Obama anuncia cambios en reforma sanitaria para recuperar confianza ciudadana

El presidente de Estados Unidos anunció que los ciudadanos que lo deseen podrán mantener durante 2014 los planes médicos que debían ser renovados o cancelados a fin de año para cumplir con los ...
Obama, durante la comparecencia sobre la reforma sanitaria
Obama, durante la comparecencia sobre la reforma sanitaria (EFE)

Washington

El presidente de Estados Unidos, el demócrata Barack Obama, afirmó hoy que había escuchado "perfectamente" las quejas de los estadunidenses cuyos seguros de salud fueron anulados, y anunció una solución administrativa en forma de concesión para permitirles mantenerlos por un tiempo más. Obama anunció cambios con los que pretende mejorar la aplicación de la reforma sanitaria y tratar de recuperar la confianza en su gobierno, seriamente dañada por los problemas en la web www.HealthCare.gov y la política de cancelación que afecta a algunos planes médicos.

Pronunciando cuatro veces la palabra "fracaso" en una rueda de prensa en la Casa Blanca, el presidente estadunidense hizo algo que había renunciado hacer hasta ahora: modificar "Obamacare", el pilar de su programa de reforma, que ha resistido más de tres años de asaltos parlamentarios y ha sido validado por la Corte Suprema, pero que es en la actualidad víctima de un lanzamiento tumultuoso desde el primero de octubre.

"Es legítimo para (los estadunidenses) esperar a que vuelva a ganar un poco de confianza sobre la reforma de salud en particular, y en general", afirmó el presidente, cuya cuota de confianza ha descendido en las encuestas de opinión estas últimas semanas. "Soy el responsable. Hemos fracasado en el lanzamiento de esta reforma", confesó.

"Hemos hecho torpemente el despliegue de esta ley de salud", admitió Obama y anunció que los ciudadanos que lo deseen podrán mantener durante 2014 los planes médicos que debían ser renovados o cancelados a fin de año para cumplir con los estándares de la reforma sanitaria, promulgada en 2010. Obama aclaró, no obstante, que las compañías aseguradoras deben informar a los ciudadanos de los planes alternativos previstos en la reforma sanitaria y de qué beneficios están perdiendo por conservar sus viejos seguros. "Vamos a resolver todos los problemas (...) Y la Ley de Cuidado Asequible (como se conoce a la reforma) va a funcionar", subrayó.

Desde la apertura de los nuevos mercados de seguros médicos el pasado 1 de octubre millones de ciudadanos han recibido avisos para cancelar sus actuales planes de salud, pese a que Obama y sus asesores habían venido repitiendo desde 2010 que aquellos satisfechos con su cobertura no tendrían que cambiarla con la reforma.

El presidente enfatizó hoy que solo un 5 % de la población (aquellos que compran individualmente un seguro porque no lo tienen a través de su empleador) se iba a ver afectado por esas cancelaciones. Con el anuncio de hoy esos ciudadanos podrán quedarse con sus actuales planes de salud, si así lo desean, al menos durante 2014.

Esta semana, en una entrevista, el ex presidente Bill Clinton ya había dicho que, a su juicio, Obama "debería cumplir el compromiso que el Gobierno federal hizo" y "permitir que las personas mantengan el seguro que tienen". También se refirió hoy Obama a los numerosos problemas técnicos registrados en la web www.HealthCare.gov, donde desde el 1 de octubre se pueden obtener los nuevos seguros médicos.

"Está claro que nosotros, que yo, no teníamos suficiente conocimiento de los problemas con esa web" antes de su puesta en marcha, admitió el presidente. "Creo que no soy lo suficientemente estúpido como para ir diciendo que esto va a ser como comprar en Amazon o Travelocity una semana antes de la apertura de la web si pensaba que no iba a funcionar", se defendió.

Dijo, asimismo, que "comprar un seguro médico nunca va a ser como comprar una canción en iTunes", pero agregó que no está para nada "feliz" con las cifras divulgadas ayer por el Departamento de Salud, que reveló que menos de 27 mil personas se inscribieron en un mes en los nuevos mercados de seguros a través de la web. "Entiendo que la población esté frustrada. Yo lo estaría también", aseguró Obama.

Pero "mi intención en términos de recuperar la confianza del pueblo estadunidense es trabajar tan duro como pueda, identificar los problemas que tenemos y asegurarnos de que los estamos arreglando", apuntó. El presidente hizo hincapié en que no se puede perder de vista que "el status quo" anterior a la reforma sanitaria "no funcionaba en absoluto" y anotó que no va disculparse por haber puesto en marcha el mayor cambio al sistema de salud en medio siglo, aunque sí por no haberlo "ejecutado mejor" en los últimos meses.

Por otro lado, admitió que los problemas en la aplicación de la reforma están suponiendo una "carga" para los demócratas, sobre todo para aquellos en el Congreso que buscarán la reelección en los comicios legislativos de finales de 2014. "Va en buen camino", se felicitó el senador demócrata Joe Manchin tras el anuncio. "Hay que reconstruir la credibilidad que hemos perdido".

Pero los republicanos ven en la concesión presidencial una confesión de debilidad. "El presidente no tiene absolutamente ninguna credibilidad sobre esta promesa", reaccionó John Boehner, jefe de los republicanos de la Cámara de Representantes. El viernes la cámara de mayoría republicana votará para ir todavía más allá de la solución administrativa propuesta.

Antes de la comparecencia de Obama, Boehner reiteró que la reforma sanitaria es "una calamidad" que, a su juicio, "debe detenerse". "La única forma de proteger completamente a los estadunidenses es eliminar esa ley de una vez por todas", señaló Boehner.

La furia desatada por los seguros que se han ampliado fueron agravados por los serios problemas técnicos sufridos en el portal de internet lanzado el 1 de octubre en el que todo estadunidense no asegurado debía en teoría poder inscribirse para contratar un seguro. Aunque la capacidad del sitio, gestionada por el gobierno federal, fue aumentada y los problemas resueltos, sólo 27 mil personas lograron suscribir un seguro en octubre (en total, contando los sitios gestionados directamente por catorce estados, unas 106 mil personas lo lograron).

Otras complicaciones podrían provenir de aseguradoras privadas, que contaban con transferir en 2014 a millones de estadunidenses a seguros más lucrativos.