Obama anunciará inédito plan de lucha contra el cambio climático

El presidente de EU revelará este lunes "el mayor y más importante paso jamás dado" en el combate contra el cambio climático, que busca reducir para 2030 en un 32% las emisiones de carbono de las ...
Obama saluda mientras camina en el Jardín Sur de la Casa Blanca tras regresar de la residencia presidencial de Camp David
Obama saluda mientras camina en el Jardín Sur de la Casa Blanca tras regresar de la residencia presidencial de Camp David (AFP)

Washington

El presidente estadunidense Barack Obama revelará este lunes en la Casa Blanca lo que denomina el "mayor y más importante paso jamás dado" en la lucha contra el cambio climático, a seis meses de la conferencia sobre el clima en París.

El plan busca que EU reduzca para 2030 en un 32 % las emisiones de carbono de las centrales termoeléctricas respecto a los niveles de 2005, informaron hoy los principales diarios del país.

La Casa Blanca divulgará la última versión de su plan de energía limpia (America's Clean Power Plan), una serie de reglamentaciones ambientales destinadas a limitar por primera vez las emisiones de carbono de las centrales eléctricas estadunidenses.

La medida es la versión definitiva de una orden ejecutiva conocida como "Plan de Energía Limpia" que el Gobierno estadunidense adelantó hace un año y que, después de un periodo de comentarios y cambios, es aún más ambiciosa, de acuerdo con los detalles obtenidos por el Washington Post y Wall Street Journal.

La norma presentada entonces por la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por su sigla en inglés) ponía como objetivo la reducción de las emisiones en un 30 % para 2030 y su versión definitiva aumenta esa meta hasta el 32 %.

Al delinear de qué maneras el cambio climático es una amenaza para la economía, la salud, el bienestar y la seguridad de Estados Unidos, Obama señaló en un video emitido a primera hora del domingo que "el cambio climático ya no es un problema de las siguientes generaciones. Ya no".

"Las plantas de energía son la única y más dañina fuente de contaminación de carbono que contribuye al cambio climático", agregó el mandatario, quien hizo de la batalla contra el calentamiento global una de sus principales promesas de campaña en 2008. "Pero hasta el momento, no han habido límites federales a la polución que esas plantas emiten a la atmósfera", agregó.

Indicó que si no se imponen limitaciones, "la plantas energéticas existentes pueden seguir emitiendo semanalmente cantidades ilimitadas de contaminación dañina". "Por el bien de nuestros hijos, por la salud y la seguridad de todos los estadunidenses, eso está a punto de cambiar", sentenció.

El mandatario subrayó en el vídeo que se niega a "condenar a nuestros hijos y nietos a un planeta que ya no puede arreglarse". Las plantas de generación de energía eléctrica son responsables de cerca del 40% de las emisiones de dióxido de carbono de Estados Unidos, el principal gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático.

Obama, a quien le queda un año y medio de mandato, argumentó que el plan llevará en el futuro a un descenso en las tarifas de energía que pagan los estadunidenses, a un aumento en la creación de empleos en el sector de las energías renovables, así como a servicios energéticos más confiables.

Ante la conferencia mundial sobre el clima de la ONU que se realizará en París en diciembre, Obama indicó que tanto Estados Unidos como el resto de los países del mundo necesitan actuar ahora para salvar al planeta.

Políticamente sensible

El nuevo plan fija en 32% la meta de reducción de las emisiones de carbono de las plantas de generación eléctrica para 2030, en relación a los niveles de 2005, indicó el diario The Washington Post. En su propuesta inicial de hace un año, el objetivo trazado era de 30%.

No obstante, estos anuncios probablemente enfrenten una virulenta oposición de varios frentes, incluyendo los rivales políticos de Obama y el sector industrial, así como posibles desafíos legales.

El cambio climático es un tema caliente en la política estadunidense, y los recortes de las emisiones son políticamente sensibles debido a que el carbón, una de las fuentes energéticas más sucias, sigue siendo una de las principales industrias estadunidenses.

Aún cuando el gas natural gana popularidad, cientos de plantas alimentadas a carbón proporcionan cerca del 37% de la energía eléctrica en todo el país, por encima del gas natural y la energía nuclear.

En el video, Obama dijo que el calentamiento global y sus causas estaban sustentadas por datos científicos, cuando varios de sus opositores republicanos cuestionan la existencia del fenómeno y arrojan dudas sobre si el mismo es causado por la acción del hombre.

The Washington Post cita a un funcionario de la Casa Blanca, a quien no identifica, que afirma que el plan de Obama "es la acción más significativa jamás tomada por un presidente estadunidense para combatir los gases de efecto invernadero". "Será el cimiento de los esfuerzos del país para luchar contra el cambio climático en las décadas venideras", agregó.

El plan, considerado la pieza clave de la agenda de Obama contra el cambio climático, enfrentará con toda certeza una notable resistencia de la oposición republicana, de la industria del carbón y de los estados más dependientes de esa fuente de energía.

Cada estado deberá elaborar planes para reducir sus emisiones con base en unas metas personalizadas que les otorgará la EPA y tendrán dos años más de lo previsto para comenzar a avanzar hacia esas metas, de acuerdo con el Post.

Rubio critica, Hillary Clinton lo apoya

La norma complementa el objetivo general con el que EU se ha comprometido ante la ONU con miras a la conferencia global sobre cambio climático que se celebrará en diciembre en París.

Esa meta, formalizada en marzo, consiste en que Estados Unidos reducirá para 2025 sus emisiones de efecto invernadero -en total, no solo las procedentes de centrales termoeléctricas- entre un 26 y un 28 por ciento respecto a los niveles de 2005.

La cumbre de París pretende cerrar un acuerdo global vinculante que evite que el calentamiento global sobrepase los dos grados centígrados con respecto a los valores preindustriales, y Estados Unidos busca con sus medidas convertirse en un referente para otros países industrializados y emergentes.

Además de combatir el cambio climático, la Administración de Obama argumenta que su nueva norma para reducir la dependencia del carbón repercutirá en facturas eléctricas más bajas para los consumidores en 2030 y en mejoras en la salud pública.

No obstante, cuando se publicó la regla preliminar el año pasado, tanto la oposición republicana como la Cámara de Comercio estadunidense argumentaron que destruiría puestos de trabajo y costaría miles de millones de dólares a la economía.

El aspirante presidencial republicano Marco Rubio criticó hoy el plan, al considerar que "elevará el coste de la electricidad para millones de estadunidenses" y no mitigará los efectos del cambio climático.

Mientras, la favorita en las primarias demócratas para las elecciones de 2016, Hillary Clinton, expresó su respaldo al plan de Obama, que definió como "un significativo paso adelante a la hora de afrontar la amenaza urgente del cambio climático". "Es un buen plan, y cuando sea presidenta, lo defenderé", aseguró Clinton en un comunicado, y pronosticó que los aspirantes republicanos a la Casa Blanca "no ofrecerán una solución creíble".