Obama anunciará medidas migratorias la próxima semana: FOX

Según la cadena televisiva, el paquete de medidas ejecutivas incluriá la suspensión de millones de deportaciones, y la ampliación de la Acción Diferida, que ha evitado la deportación de más de 580 ...
 Obama (c) camina hacia su asiento tras posar para una foto de familia en la segunda cumbre EU-ASEAN en Naypyidaw, capital de Myanmar
Obama (c) camina hacia su asiento tras posar para una foto de familia en la segunda cumbre EU-ASEAN en Naypyidaw, capital de Myanmar (AFP)

Washington

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunciará la próxima semana su prometido paquete de medidas ejecutivas sobre inmigración, que incluirá la suspensión de millones de deportaciones, según una información de la cadena FOX que cita fuentes cercanas a la Casa Blanca.

Entre las diez medidas de Obama destaca la ampliación de la Acción Diferida (DACA, por su sigla en inglés), una medida que desde su entrada en vigor en agosto de 2012 ha evitado la deportación de más de 580 mil jóvenes indocumentados que llegaron a EU cuando eran niños, los llamados "dreamers".

Hasta ahora eran elegibles para la DACA los que entraron en el país antes de junio de 2007 siendo menores de 16 años y tenían menos de 31 en junio de 2012, cuando se aprobó la ley.

Según las fuentes de la FOX, Obama planea reducir los requisitos de la DACA a haber entrado en el país con menos de 16 años y antes de enero de 2010, una modificación que evitaría la deportación de unos 300 mil inmigrantes.

Asimismo, siempre según la cadena conservadora, Obama planea ampliar la DACA a los padres indocumentados que tienen hijos ciudadanos o con residencia permanente, lo que permitiría quedarse en el país a unos 4.5 millones de personas.

Entre las medidas de Obama, de gira esta semana en China, Birmania y Australia, también se encuentra aumentar los salarios de los funcionarios que trabajan en inmigración, así como incrementar la seguridad en la frontera.

Consultada por Efe, una portavoz de la Casa Blanca aseguró que "el presidente aún no ha tomado una decisión sobre las medidas para arreglar el sistema migratorio". "De hecho, aún no ha recibido las recomendaciones finales del Departamento de Seguridad Nacional", añadió.

Ante el obstruccionismo de la oposición y consciente de que el voto latino es vital para el futuro candidato demócrata de 2016, Obama ha prometido medidas unilaterales que emanarán de su poder ejecutivo para antes de que acabe el año y que cuentan con el rechazo republicano antes incluso de conocerse.

Obama había previsto anunciar estas medidas antes del final del verano, pero dio marcha atrás y decidió retrasarlo hasta después de las elecciones legislativas de noviembre para no perjudicar a los candidatos demócratas.

En junio de 2013, el Senado controlado por los demócratas aprobó un proyecto de reforma migratoria, pero la Cámara Baja, de mayoría republicana, prefiere medidas parciales y condicionadas al aumento de los recursos para reforzar la seguridad fronteriza, por lo que la prometida reforma integral de Obama ha quedado estancada en el Congreso.

Republicanos advierten

Mientras, los republicanos, que la semana pasada se impusieron en las elecciones en Estados Unidos y lograron así el control de ambas cámaras, instaron hoy a Obama a no actuar de manera unilateral y consideraron que sería un "error" que apruebe la reforma migratoria por decreto.

"No hagamos cosas que podrían dañar la posibilidad de (tener) una alianza de cooperación. Demos un paso atrás y centrémonos en lo que podemos lograr juntos", señaló el senador Mitch McConnell en la primera sesión del Congreso tras los comicios. "Escuchemos al pueblo estadunidense", añadió.

McConnell se mostró optimista de que ambas partes puedan trabajar juntas, pero advirtió que sería un "error" que Obama emita una acción ejecutiva (decreto) sobre la reforma migratoria, con la que eludiría el proceso legislativo.

Los republicanos se negaron en junio a poner una fecha para la votación en la Cámara de Representantes de la reforma migratoria, que ya había sido aprobada en junio de 2013 en el Senado con votos bipartidistas. McConnell, que probablemente sea elegido líder de la mayoría del Senado este jueves, cuestionó asimismo el acuerdo climático alcanzado con China.

Los congresistas estadunidenses celebraron hoy su primera sesión desde las elecciones de la semana pasada, que permitieron que los republicanos se hicieran con el control del Senado y que crecieran en la Cámara de Representantes.

La actual composición del Congreso, que rige hasta enero, tiene una agenda completa por delante, que incluye la liberación de fondos para que el gobierno siga funcionando en lo que resta del año fiscal. Además está previsto que debata la extensión de la autorización para que el Ejército continúe entrenando y equipando a los rebeldes moderados en Siria que luchan contra la milicia Estado Islámico (EI).

Obama pidió además al Congreso liberar 5,600 millones de dólares para las acciones militares estadounidenses en Irak y otros 6,200 millones de dólares para la lucha contra el ébola. Una encuesta del instituto Pew difundida este miércoles reveló que la mayoría de los estadunidenses cree que Obama tendrá ahora pocos o casi ningún logro político.

El 59 por ciento de los encuestados no cree que en los más de dos años que le quedan a Obama en la Casa Blanca pueda imponer ya muchas iniciativas. Sólo el 18 por ciento considera que la relación entre republicanos y demócratas mejorará. En tanto, el republicano Dan Sullivan fue declarado ganador del asiento por Alaska en el Senado, con lo que desbancará al demócrata Mark Begich.

Con este resultado ya son ocho las bancas que el Partido Republicano le quitó al Demócrata en las elecciones del 4 de noviembre. En el nuevo Senado habrá entonces 53 republicanos, 44 demócratas y dos independientes. Aún queda por definirse un asiento por Louisiana, que será sometido a una segunda vuelta el 6 de diciembre, para la que parte como favorito el candidato republicano.