Obama apunta a reforma migratoria tras bache fiscal

Al enlistar sus prioridades después de solucionar el tema presupuestario, el presidente de EU llamó a dar paso a la reforma migratora antes de que concluya este año.
Obama (d), con el primer ministro italiano, Enrico Letta
Obama (d), con el primer ministro italiano, Enrico Letta (AFP)

Washington DC -Baltimore

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lanzó hoy un reimpulso a la aprobación de una reforma migratoria en el Congreso, tras el fin de la pugna política que dejó al gobierno parcialmente cerrado por más de dos semanas.

"Deberíamos terminar el trabajo de arreglar nuestro quebrado sistema migratorio", dijo Obama, enumerando su lista de prioridades para el resto del año, entre las que también figuran las negociaciones para aprobar el presupuesto el año fiscal 2014 y una ley agrícola.

"Son tres cosas específicas que harían una gran diferencia en nuestra economía ahora mismo, y podríamos terminarlas para el fin de este año", señaló en un discurso en la Casa Blanca.

Pasando la página al forcejeo entre sus aliados demócratas y la oposición republicana en el Congreso, que mantuvo durante casi tres semanas en jaque al país por el presupuesto y la deuda estadounidense, Obama se concentró nuevamente en una de los caballos de batalla de su segundo gobierno.

"La mayoría de los estadunidenses piensa que (la reforma migratoria) es lo correcto", afirmó. Obama, quien ganó las elecciones de 2012 con un abrumador apoyo de los latinos, ha llamado en repetidas veces a los legisladores a aprobar una ley que abriría una vía a la legalización de los once millones de indocumentados en el país.

El Senado, dominado por los demócratas, adoptó en junio un proyecto de reforma migratoria en un texto que prevé fortalecer la frontera con México, y acordar, bajo condiciones estrictas y al fin de no menos de trece años, la nacionalidad estadunidense a personas que vivan ilegalmente en el país, muchos de ellos de origen latinoamericano.

Sin embargo, la reforma quedó estancada en la Cámara de Representantes, dominada por republicanos, hostiles a cualquier medida que represente una "amnistía" a los indocumentados.

"Si la Cámara tiene ideas de cómo mejorar el proyecto del Senado, escuchémoslas. Empecemos las negociaciones. Pero no dejemos este problema enconarse por otro año o dos o tres años. Esto puede y debe hacerse para el fin de este año", subrayó Obama.

Los grupos a favor de los inmigrantes retomaron este mes las movilizaciones para intentar romper el bloqueo de la reforma en el Congreso. Tras manifestaciones en 160 ciudades el 5 de octubre, miles de personas se congregaron en Washington el 8 para una marcha que terminó con decenas de detenidos, incluyendo ochos legisladores.