Obama da un apoyo cauteloso a las negociaciones sobre Ucrania

El presidente de EU, que recibió a Angela Merkel en la Casa Blanca, se negó a descartar el envío de armas al gobierno ucraniano, aunque esperará a ver los resultados diplomáticos.
Obama da la mano a Angela Merkel (i) tras finalizar la conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca, en Washington
Obama da la mano a Angela Merkel (i) tras finalizar la conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca, en Washington (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se rehusó hoy a descartar el envío de armas a Ucrania, pero indicó que esperará para ver si los esfuerzos diplomáticos guiados por Alemania para sellar un cese al fuego tienen éxito antes de tomar una decisión.

Al recibir a la canciller alemana Angela Merkel en la Casa Blanca para conversar sobre la crisis, Obama expresó escepticismo sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo con Rusia para poner fin a los diez meses de derramamiento de sangre.

La economía de Rusia ha sido golpeada tras la profundización de las sanciones de Occidente, pero la medida ha fallado en disuadir al gobierno de Vladimir Putin de apoyar y armar a los rebeldes ucranianos.

"Mi esperanza con estos esfuerzos diplomáticos es que esos costos (económicos) se hayan vuelto lo suficientemente altos para que Putin prefiera una resolución diplomática", dijo Obama ante la prensa junto a Merkel.

"No voy a anticiparme sobre si (los diálogos) son o no exitosos. Si no son, entonces aumentaremos los costos. Y no cederemos en eso", agregó el presidente.

Obama indicó que nuevas sanciones y una controversial asistencia en "defensa letal" para Ucrania están en la mesa, haciendo tácita la distinción entre armas defensivas y ofensivas, lo que podría permitir a Kiev responder a los rebeldes, apoyados por Rusia.

Merkel se ha opuesto a enviar armas, advirtiendo que esto podría generar una escalada de la guerra, que Ucrania no podría ganar contra las, mucho mayores, fuerzas rusas.

Pero ella reconoció que una guía para alcanzar un acuerdo de cese al fuego con Putin - incluso después de que rechazó previos acuerdos - podría no suceder.

"No tenemos garantías", dijo en la rueda de prensa antes de continuar las conversaciones esta semana. "No puedo dar una garantía sobre el resultado de las conversaciones del miércoles y quizás nada salga de eso".

"Yo, personalmente, no podría vivir sin al menos hacer este intento", añadió. El conflicto ha dejado más de cinco mil muertos. Con la violencia aumentando a diario, las apuestas se han vuelto aún más altas al tiempo que los rebeldes prorrusos han avanzado más en territorio ucraniano.

Kiev afirmó hoy que al menos 1,500 soldados rusos y convoyes militares entraron en Ucrania durante el fin de semana. El portavoz militar ucraniano, Andriy Lysenko, agregó que cerca de 170 vehículos, incluyendo camiones, tanques cargados de petróleo y coches, también cruzaron la frontera.

"Si nos rendimos en torno al principio de integridad territorial, no seremos capaces de mantener la paz y el orden de Europa", advirtió Merkel. Obama dio credibilidad a la perspectiva de que Ucrania, Rusia y toda Europa están ahora en una encrucijada.

"Concordamos plenamente en que el siglo XXI no puede perderse, no podemos quedarnos inmóviles y simplemente permitir que las fronteras de Europa sean redibujadas a fuerza de pistola", dijo el mandatario.

Conversar y no guerrear

Mientras tanto, funcionarios de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia estaban finiquitando los detalles para una cumbre de las cuatro naciones el miércoles. Previo a una posible cumbre en Minsk, la Unión Europea decidió esperar antes de implementar nuevas sanciones contra Rusia, dando espacio a las conversaciones.

"La aplicación (de sanciones) fue pospuesta por varios días a petición de los ucranianos que querían que la otra parte no tuviese ningún pretexto para negarse a las negociaciones, o negociar de una forma no constructiva en la cumbre de Minsk el miércoles, si es que pasa", dijo el ministro de relaciones exteriores de Lituania, Linas Linkevicius, a la AFP.

Los cancilleres de la Unión Europea concuerdan en no agregar más firmas a la lista de sanciones sobre Moscú. Putin advirtió que un "número de puntos" aún debe ser definido antes de la cumbre de Minsk, y se esperaban discusiones intensas al tiempo que los funcionarios de las cancillerías de los cuatro países se reunían en Berlín.

Basados en un acuerdo de paz ampliamente ignorado alcanzado en septiembre en Minsk, el nuevo plan podría extender el control rebelde sobre el territorio que ellos conquistaron en las últimas semanas, a pesar de que Kiev está firme en que la línea de demarcación acordada en septiembre no debe ser modificada.

El presidente francés Francois Hollande ha dicho que la propuesta incluye la creación de una zona desmilitarizada de entre 50 a 70 kilómetros, en torno a la actual línea de frente.

Los asuntos en la mesa incluyen puntos acerca de los niveles de autonomía regional y las futuras elecciones en áreas controladas por los rebeldes, dijo Schaefer. Nuevos combates en las últimas 24 horas entre las fuerzas del gobierno y los rebeldes prorrusos dejaron al menos once civiles y nueve combatientes ucranianos muertos, dijo Kiev.