, según la Casa Blanca. El pasado lunes, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, instó a Israel a no optar por una incursión terrestre en Gaza, "porque eso pondría en riesgo a más civiles todavía".

No obstante, Kerry expresó anoche, en otra conversación telefónica con Netanyahu, que EU respalda la incursión con la idea "de que esta debería ser una operación precisa enfocada en los túneles" de Gaza, informó el Departamento de Estado. El Ejército israelí emprendió anoche una incursión terrestre en Gaza, que ha desencadenado intensos choques armados en los que según el último parte médico palestino han muerto 38 personas y 216 resultaron heridas.

Cuatro niños y un hombre de unos 20 años murieron hoy alcanzados por disparos de tanques israelíes en Gaza, según los servicios de emergencia. Los niños, de edades comprendidas entre los dos años y los trece, murieron en tres ataques diferentes, indicó el protavoz de los servicios de emergencias, Ashraf al Qudra. El hombre murió en otro ataque en el sur de Rafá (sur del enclave), añadió.

Otro hombre, Yusef Astal, murió por su parte a consecuencia de sus heridas en el hospital Naser en el sur de Jan Yunes. Estas nuevas víctimas elevan el balance de muertos en Gaza en 11 días de ofensiva a 280 palestinos. Dos israelíes, un civil y un soldado, han muerto alcanzados por cohetes del movimiento palestino Hamas.

Al menos cinco miembros de una familia, entre ellos mujeres y niños, murieron esta noche a causa de disparos de un tanque del ejército israelí en el norte de la Franja de Gaza, informaron los servicios de socorro palestinos. Los cinco miembros de la familia Abu Jurad --dos hombres, dos mujeres y un niño-- perecieron dentro de su casa en Beit Hanun, indicó el portavoz de los Servicios de Socorro, Achraf al Qudra.

Antes, al menos tres palestinos, incluidos dos niños de cuatro y siete años, murieron antes alcanzados por disparos de tanques israelíes en Gaza, según los servicios de emergencia. Los niños, dos hermanos, murieron en un ataque en Shejaiyah, al este de la ciudad de Gaza, y un hombre de unos 20 años en otro ataque en el sur de Rafah (sur del enclave), indicó el portavoz de los servicios de emergencia, Ashraf al Qudra.

Los soldados israelíes, apoyados por la aviación y los tanques, empezaron a destruir hoy los túneles en Gaza utilizados por Hamas para transportar armas y efectuar ataques, en el segundo día de un ataque terrestre que se cobró la vida de 30 palestinos. A solicitud de Jordania y Turquía --dos países que condenan la ofensiva israelí-- el Consejo de Seguridad de la ONU celebrará hoy una reunión de urgencia a las 19:00 hora GMT para debatir la forma de detener el baño de sangre.

Israel se declaró hoy dispuesto a "ampliar" su operación terrestre en la Franja de Gaza, iniciada la víspera, pese a los llamados internacionales para evitar la escalada. En total 271 palestinos murieron y dos mil resultaron heridos --75% civiles, según la ONU-- desde el 8 de julio, cuando Israel inició sus bombardeos aéreos con el objetivo de parar el lanzamiento de cohetes desde Gaza contra el Estado hebreo.

Según un responsable de la ONU, unas 30 mil personas se refugiaron en sus instalaciones en esta franja de tierra palestina de 362 km2, donde se agolpan en plena miseria 1.8 millones de personas, sometidas desde hace años a un bloqueo israelí. Al menos 30 palestinos han muerto --entre ellos adolescentes-- desde el jueves en los ataques, especialmente en el sur de Gaza en Jan Yunes y en Rafah, y en el norte, cerca de la frontera con Israel.

"No es posible solucionar [el problema] de los túneles desde el aire únicamente, nuestros soldados hacen también eso en el terreno", explicó el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, para explicar la ofensiva terrestre. De momento, Israel asegura que no tiene la intención de tomar el control de Gaza, enclavada entre Israel, Egipto y el mar Mediterráneo.

Hamas, considerado en Occidente e Israel como una organización terrorista, prometió que Israel pagará "un alto precio" por haber entrado en Gaza, en una operación "destinada al fracaso". "El inicio de la ofensiva terrestre israelllí en Gaza es un paso peligroso, cuyas consecuencias no se han calculado", dijo el portavoz de Hamas, Fawri Barhum, en un comunicado.

Un 70% de la Franja de Gaza estaba privada de electricidad, según la Oficina de electricidad del enclave. El norte estaba particularmente afectado. Los imanes de las 1,400 mezquitas de Gaza exhortaron hoy a los creyentes a ser "fuertes y pacientes". "La victoria llegará", prometieron.

Esta es la primera ofensiva terrestre en Gaza desde la llevada a cabo en diciembre-enero 2008-2009 que causó la muerte de unos 1,400 palestinos. Esa operación no puso fin a los lanzamientos de cohetes desde Gaza contra Israel, que originó los actuales ataques militares del Estado hebreo.

Unos 1,164 cohetes fueron lanzados en dirección a Israel desde que comenzaron las hostilidades, y el sistema de defensa antimisiles (Cúpula de Hierro) interceptó 320 de estos proyectiles, según el ejército israelí. Pese a la ofensiva terrestre, los combatientes de Hamas lograron lanzar hoy unos 30 cohetes contra territorio israelí.

La prensa israelí aplaudió hoy la decisión de penetrar en el enclave. Para Yediot Aharonot, el asalto terrestre era necesario pues la campaña de bombardeos aéreos "se orientaba hacia un empate", ya que Hamas proseguía con sus lanzamientos de cohetes. "No hay garantía de que la operación terrestre sea un éxito", matizó sin embargo el diario. El propio Netanyahu aseguró que no había "garantía de éxito a 100%".

El papa Francisco exhortó a que se pusiera fin a las "hostilidades", mientras Rusia y Teherán subrayaron la "necesidad de un cese inmediato del conflicto". En el plano diplomático, el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, llega hoy a Egipto y el sábado viaja a Israel, para hablar sobre la forma de poner fin al conflicto.

Su homólogo estadunidense John Kerry exhortó por su parte a Israel a evitar los "daños colaterales". Por otra parte, Israel decidió hoy reducir su personal diplomático en Turquía después de las violentas manifestaciones antiisraelíes en Estambul y Ankara, afirmó a la AFP un portavoz de la embajada de Israel.