Obama celebra "importantes avances" en lucha contra el EI

El presidente estadunidense se reunió con el primer ministro iraquí, Haiderl Al ABadi, y elogió los avances de las fuerzas iraquíes, apoyadas por la coalición internacional contra el Estado Islámico.
Soldados iraquíes mantienen una posición tras sacos de arena al norte de Al Karma, cerca de Faluya, donde recuperaron tres pueblos al EI
Soldados iraquíes mantienen una posición tras sacos de arena al norte de Al Karma, cerca de Faluya, donde recuperaron tres pueblos al EI (AFP)

Washington, Budapest

El presidente estadunidense Barack Obama se reunió hoy con el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, en la Casa Blanca y elogió los importantes avances que, con el apoyo de Estados Unidos, han logrado las fuerzas iraquíes contra el grupo yihadista Estado Islámico.

Según la Casa Blanca, hasta ahora la coalición internacional liderada por EU con el apoyo de más de 60 países ha lanzado unos 1,900 ataques aéreos contra posiciones de los yihadistas en Irak.

Bajo el liderazgo de Al Abadi, en el cargo desde septiembre pasado, las fuerzas de seguridad iraquíes "se han reconstruido" y "desplegado estratégicamente por todo el país", comentó Obama.

El mandatario aseguró que los aliados están logrando "importantes avances" en hacer retroceder a los yihadistas y recuperar un cuarto del territorio el año pasado. "El éxito no será de la noche a la mañana", dijo Obama, "pero está claro que tendremos éxito".

En su primer viaje como primer ministro a Washington, Abadi había dicho que su prioridad sería asegurar "un marcado aumento" en la campaña aérea liderada por Estados Unidos y en "el envío de armas".

Obama no se comprometió a ello en público, pero dijo que había hablado con Abadi extensivamente sobre la coordinación de los siguientes pasos y la posible ayuda de Estados Unidos. Aseguró además que Estados Unidos quiere asegurarse que Irak y la coalición "estén en posición de tener éxito en su misión común".

Los ataques aéreos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos han permitido controlar las ciudades sirias de Kobani y Tal Hamis, así como avanzar en el progresivo cerco en Irak de Sinjar, Tal Afar, Mosul o Baiji, aún bajo control del EI.

En opinión del Pentágono, los avances ante el EI han sido posibles gracias a la combinación de ataques aéreos de la coalición y la ofensiva de fuerzas iraquíes y kurdas. El Pentágono calcula que el EI ha perdido el control de entre 13 y 17 mil kilómetros cuadrados de terreno, desde su momento álgido de expansión en agosto de 2014.

El mandatario estadunidense también prometió 200 millones de dólares adicionales de ayuda humanitaria que servirá, según dijo, para ayudar a "aquellos que han sido desplazados de sus casas, han perdido sus trabajos y han visto destruidas sus propiedades" por el brutal ejército rebelde del EI.

"Respetar soberanía iraquí"

Importantes porciones de Irak, incluyendo la segunda ciudad del país, Mosul, y la vasta provincia occidental de Anbar, permanecen bajo ocupación de militantes que buscan instalar un califato islámico.

Abadi renovó su promesa de "liberar" esas áreas, pese a que las fuerzas armadas iraquíes se encuentran maltrechas tras años de guerra, deserción y falta de financiamiento. El reciente esfuerzo iraquí de recuperar el control de Tikrit no tuvo éxito hasta que los militares de Estados Unidos golpearon las posiciones del grupo EI con ataques aéreos.

Tikrit era visto como un ensayo para la publicitada "ofensiva de primavera" de Abadi que busca liberar Mosul, segunda ciudad del país y centro petrolero situado 350 kilómetros al norte de Bagdad.

Para defender a Bagdad y otros puntos clave, el gobierno iraquí se ha recostado en los ataques aéreos liderados por Estados Unidos y milicias chiítas, que según Washington son controladas por Irán.

Obama instó a esos milicianos a entrar bajo el control del gobierno, urgiendo a todas los actores a "respetar la soberanía iraquí". "Confiamos en que Irán tendrá una importante relación con Irak como vecino cercano", indicó, añadiendo: "Es importante que todas las fuerzas unificadas estén bajo control".

"Cualquier asistencia extranjera que esté ayudando a derrotar al EI debe someterse al Gobierno iraquí. De esa forma, se respeta la soberanía iraquí", declaró Obamao.

Sobre la asistencia de esas milicias, Obama anotó también que no tiene simplemente que coordinarse con el Gobierno iraquí, sino en última instancia responder ante ese Ejecutivo y canalizarse a través de la cadena de mando.

Estados Unidos ha negado insistentemente que se coordine o dé apoyo a esas milicias vinculadas a Irán y ha reiterado que su asistencia militar se limita al Ejército iraquí.

"Tolerancia cero"

Abadi, en tanto, indicó que daba la bienvenida a la ayuda en la lucha contra el EI, pero que "rechazará cualquier transgresión a la soberanía iraquí". La presencia de milicias chiítas en poblaciones dominadas por los sunitas también ha levantado el espectro de la violencia étnica que ha afectado a Irak por tanto tiempo.

Abadi prometió que su gobierno tendrá "tolerancia cero" con los abusos y contra cualquier involucrado en atrocidades contra civiles. Los críticos sostienen que el retiro de las tropas estadunidenses resuelto por Obama fue un error estratégico que permitió al EI florecer y alejar al ejército iraquí, entrenado por Estados Unidos, de las ciudades del norte.

Obama considera ahora una prioridad la destrucción del Estado Islámico, ante el temor de que el afianzamiento de la organización en Irak y Siria sirva de base para operaciones terroristas y desestabilice a esos países y el resto de la región. Estados Unidos lidera una coalición internacional que, según la Casa Blanca ha golpeado más de 5,780 objetivos del EI en Irak y Siria.

No hubo ningún anuncio sobre asistencia militar adicional, pese a que se había informado de que el primer ministro iba a pedirle a Obama, entre otras cosas, helicópteros Apache y aviones no tripulados (drones).

Sin embargo, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, explicó en su rueda de prensa diaria que Al Abadi no realizó durante su encuentro con Obama ninguna petición "específica" de asistencia militar adicional. Tras esa reunión, Al Abadi afirmó a los periodistas que, pese a la "guerra" contra los extremistas, "hay una democracia real funcionando en Irak".

Durante su visita de tres días en Washington, Abadi planea reunirse además con la directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, y responsables del sector privado estadunidense.

Hungría autoriza envío de militares

En Budapest, el parlamento húngaro dio hoy luz verde para integrar la coalición internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Irak, con el envío de hasta 150 militares. Los soldados se encargarán de la protección de un centro de entrenamiento en Erbil, en el Kurdistán iraquí.

La ley, que requiere una mayoría de los dos tercios de los diputados, fue adoptada por 137 votos contra 57, con la ayuda de miembros de la oposición. El Partido Socialista y el de extrema derecha Jobbik votaron en contra.

En la práctica, 116 soldados y oficiales serán desplegados y 34 quedarán en reserva. El mandato es válido hasta diciembre de 2017. Hungría, un país miembro de la OTAN, ya envió municiones a Irak el año pasado como parte de la lucha contra el EI.