Obama condena "inaceptable" violencia en Venezuela y pide liberación de detenidos

El presidente de EU consideró en Toluca como "legítimos" los reclamos de los manifestantes, llamó con la OEA a entablar un "diálogo verdadero" y criticó el anuncio de expulsión de tres ...
Un manifestante opositor se prepara para lanzar una piedra contra la policía durante una protesta en Caracas
Un manifestante opositor se prepara para lanzar una piedra contra la policía durante una protesta en Caracas (AFP)

Toluca/Caracas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó hoy la "inaceptable" violencia ocurrida en las manifestaciones estudiantiles y opositoras de los últimos días en Venezuela y llamó al gobierno de Nicolás Maduro a liberar a los detenidos. El mandatario afirmó que Estados Unidos "condena enérgicamente" la situación en Venezuela, consideró como "legítimos" los reclamos de los manifestantes y criticó el anuncio de expulsión de tres funcionarios estadunidenses, durante la rueda de prensa final de una cumbre de líderes de América del Norte celebrada en la ciudad mexicana de Toluca (centro).

"Junto con la Organización de Estados Americanos, llamamos al gobierno de Venezuela para que libere a los manifestantes detenidos y a entablar un diálogo verdadero", afirmó Obama. Desde hace más de dos semanas, Caracas y otras ciudades viven a diario protestas estudiantiles y opositoras en contra del gobierno de Maduro que se quejan de la inseguridad, la inflación y la escasez de productos. Algunas de esas protestas han terminado en disturbios que han dejado un saldo de cuatro muertos, tres en una marcha en el centro de Caracas hace una semana y uno hoy en la ciudad de Valencia (norte).

Entre las personas detenidas en el marco de las protestas está el dirigente opositor Leopoldo López, bajo cargos de homicidio y terrorismo por los desmanes. "En Venezuela, en lugar de tratar de desviar la atención de sus propias carencias expulsando con falsas acusaciones a diplomáticos estadunidenses, el gobierno debería de concentrarse en atender los reclamos legítimos del pueblo venezolano", recalcó Obama.

El presidente Maduro anunció el domingo la expulsión de tres funcionarios consulares estadounidenses a los que acusó de injerencia en asuntos internos, lo cual motivó que Washington dijera que estudia "acciones" contra Venezuela. Maduro ha acusado al ex presidente colombiano Álvaro Uribe, junto con Estados Unidos, de ser uno de los promotores de las marchas opositoras que el gobierno califica de "golpe de Estado en desarrollo".

Maduro afirmó hoy que Leopoldo López está preso y que lo mismo se hará con todos los "fascistas", que, según él, desafían a la Constitución y al Estado. Maduro se refirió al "grupo fascista" que ha generado los desórdenes en Venezuela y "que tiene a su jefe preso ya, como lo dije", en alusión a López, detenido en la prisión militar de Ramo Verde, a las afueras de la capital. López, contra el que pesaba una orden de captura con varios cargos, entre ellos, homicidio y terrorismo, se entregó ayer a las autoridades en Caracas tras encabezar una multitudinaria concentración.

El Gobierno responsabiliza a López de la violencia en que degeneró el pasado día 12 una manifestación estudiantil que acabó con tres muertos en Caracas y decenas de heridos, y que ha sido la espoleta para protestas diarias en todo el país con diversas demandas en contra del Ejecutivo. "Va a responder y va a una cárcel y así lo hice y lo voy a hacer con todos los fascistas estén donde estén", afirmó en una alocución en cadena de radio y televisión.

Afirmó que López "está en una cárcel a buen resguardo, juzgado por haber hecho el llamado a este golpe de Estado y él debe responder y (...) sus cómplices por este golpe de Estado". "Cada hecho violento que sucede en el país tiene responsable, uno de ellos está preso, los demás irán uno por uno llegando por el mismo camino a la misma celda", agregó.

Maduro insistió una vez más en que en Venezuela se está practicando un "formato de golpe de Estado continuado para pegar la sociedad contra la pared, para llenar de violencia el país" con el fin justificar una eventual intervención militar extranjera. "No acepto que se rete al pueblo de Venezuela, no acepto que se rete la Constitución, no acepto que se rete al Estado y el que lo rete, enmascarado, con armas, con (lo) que tenga tiene que ir a allí, a la justicia", añadió.

El presidente venezolano llamó a los jefes políticos de la oposición, en referencia al líder opositor y gobernador del céntrico estado Miranda, Henrique Capriles, y al gobernador del estado Lara (oeste), Henry Falcón, a pedir a quienes protagonizan actos de violencia que cesen en su actuación. Las calles de Caracas y de diferentes ciudades del país han visto durante la última semana repetidas estampas de quema de basura para hacer barricadas y desordenes con incendios de vehículos y ataques a edificios públicos y privados.

"Tienen responsabilidad con este país y tienen que llamar a que cese la violencia que ha promovido uno de los suyos", señaló. Maduro considera que López es responsable debido a su llamado a ir a la calle hasta lograr la salida del Gobierno. El opositor hizo su llamado pidiendo a sus seguidores esa salida en paz y en el marco de la Constitución.

Asimismo, el senador demócrata Robert Menendez, presidente del comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, llamó hoy, durante una visita a Colombia, a que la comunidad internacional rechace el encarcelamiento de Leopoldo López. "Hago un llamado a la comunidad internacional para unirnos y rechazar el encarcelamiento injusto del líder opositor Leopoldo López, y la continua persecución política de María Corina Machado, Carlos Vecchio y otros miembros de la oposición política del país", dijo Menendez en un comunicado emitido desde Bogotá, durante una gira en la cual también visitó México.

"Venezuela no puede ser gobernada por el miedo, la violencia y la venganza política que el Presidente (Nicolás) Maduro y los miembros de sus fuerzas de seguridad y partidarios continúan exhibiendo a diario", dijo el senador, quien defendió que los venezolanos tengan el derecho de reunirse pacíficamente para expresar sus opiniones.

Las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos se tensaron luego que el presidente Maduro anunciara la expulsión de tres funcionarios consulares estadunidenses, a los que acusó de reunirse con estudiantes que impulsan las multitudinarias protestas. El senador dijo además que "Estados Unidos no van a mirar para el otro lado mientras que las aspiraciones democráticas de los venezolanos son pisoteadas".

Mientras, centenares de manifestantes venezolanos volvieron a ser dispersados por la policía esta noche en el sector opositor de Chacao, en el este de Caracas, en el marco de las protestas contra el gobierno de las últimas dos semanas. Efectivos de la policía antimotines dispersaron con gases lacrimógenos y algunos perdigones a los manifestantes, que volvieron a trancar una avenida del acomodado municipio de Chacao -este de Caracas- con quema de basura y escombros, sin que por ahora se hayan reportado heridos o detenidos.

Los manifestantes, la mayoría jóvenes, protestaron por la tarde en el Plaza Altamira, lugar habitual de las protestas opositoras, hasta que al caer el sol empezaron los desmanes y los enfrentamientos con la policía. Desde hace más de dos semanas, Caracas y otras ciudades viven a diario protestas estudiantiles y opositoras en contra del gobierno del presidente Nicolás Maduro, algunas de las cuales terminan en disturbios.

Asimismo, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) denunció hoy en un comunicado que al menos 31 periodistas han sido "reprimidos, detenidos y robados" por efectivos de fuerzas del orden y desconocidos durante las protestas contra el gobierno venezolano de las últimas dos semanas. "Los ataques por parte de organismos de seguridad, policiales y militares, y de personas armadas contra periodistas han aumentado en los últimos tres días (...) durante la cobertura de las protestas", indicó el SNTP.

Las agresiones a periodistas de prensa local e internacional se han registrado principalmente en Caracas y los estados Zulia, Bolívar y Apure, agregó el informe del SNTP. "Los ataques contra los comunicadores sociales cada vez son más violentos, destacando amenazas con armas de fuego", señaló el secretario general del SNTP, Marco Ruiz.

El martes, "el corresponsal de la cadena CNN Internacional fue robado por motorizados que portaban armas largas. Los agresores cargaron con las cámaras, equipos de transmisión y teléfonos del comunicador", describió el SNTP en su informe. Durante las protestas, los equipos de video de la agencias Associated Press (AP) y de la Agence France-Presse (AFP) también fueron robados.

Asimismo, un periodista del diario Panorama, de Zulia (occidente), fue "perseguido" por policías y lo "arrastraron por el suelo para robarle su cámara fotográfica"; en Bolívar, "personas armadas identificadas con el oficialismo" robaron a dos periodistas; y en Apure, "militantes oficialistas golpearon" a dos reporteros, denunció el Sindicato. La SNTP pidió al ministro de Interior, Miguel Rodríguez, y a la militar Guardia Nacional Bolivariana "girar instrucciones para que se resguarde y garantice la integridad de los periodistas".