Obama, más confiado ante Francisco que ante Ratzinger, según gentilhombre

El presidente de EU, que según Corrado Ruggieri, miembro del grupo que acompaña a los mandatarios visitantes ante el pontífice, "estaba más seguro en sí mismo" que en el verano de 2009, cuando ...
Obama (i), y el papa Francisco (d), bromean tras la audiencia privada celebrada en el Vaticano
Obama (i), y el papa Francisco (d), bromean tras la audiencia privada celebrada en el Vaticano (EFE)

Roma

El presidente de Estados Unidos pareció más seguro en sí mismo hoy que en 2009, cuando fue recibido por el entonces papa Benedicto XVI, según ha explicado a los medios de comunicación uno de los gentilhombres del pontífice argentino, encargado de recibir al mandatario a su llegada al Vaticano. Se trata de Corrado Ruggieri, miembro de los gentilhombres del papa, un distinguido grupo que tiene la labor, entre otras, de acompañar a los mandatarios visitantes ante la presencia del pontífice.

Hoy, según informó la agencia de noticias Ansa, Ruggieri fue uno de los encargados de acoger a Obama y a su delegación, huéspedes por unas horas de Francisco en la Santa Sede. "Cuando esta mañana ha atravesado el patio de San Damaso (en el interior del Vaticano) me ha parecido más seguro en sí mismo y más determinado que cuando, en el verano de 2009, fue recibido por el papa Ratzinger junto a su mujer Michelle", explicó a la agencia de noticias el gentilhombre, con 25 años de servicio a sus espaldas.

Ruggieri afirmó también haber saludado con naturalidad al presidente a quien ha preguntado por su esposa, que se encontraba de viaje en China, acompañada por su madre, Marian Robinson, y sus hijas Sasha y Malia. Además ensalzó el carácter "sobrio" de la delegación, distinta a otras precedentes. "Al contrario que muchos de sus predecesores, desde George W. Bush a Bill Clinton, durante la visita de hoy no había en Obama ninguna intención de hacer un espectáculo (...) Ha llegado con una delegación de alto nivel, sobria e impecablemente vestida", aseguró.

La de hoy es la segunda ocasión en la que el político estadunidense visita la Santa Sede, después de que el 10 de julio de 2009 se entrevistara con el entonces papa Benedicto XVI. Hoy volvió al pequeño Estado para reunirse con Francisco, con quien mantuvo un encuentro a puerta cerrada de 50 minutos de duración, veinte más de los que el Vaticano suele destinar a este tipo de encuentros, en el que hablaron, entre otros asuntos, sobre Oriente Medio, la política migratoria y el derecho a la vida.

Obama aseguró después sentirse "muy conmovido" ante las reflexiones y la compasión por los pobres del papa Francisco, a quien invitó formalmente a visitar su país porque "los estadunidenses estarían encantados de recibirle". "Estoy muy conmovido por el mensaje de inclusión y de compasión del papa Francisco y profundamente emocionado por sus reflexiones sobre la importancia de contar con una perspectiva moral con la que afrontar los problemas mundiales sin pensar en nuestros intereses personales", subrayó Obama.

El presidente de EU hizo estas afirmaciones durante la rueda de prensa posterior al encuentro bilateral que mantuvo en Roma con el primer ministro de Italia, Matteo Renzi. Además, Obama aseguró haber invitado al papa Francisco a Estados Unidos porque su población estaría encantada, a su juicio, de recibirle. Una invitación que se produjo esta mañana durante el intercambio de regalos entre ambos mandatarios, cuando Obama sugirió al pontífice visitar la Casa Blanca y "su jardín", a lo que Bergoglio respondió con un "claro, ¿por qué no?" en español.

El presidente estadunidense explicó que abordaron la situación de Oriente Medio y reconoció que el pontífice mostró su preocupación por los cristianos que sufren persecución en dicha región. "Hemos hablado mucho sobre los desafíos y los conflictos actuales y de lo difícil que es mantener la paz en el mundo. Nos hemos concentrado mucho en este asunto y del papa he percibido un profundo interés por Oriente Medio, sobre todo en Siria, el Líbano y en la persecución que sufren los cristianos (en estas zonas)", especificó.

También dijo que hablaron sobre "los pobres y los marginados, aquellos que no tienen ninguna oportunidad". "Nosotros, los políticos, tenemos el deber de encontrar las políticas para afrontar esta problemática. Su Santidad tiene la capacidad de abrir los ojos a la gente para que vean este problema, porque el peligro es la indiferencia y el cinismo cuando se trata de ayudar al menos afortunado", aseveró.

Obama reconoció que también habían abordado el tema de la reforma migratoria que EU prepara y es que, según el presidente, "una persona como el papa, proveniente de América Latina, conoce bien la situación de estas personas que viven en la sombra y que en muchas ocasiones son deportados". Otro de los temas abordados hoy en el Vaticano fue el de la reforma sanitaria de Estados Unidos. Según Obama, la Santa Sede defendió tener en cuenta en dicha normativa la objeción de conciencia y el derecho a la vida.

"He prometido continuar con el diálogo con los obispos y los cardenales para favorecer el justo equilibrio entre la asistencia sanitaria y el respeto a la libertad religiosa", aseguró Obama.